“Blue Banisters”: Las memorias pandémicas que consolidan a Lana del Rey como una narradora -más que música-

A tan solo siete meses de su último trabajo discográfico, Lana del Rey parece querer saturar a la industria con sus lanzamientos que se hacen cada vez más constantes a medida que su carrera avanza: 7 discos, 1 EP y un disco de poesía en 10 años exactos de carrera, siendo el más reciente “Blue Banisters”. En todos estos años, Elizabeth Grant -su verdadero nombre- ha enfrentado a las críticas por glamorizar las relaciones abusivas, ser inauténtica e incluso ser una industry plant.

Eso sí con el tiempo, Del Rey ha sabido callar a la crítica y ponerla de su lado, el aclamado “Norman Fucking Rockwell” fue recientemente considerado uno de los mejores discos de los últimos 25 años según Pitchork y con este nuevo trabajo parece que la odisea sigue en buen puerto.

“Blue Banisters” presenta un mundo apocalíptico, el cual está lejos de ser creado por ella para usarlo como un concepto ambicioso que se desinfla fácilmente -“Chromatica” de Lady Gaga, “Planet Her” de Doja Cat- o que logra su objetivo con creces -La serie “Metropolis” de Janelle Monáe- y ese mundo es uno al que no está tan ajeno de nosotros y de hecho, aun lo experimentamos: el mundo pandémico, ese en el que las puertas de la vida que solíamos hacer hace ya casi dos años se cerraron, el aislamiento fue nuestro mayor compañero mientras mirábamos desde la ventana como todo se paralizó por un virus al que aún no conocemos del todo bien.

Llamadas de Zoom, el comentario de que el fin de los tiempos se avecina, la primera reunión con amigos después de mucho tiempo y las celebraciones en casa al ver que las restricciones sanitarias se van levantando poco a poco. Todas estas situaciones se mencionan a lo largo del disco, además de algunos hechos que ocurrieron durante la catastrófica pandemia como el movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos. Temáticas que se mezclan con el fin de una relación y el comienzo de una nueva formando una historia autobiográfica narrada por la misma cantante.

En el tema que la da el título al disco, Lana hace una oda a sus grandes amistades luego de meses sin poder verse debido al confinamiento mientras narra su complejo de Electra, en “Black Bathing Suit” juega con su insigne bad girls likes bad boys persona mientras juega con su voz casi al final de la canción riéndose generando una especie de consciencia de sí misma mientras revela que si este es el fin de los tiempos le gustaría tener un novio con el que comer helado y ver televisión, en “Dealer” un bajo y una marcada línea de baterías logran formar un espacio lúdico lleno de maullidos y psicodelia en compañía de Miles Kane, mientras que en “Thunder”, Lana rescata uno de los temas perdidos de la banda colaborativa que formó con The Last Shadow Puppets en 2017 y que es de los mejores momentos del disco.

“Blue Banisters” es el disco que consolida a Lana del Rey como una narradora, presentando en sus canciones distintos matices y tramas que forman un disco redondo sin pretender serlo, con una naturaleza sónica y lírica intrínseca y es que más parece un disco de Elizabeth Grant que de Lana del Rey, quien ya no tiene que demostrarle nada a nadie, tan así que si quisiera retirarse, su discográfica podría sostenerse hasta el final de los tiempos, esos mismos que relata el disco mientras se germinaba en pandemia en donde el encierro se hizo parte de nuestras vidas marcando para algunos el cierre de una etapa y para otros el comienzo, pero para Lana definitivamente fue un proceso que sigue en constante escritura y que probablemente podamos ver en su siguiente trabajo que tendrá la vara alta, porque “Blue Banisters” es probablemente su mejor disco hasta la fecha.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Artículo anterior

ILOGIC: Ilmato estrena videoclip junto a Easy Kid

Siguiente artículo

Cuáles i Quiénes exploran el sonido en “Mañana Siempre es Tarde”, su disco debut canción por canción

Artículos relacionados