Jake Bugg – On My One (2016): Pudrirse antes de madurar

Cuando este cantautor británico salió al mundo por ahí en 2012 con su disco homónimo, el mundo lo elevó a lo más alto de la música de inmediato. Dijeron que era el nuevo as de la canción de autor, una especie de trovador de los suburbios, hasta le llamaron el “nuevo Bob Dylan”. La verdad es que su primer disco es bueno, sólido y exitoso, nada negativo que decir sobre esa placa, pero, lo que vino después no confirmaría esta alabanza mundial.

Luego de un tibio y mediocre Shangri La (2013), este año rompe su silencio con On My One (2016), el primer disco de Bugg donde no es ayudado en las letras. Si, así tal cual; ya no es el jovencillo de 2012, se puso los pantalones largos buscando mostrarse más independiente y propio. A pesar de lo prometedor que suena la idea, esta emoción por un Jake más personal e íntimo se quiebra.

Se rompe no porque no parezca auténtico, si no por su calidad mediocre. El primer tema, justamente llamado On My One, resulta interesante por la oscuridad y vuelta de tuerca que representa. El resto del disco es para el olvido. Nada para destacar y ninguna canción realmente memorable.

Con esta placa, Jake Bugg no logra afirmar su carrera, es más, es tapado por la sombra de lo que fue en ese buen primer disco. Si bien, hay que darle crédito por este intento de maduración y búsqueda de una música más propia, no logra ser suficiente como para tomarlo en serio. Ojalá este sea un paso hacia el fortalecimiento de su carrera. Equivocarse es aprender, Jake.

*Disponible completo en Spotify

 

 

Artículo anterior

Spice Girls se reunirían en 2017 para celebrar sus 20 años

Siguiente artículo

El curioso feat. entre Natalino y Claudio Narea en TVN

Artículos relacionados