Jorge Nada repasa las canciones de su nuevo EP “Mismas Viejas Costumbres”

Una época fructífera es la que vive actualmente Jorge Nada, quien luego de debutar el 2020 con su primer larga duración “La Noche Alegre” no ha parado de componer y grabar música nueva. Lo mismo ocurre en el ámbito audiovisual, donde el músico ya suma 7 videos para sus canciones. En esta ocasión el cantante santiaguino libera “Mismas Viejas Costumbres”, un EP de seis tracks donde se incluyen los singles “Artificial” y “Algo Más”, estrenados el año pasado en plataformas.

El nuevo EP de Jorge Nada tiene como eje central la repetición constante de malas conductas que solemos llevar como sociedad: nepotismo, oportunismo, individualismo, entre muchas otras. Estos comportamientos también se reiteran en la industria artística nacional,  donde somos testigos de muchos vicios y deficiencias. Esta crítica resalta principalmente en “Precio y Detalles”, nuevo single destacado del EP, el cual es una metáfora de cómo todo tiene su precio, incluso los sueños, y la vida misma como parte de pago. El videoclip, recién estrenado en YouTube, lo expone claramente basándose en bancos de imágenes y videos de archivos relacionados al consumismo.

A continuación, Jorge Nada nos relata todos los detalles sobre las canciones de “Mismas Viejas Costumbres”

Artificial

En un principio fue una canción que hice por hacer, en una tarde cualquiera. De hecho tenía un nombre provisorio, que era “Más de lo mismo”. Le faltaba inspiración, espíritu, o corazón. Entonces pensé que sería buena idea que hablara sobre forzar las cosas, porque entre hacer y no hacer, siempre es mejor lo primero, ¿no? Por supuesto que el concepto era muy amplio, así que lo llevé a terreno conocido hablando de una relación amorosa que no tenía futuro, algo en que todos podemos convenir.

La Fuga

Tengo una capacidad innata en arruinar las cosas que van bien, y me ha pasado muchas veces que, por hablar demás, todo se va a la cresta. Esto pasa en distintos ámbitos, pero nuevamente hablo desde el amor, porque el amor es todo. Cuando dice “Necesito controlar esta voz que quiere todo arruinar” es como el impulso de idiotez de Cosmo, en Los Padrinos Mágicos, uno sabe que algo está mal pero lo haces igual.

Aprendí por las malas a controlar eso, y dejar que las cosas sigan su curso natural. Quedarme callado me ha dado mejores resultados.

Algo Más

La compuse en el 2013, y quedó dando vueltas por muchos años. La traje de vuelta porque me recordaba la inocencia de aquella época, donde aún habían sueños ingenuos. Tienes 20 años y crees que todo lo puedes, y de repente te llegan los 30 y eso cambia a una versión más realista de las cosas, lo cual no es para nada malo.

Invité a Catalina Navarro (a quien conocí cuando estudiaba) porque había escuchado su disco recientemente y simplemente su voz iba a sonar bien en la canción. Me divertí bastante con este tema.

Precio y Detalles

Es una sátira en todo su haber, primero porque es una cita a las baladas brit de antaño (que dicho sea de paso, me encantan) y porque su letra, que aparentemente es sobre el mundo del retail, en realidad habla de la industria artística en Chile. Queramos o no, hay que sacar número y hacer fila para que te pesquen. Esa es la realidad.

Por supuesto, y como todo orden de cosas, si te sobra para invertir en agencias que te cobran un ojo de la cara, tendrás un asiento VIP esperándote.

La parte “Mejor me armo uno en casa, ya no me van a convencer / me quedó bueno este invento, tal vez pueda yo vender” es un homenaje al artista indie, que debe hacer todo por su cuenta y muchas veces sin ni uno.

Ciencia Incierta

Falsos sentimientos, esta habla sobre eso. Pretender algo que no existe, una conexión vacía. Cuando alguien está buscando algo de verdad pero se encuentra con un cascarón vacío, la soledad que invade es tremenda.

Sin tantas vueltas, es cuando alguien muy sentimental usa Tinder, algo que no suele terminar muy bien. (No, no me pasó…bueno, sí)

Mismas Viejas Costumbres

Ciencia Incierta y Mismas Viejas Costumbres originalmente eran una sola canción, pero creo que funcionan mucho mejor separadas. Esta última habla sobre una experiencia que tuve al recorrer Santiago, con material en mano, buscando sellos discográficos que pudieran recibir o escuchar mi trabajo, quizás darme alguna palabra de apoyo, o algún consejo (esto fue hace un par de años).

Me recibieron afuera, sin abrirme la reja, y una hostilidad tremenda. OK, vengo de la periferia, ¿Pero es para tanto? Entregué mi trabajo y agradecí la oportunidad, pero ni siquiera se dignaron a verme, por supuesto jamás me respondieron. En verdad, creo que no pedía mucho, por supuesto estaban en todo su derecho a negarse, pero no te impide ser amable. No daré nombres porque no es necesario, pero digamos que es un sello cuyo nombre es bastante reconocido.

Ahí entendí que la época en que la industria “apostaba” por música emergente, ya no existía. Se van a la segura, y en verdad no los culpo, el sistema es así. Mejor ir a la segura y apuntar a lo que sí o sí va a rendir cuentas. También entendí que eso no era para mí y que los artistas emergentes deberían dejar de intentar validarse con estos ejecutivos, porque hace rato que no buscan música, sino utilidades. Me doy una licencia que ojalá sea aprobada por el editor: A la gente de escritorio, váyanse a la chucha.

“No existen rivales, solo inteligencia y empate” significa que el problema no reside en los músicos ni artistas que se abren paso en esta jungla, porque cada uno intenta y hace lo que puede. Por eso creo que no deberían existir rivalidades ni mala onda entre músicos porque estamos todos en las mismas.

Artículo anterior

Matías Tigre te invita a bailar con su nuevo single “Bailemos”

Siguiente artículo

David Deflores retrata una intensa historia de amor en “Te quiero hasta siempre”

Artículos relacionados