Hammuravi revela los secretos de su primer disco “Fuego Negro”, canción por canción

Lo acústico y los sonidos más serenos pueden llevar a conclusiones equivocadas, como sucede con las canciones que integran Fuego Negro, el primer álbum de Hammuravi, el proyecto encarnado por la artista, escritora y bajista de AdelaidaNaty Lane.

Un trabajo que nace íntegramente en pandemia, con un accidente personal que gatilló una serie de exploraciones que se hicieron carne en un puñado de canciones creadas con guitarras acústicas y algunos elementos no tradicionales como cascabeles, sonajeros de uñas de cabra y tormenta.

“Quizás si no hubiese tenido que estar encerrada, me hubiera costado más concluir el proceso. De alguna forma, la pandemia atrapó mis emociones y me permitió canalizarlas a través de canciones”, señala su autora, quien trabajó en tres estudios diferentes la grabación de la placa: Hiss Records (Concepción), AreaChica Home Studio (Valparaíso) y Lagartija Records (Santiago) donde se grabó la voz de Elisa Montes (Slowkiss), una de las invitadas al disco, en el track “Puñal”.

Sobre la portada, Lane cuenta: “Es el trozo de una casa quemándose, específicamente la parte de la ventana. La casa representa mi propia vida, asentada en este mundo, la cual es renovada a través del fuego”.

“Le puse Fuego Negro porque el negro representa la oscuridad, un fuego oscuro y profundo, muchas veces doloroso, pero necesario para renacer. Cada cierto tiempo volvemos a nacer de cierta forma, quemamos etapas, superamos rupturas, demonios internos, las muertes de quienes amamos y seguimos adelante”, agrega.

A continuación, te invitamos a conocer los secretos detrás de las canciones de Fuego Negro, el primer disco de Hammuravi.

 

Limbos

Es una canción que lleva una melodía de guitarra acústica en loop que atraviesa todo el tema, repitiéndose una y otra vez, como si fuera una noria impulsada por el viento. Hace referencia a los estados mentales en los que muchas veces nos vemos atrapados y nos impiden avanzar. Esta canción es también el primer single del disco, mezclando una percusión profunda, y elementos rústicos como sonajeros de uñas de cabra que potencian la atmósfera del tema.

La Ciudad

Es una canción relajada y nostálgica. Un recuerdo ensoñador que se va tejiendo al ritmo de las cuerdas y las disonancias. Habla sobre un amor y una promesa, es bien romántica en ese sentido. En esta canción colaboró Luis González (Mortenzen) en voces y guitarras y Flavio Zárate (Aramea) en bajo. Tiene influencias de Jozef Van Wissem, de quien amé la simpleza del sonido y el desarrollo de las cuerdas, en especial en las canciones que compuso para la banda sonora de la película Only lovers left alive.

Estrella Lunar

Habla sobre un viaje a través de la oscuridad de la noche, guiado por la luna, que me muestra el camino para llegar al rio, que representa la muerte. En esta canción la muerte se aborda como un viaje y el concepto de renovación de la naturaleza. Esta es la primera canción que compuse para el disco, la cual terminó siendo una especie de ritual, y que de alguna forma fue evidenciando la búsqueda de nuevos sonidos.

No dejes que me lleve el río

“No dejes que me lleve el río” es una frase que me dijo mi tía cuando estaba por fallecer, en la etapa final de un cáncer. Ella decía eso, pues en los momentos en los que sentía que se estaba muriendo, hablaba sobre el río que crecía y se la estaba llevando. Ella sentía eso y me tomaba la mano fuerte, porque tenía miedo de morir. Esa frase me marcó, y como gran parte de este disco fue compuesto bajo ese contexto, el tema de la muerte está muy presente y representado a través de esta canción instrumental, entre otras. También esta canción tiene dos bajos, que van cantando e interactuando entre sí, que van guiando el viaje, pasando por momentos oscuros y momentos de entrega y tranquilidad.

Esto se va a terminar

Es una danza con la muerte, es decirles a todos que voy avanzando por la vida, en este mundo que es cada vez más complicado y que va rumbo a la destrucción. Voy empoderada, voy fuerte y poniéndole el pecho a las balas, voy caminando y bailando con la muerte, pues nos reconciliamos, nos hicimos amigas y aliadas. Esta es la canción en la que usamos instrumentos como violín, flauta y ukelele, instrumentos con los cuales no tenía mucha experiencia trabajando, y que finalmente pasaron a tener un papel importante dentro de esta canción.

Dímelo

Es una canción de amor, y habla sobre esperar cosas con respecto a las relaciones de pareja, habla sobre las expectativas. Es dulce y amarga al mismo tiempo. En esta canción participa en el bajo mi amigo Cristian Poblete (Tosías) quien fue bajista de Hammuravi en su primera formación, cuando hicimos el EP “Espesura”, y también participa en las voces y guitarras Rodrigo Gutiérrez (Año Bisiesto), quien estuvo a cargo de la grabación y producción de las voces del disco.

Puñal

Es la canción más “rockera” del disco y la canto junto a Elisa Montes (Slowkiss). La letra habla sobre el desamor y cómo se te rompe el corazón cuando te das cuenta que la otra persona ya no siente lo mismo por ti. Pero también habla de la fortaleza de seguir y de dar vuelta la página. Por eso es que invité a Elisa, para que hubiese el power de dos voces femeninas cantando esta canción. Participa también Jurel Sónico (Adelaida) aportando toda la onda y potencia en las guitarras eléctricas, lo que le dio a la canción un toque potente y fresco.

Desaparecer

Es el tema más reposado e íntimo del disco, prácticamente solo guitarra y voz. Y también es la canción que habla precisamente sobre el concepto en sí del disco, que hace referencia a su nombre. Fuego Negro es el exorcismo de mi propia vida, quemarme por dentro, depurarme.

Detalle bonus: La decisión de incluir interludios entre canción y canción.

Estas piezas son conectores entre las canciones, un hilo conductor del disco que ayuda a potenciar el concepto y lo hace más íntimo. Varios de estos interludios fueron grabados de manera artesanal en un comienzo como maqueta, pero se decidió finalmente no volver a re grabarlos justamente para conservar los sonidos de ambiente y la esencia del momento en el cual fueron registrados. No es solo escuchar canción tras canción, es una historia personal de vida que se va narrando de alguna forma y estos conectores ayudan a transmitir eso.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Artículo anterior

“Loco Loco”: El ecléctico nuevo single de Francisco Gana

Siguiente artículo

Del 26 al 30 de octubre: Festival Internacional de Cine de La Serena se presenta en formato mixto

Artículos relacionados