De Rosalía a la Quiromancia: Benjamín Amadeo abre su mundo, en la previa de su debut en Chile

Foto por Guido Adler

Mientras en ciudades de Argentina su nombre agota entradas con mucha anticipación, en nuestro país Benjamín Amadeo aparece como alguien que está encontrando su espacio en las eclécticas playlists de los chilenos, aunque con una buena ventaja.

Además de dos álbumes de buen gusto pop, su larga trayectoria como actor lo hace un rostro conocido para muchos. Sin embargo, este 4 de junio al fin se materializará su debut como músico en un escenario a la medida: el renovado Teatro C de Vitacura (entradas a la venta vía Puntoticket).

¿La excusa de esta visita? Su segunda placa, Quiromancia (2021), del cual ya destacan varios hits como “No te enamores”, “Sálvame ahora” y “Las Flores” (con la buena compañía de Los Auténticos Decadentes). Sin embargo, el artista promete tocar de todo

“La idea es replicar lo que venimos haciendo con la gira, sin distinciones, una fecha más de la gira. Me gusta creer que puede ser así, con alguna que otra modificación también porque es el primer concierto que yo hago en Chile y, bueno, entiendo que puede haber otras canciones que la audiencia puede tener ganas de escuchar”, adelanta Amadeo, quien vía Zoom nos hace un espacio para ahondar en sus inquietudes recientes, sus referentes y cómo nacen sus feats.

-Antes de esta primera visita, ¿has tenido feedback con el público chileno?

Honestamente, hoy en términos digitales, las fronteras diría que o no existen o cada vez existen menos y se hace fácil poder estar en contacto. Se hace por momentos difícil en términos de promoción, pero el contacto está (…) ahora, siento como ansiedad mia y por quienes que hace rato sienten que yo tendría que haber ido (risas). Me da mucha alegría que sea ahora y siento que es un encuentro que una vez que estemos ahí, cursando el recital y compartamos las canciones que vienen escuchando, ya toda esa ansiedad se elimina.

-¿Has estado antes en Chile?

Sí, he estado por gusto, turismo, turismo gastronómico. Conozco Santiago, Valparaíso, he recorrido Chile, no lo he hecho nunca con el proyecto musical, así que va a ser una linda excusa cruzar -digo yo cruzar, que es como cruzar la cordillera-, ir para Chile con la banda y que la excusa sea la música me da mucha alegría.

-¿Algún lugar favorito al que te gustaría regresar?

A mí me voló la cabeza Valparaíso. Fui en el año 2013, me conmovió sus colores, las pinturas, los colores de las casas, es una ciudad que me emocionó mucho. Me acuerdo que ese momento lo compartí, tenía la necesidad de decirlo (…) Me comí cuánto marisco pude, recuerdo que la pasé muy bien. Santiago me encanta también.

-¿Hay algún músico o cantante que te haya impactado mucho cuando adolescente y que te llevó a pensar “quiero ser así”?

Inicialmente yo me crié musicalmente con el rock nacional de nuestro país, y alguna que otra banda anglosajona, por mis hermanos. Yo soy el último de cinco hermanos y hay ciertas edades en que uno no tiene el poder de cambiar ni la radio ni poner ningún cd. Escuchas lo que escuchan tus hermanos, y yo tuve mucha suerte, en mi casa se escuchó muy buena música.

Me animo a decirte que artistas como Gustavo Cerati, por ejemplo, en ese momento, niños como yo que se colgaban la guitarra y querían sonar fuerte, ver a alguien cantar o tocar la guitarra así te daban más ganas de hacer música, viste. Te puedo decir a Cerati como uno de los tantos que me daban ganas de tocar. Charly García me pasaba lo mismo, era como una especie de superhéroe del piano, las melodías y el rock. Pero te puedo decir que Cerati fue uno de los artistas que más me conectó desde chico.

-Hablemos de su segundo disco. ¿Cómo llega a ti este concepto de “Quiromancia”?

