Ases Falsos en Ciclo Emerge: la eterna espera de un sonido imprescindible

Una amplia jornada envolvió a la Cúpula Multiespacio de un ambiente lleno de baladas románticas, mientras una extensa y ansiosa espera debido a los retrasos en la programación se destacaba en las caras de los asistentes. Se acercaban los minutos para llegar a las diez, hora fijada para su presentación. Luego de finalizar el show de We Are the Grand, la gente esperaba cada vez más impaciente la presencia del grupo. 45 minutos después y casi de la nada, aparece junto a su guitarra arriba del escenario un solitario Cristóbal Briceño, que entre aplausos y gritos del público comienza a entonar diferentes acordes.

Suena tímidamente “Mala Fama”, el último single de la banda. Canción que es coreada por todos aquellos que entre alivio y desconcierto observaban tranquilos la extraña presentación acústica del vocalista de la banda. Le sigue “Simetría” y como siempre, independiente del formato en que se presente, logra cautivar a aquellos que entre gritos acompañan a su autor. Fluyendo contra la corriente y en plena interpretación, poco a poco comienzan a aparecer las piezas que faltaban del juego.

ases-falsos-5

Simón Sánchez, Martín del Real, Daniel De la Fuente, Francisco Rojas y Sergio Sanhueza acompañan a Cristóbal Briceño y entonando sus sonidos dan rienda suelta a “La gran curva”, que enciende de inmediato el recinto y en una búsqueda de dejar atrás la espera, adoptan el veloz ritmo canción por canción.

Rápidamente y en absoluta sincronía llega en llamas “Fuerza Especial”, el clásico que nunca falla. Una canción que entre aplausos y gritos es celebrada por los fanáticos que participan de la complicidad de la letra cantándola como si fuera el himno de una generación. El ambiente es perfecto y desde el escenario se transmite la pasión de las notas que dan el largo cierre al tema, potenciados ahora con el talento de Sanhueza, que con todas sus fuerzas golpea y goza con sus percusiones, como si en cada roce regalara parte de su propia esencia.

El tiempo pasa volando, Ases Falsos lo tiene más que claro. Por esta razón, continúan sin descanso con “Salto Alto” y “Venir es Fácil”, porque a pesar de que ambas canciones generalmente son parte del setlist imprescindible, también buscan caer en el juego de retroceder al pasado, llegar a las canciones que los llevaron desde sus “inicios” a ser quienes son hoy, una banda con trayectoria y cuatro discos bajo el brazo.

ases-falsos-3

Entre el vaivén se evidencia la intimidad, sonando fuerte y claro “Nada me debo” y “El viento soplará”, pertenecientes a su último disco “Mala Fama”(2018), canciones que reflejan el cambio que ha llevado a cabo la banda a la hora de componer y presentarse en el escenario.

Y trasladándose al pasado, vuelven a tocar como en tiempos mozos los clásicos de “Juventud Americana”. Suenan “Séptimo Cielo” y “Pacífico”, esta última siendo detenida dispersamente por típicas confesiones. Porque no es un concierto de los Ases Falsos si en medio no aparece alguna opinión o anécdota extraña detallada por su vocalista. Este caso no ha sido la excepción. Informando sobre una diminuta lesión que afectó su caminar, se excusa intentando explicar por qué las típicas piruetas que ejecuta al entonar sus canciones no aparecen frecuentemente en el transcurso de la noche. No se aguanta y termina bailando de igual manera, como si no hubiese un mañana.

Las luces se apagan y solo una apunta el escenario para resaltar la destreza de Martín del Real que apasionadamente repasa los acordes de “Mucho más mío”, acompañado de un motivado público que corea fuertemente los primeros versos de la canción, mientras su vocalista toma un breve receso para hidratarse.

ases-falsos-4

Agradecen la espera del público y mencionan que la presentación sería más reducida de lo que tenían planeado. La gente reclama y es que a pesar de que el evento estaba destinado a un formato familiar, fue imposible escapar de la media noche que se acercaba rápidamente a saludar. Pero el show debía continuar.

La Casa” y “Misterios del Perú” retumban fuerte entre el público que sin pudor salta y disfruta enérgicamente y sin piedad los acordes. Al finalizar, Briceño da una introducción sobre “Jhendelyn”, mencionando que la canción no ha sido muy bien recibida por sus seguidores, pero no es verdad. Sin problemas la gente se mece y danza al son de sus melodías, como si fuera la balada del siglo.

Gehena” y “Subyugado” indican el inminente cierre, entonces comienzan a sonar unas sabrosas notas que logran hacer bailar a toda la cúpula, totalmente conectados con lo que sucedía en el escenario. En compañía de Hermes Villalobos suena “Así es cómo termina”, el broche de oro para terminar la fiesta. En un juego de tonadas entre el público y el cantante, el ambiente se vuelve intenso terminando con el artista bailando hasta quedar en el suelo, mientras sus compañeros continuaban dejándolo todo en el escenario.

ases-falsos-2

Ases Falsos cierra la noche de un exitoso ciclo que reunió diversas emociones. Más de una hora y media no fue suficiente para el público presente que intentando llegar a la satisfacción, exigía su regreso para seguir disfrutando. Sin embargo, la banda no volvió, dejando sedientos a sus fieles seguidores que tendrán que esperar otra ocasión para volver a bailar, gritar y disfrutar sin importar nada más que la fuerza especial y conexión que se genera entre el grupo y sus discípulos, en cada presentación.

Setlist:

  1. Mala Fama
  2. Simetría
  3. La gran curva
  4. Fuerza Especial
  5. Salto Alto
  6. Que hará de mi
  7. Venir es fácil
  8. Nada me debo
  9. El viento soplará
  10. Séptimo cielo
  11. Pacífico
  12. Mucho más mío
  13. La casa
  14. Misterios del Perú
  15. Jhendelyn
  16. Gehena
  17. Subyugado
  18. Así es como termina

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Artículo anterior

Chini and the Technicians le dan sentido a los no-lugares de ‘Arriba es Abajo’

Siguiente artículo
Foto por Carolina Dagach

“No molestar!”: Una década de la incursión solista y rebelde de Raquel Calderón

Artículos relacionados