Él Mató a un Policía Motorizado – Violencia (2015): Desgarradoramente dulce

El rock es el rock y siempre lo ha sido. O sea, aunque se le mezcle, se le pula y se le agregue, siempre quedará una guitarra, un bajo y una batería. Eso es “Él Mató a un Policía Motorizado“, desde el origen de la banda han tenido esa propuesta de rock puro y duro, de guitarras sucias, bajos vibrantes y baterías hipnóticas.

Revisar su carrera y sus guiños a Pixies, Sonic Youth, el garage de los 60s, etc. es mirar el alma de lo que llamamos rock. Los tuvimos en enero en Chile, en el Festival En Órbita y se llevaron buenos comentarios, lo que afianza su estilo, su “pará” frente a la música y su calidad de “líderes” de esta ola de bandas argentinas de los últimos años.

No es para menos, pues los argentinos ya son referentes y aglomeran gran cantidad de fans y experiencias musicales de nivel, siendo Europa casi su segundo hogar. Pero, el gran salto no ha cambiado a estos chicos, siguen en de frente, con ese rock esencial y primigenio.

Violencia” es otro de esos batazos en la cabeza de simplicidad, minimalismo y rock al grano. Son cuatro canciones que pueden parecer hasta simplonas pero que, seguramente, harían aplaudir de pie a Black Francis. La verdad, el Ep no es nada que no hayan hecho antes, son los mismos El Mató… pero más sólidos y seguros de que lo que tocan es bueno y gusta, sobre todo en este formato cortito, donde los argentinos ya tienen experiencia y tienden a destacar.

Ritmos simples, guitarras desaliñadas, música desgarradoramente dulce. Violencia no tiene nada de violento, pues es sumamente melancólico y tierno, buscando rememorar la casa, los amores pasados, los amigos. La nostalgia es el motor de un Ep que funciona muy bien como propuesta sonora más concreta, un lineamiento de lo que será su próximo larga duración.

 

Artículo anterior

Axl Rose será el vocalista de AC/DC en su nueva gira

Siguiente artículo

El día que García Márquez inspiró a Sexual Democracia

Artículos relacionados