Es un disco conceptual, que está guiado e inspirado, cada canción corresponde a una línea, y un monte de la mano, que son los que leen los quiromantes.

La quiromancia es el estudio de la palma de la mano y ese estudio se traza a través de esta lectura. Y la verdad, te confieso que fue una manera como de ordenar los pensamientos, porque hoy la hoja en blanco puede ser una tortura porque estamos tan sobreinformados, tan sobrestimulados, y detenerse y reparar en qué es lo que me produce atención, que es lo que me emociona, por momentos me cuesta… y encontré un librito que se llama “Los Secretos de la Quiromancia” de Peter West, un libro bastante didactico como para entender de qué va este universo, y así como medio manzana de Newton me cayó la idea.

La canción “Las Flores”, por ejemplo, está directamente referenciada a la línea de la vida, entonces yo me puse a pensar ‘bueno, qué es lo que yo entiendo por la vida’, básicamente.

“No tiene amores” tiene un desarrollo muy enciclopédico sobre el amor, como muy mental, muy científico, y es la línea de la sabiduría, de la cabeza, entonces para mi, fue como “voy como a diseccionar qué entiendo yo lo que es el amor”, y desde el punto de vista filosófico, yo entendía que, bueno, el amor es todo menos la calma. Esto no lo digo yo, viene de Platón… entonces se me armó la frase de “si estás buscando calma, no te enamores”, que es el estribillo de la canción, y así se fue armando. Cada canción empezó a encontrar su identidad a través de estos tópicos, que elegí y me hicieron fácil el trabajo.

-En el disco compartes con Los Decadentes, Coti, Monsieur Periné y Vic Mirallas. ¿Cómo los elegiste? ¿Fueron encuentros espontáneos?

Honestamente, por pura admiración. “Las Flores”, por ejemplo, yo creo que -modestamente- es una suerte de homenaje, de entender que yo escribo esta canción, con este ritmo y esta instrumentación porque los Decadentes existen, gracias a ellos también. Lo mismo con “Magnetismo”, que es como un rock-pop bien entiendo yo al estilo Coti, y la convocatoria viene de la admiración.

Fuente foto: Facebook Benjamin Amadeo

-En los últimos meses, ¿cuáles han sido tus discos de cabecera?

El último disco que escuché con detenimiento fue Motomami de Rosalía. Me fascinó. Me gusta sentir -con las distancias y la modestia que requiere mi comentario- que hay artistas que, como yo, les gusta ser un poco lo que se les da la gana (risas), y en un mismo álbum hay una bachata, hay una balada como es el tema “Hentai”, que me parece maravilloso, que es como una especie de balada posmoderna. Me gustó mucho, me gustó la propuesta y creo que lo que más disfruté del disco de Rosalía es la libertad con la que creo que yo lo hizo.
(Además) mi último disco que escuché fue Tinta y tiempo de Drexler, pero porque lo voy a ver el fin de semana que viene, y quiero estar bien empapado de la música.

-¿Has compartido con Jorge, lo has conocido?

Sí, nos hemos cruzado. Es un artista que admiro muchísimo también. Es una especie como un “avenger” del cantautor. Inspira música, su onda, también su libertad, su energía. Las personas como yo nos colgamos la guitarra y pretendemos hacer canciones y que nos escuchen. Me da mucho placer que un tipo como él con su proyecto tenga tanto éxito y sea tan relevante para la música en español.

 

Benjamín Amadeo en Chile

¿Dónde? Teatro C de Vitacura
¿Cuándo? Sábado 4 de junio, 20:00 horas.
¿Cuánto? Cancha $20.900 / Palco $24.200. A la venta vía PuntoTicket.

Artículo anterior

Natisú nos adelanta detalles del lanzamiento en vivo de su disco “Hay un fuego”

Siguiente artículo

Como Asesinar a Felipes celebrará 15 años de carrera en Sala Metrónomo

Artículos relacionados