Los cuatros años de Neptuno: Hacía dónde va la banda de rock de Temuco

Independientemente del destino del proyecto musical, hay cosas que deben ser irrenunciables para los miembros de una banda. Uno de esos valores es mantener la amistad, que lo que se construya sea para sentir esa satisfacción que provoca la música. 

Ese es el camino en el que hoy trabaja Neptuno, banda de rock de Temuco compuesta por Rodolfo Contreras, Max Wickel, Nabor Martínez y Sergio Henríquez, que tras dos álbumes de estudio en sus espaldas (“Vamos más allá” y “Planetarios”) y a cuatro años del lanzamiento oficial de su primer álbum, el grupo se encamina a transformarse, a seguir las inspiraciones presentes de la música actual, sin dejar de lado esa ligereza que destaca en sus letras y un sonido que no se separa del rock y el pop. 

El cambio, que comenzó en julio de este año con el cambio de colores y el escudo del conjunto, se verá reflejado con la nueva apuesta que sale este 5 de agosto. “Tus Ojos” es un sencillo que carga con un salto de estilo y personalidad y que, en palabras del guitarrista Max Wickel, Neptuno “por fin está logrando un consenso en la música que queremos hacer y donde nos sentimos 100% satisfechos”. 

A pesar que Planetarios apareció a mediados de 2021, dicho disco es una etapa cerrada para transformar esa hambre de hacer cosas nuevas. “Siento que cada vez que pasa el tiempo va mejorando la identidad de la banda, en el aspecto que se vuelve cada vez más familiar y más real”, expresa. 

Tus Ojos” es eso. El paso del tiempo, el crecimiento de este cariño entre sus integrantes. Un aire fresco para lo que se han propuesto: dejar una atmósfera de canciones sobre la superación, donde primaban ritmos más lentos, que pueden relacionarse con sensaciones de tristeza, contrasta con la alegría musical que buscan expresar en la propuesta que trabajan.

Nuevos sonidos

En lo nuevo de Neptuno prima el movimiento; la felicidad del amor, esa sensación clásica que ocurre al escuchar una canción y uno decide mover la cabeza para acompañar el ritmo. 

El indie, el pop y el rock es donde el grupo se encasilla de mejor forma, y las inspiraciones están plagadas por la experiencia que grupos internacionales han logrado plasmar en los últimos años. Neptuno  escucha ejemplos como Boy Pablo, Bándalos Chinos, Conociendo Rusia; música directa que habla a la gente joven y aborda este proceso de la toma de decisiones. “Queremos hacer canciones que lleguen” relata Wickel, tomando en cuenta otras referencias como Gustavo Cerati, donde la poesía se vuelve una característica central. 

Ante esto, se explaya: “Escuchar Cerati era escuchar un poeta, era una letra preciosa. Hoy la música es más directa. Escuchar temas de Boy Pablo para mí igual fue un golpe, escuchar canciones como “Wachito Rico” que tiene una letra muy entretenida, es ligera, me gusta y me relaciono, la entiendo, me siento parte de la letra”. 

Ese es el motivo que dirigirá las canciones en las que Neptuno trabaja, sin perder su estética, donde prima la intensidad, con letras libres y ligeras, sin tantas vueltas, pero que logre conectar con el otro. 

Esta decisión se dio en la naturalidad del ensayo. Pese a ser muy amigos, buscaron nuevas formas de poder escucharse. “Ensayar es una cosa, pero juntarse a hueviar, a compartir, a reírte, a hablar de la vida, es fundamental al tener una banda”, afirman sus integrantes. “Siempre hemos sido amigos, somos una familia”, agregan. 

En ese sentido, la composición va directamente relacionada a los ensayos. El grupo lleva ideas y estilos que se empiezan a trabajar de inmediato. La composición principal la lidera el vocalista Rodolfo Contreras, entregando orden. Así, son ellos quienes se van auto evaluando constantemente. Un método con el que todos están contentos, y dar el check hacia la propuesta que buscan concretar. 

Poder profesionalizar la propuesta en sus primeros años los llevó a contar con la ayuda de profesionales fuera del territorio. Neptuno ha trabajado de la mano de Estudio Negro para  su próximo sencillo, contando con Fernando Bastidas desde México en la masterización, ya en la apuesta “Planetarios” estuvo Pablo Acuña (Pau) detrás  de las perillas en la producción.

Sin embargo, la banda decidió en esta ocasión  producir por su propia cuenta “desde adentro”; Sergio “Teto” Henríquez y Rodolfo Contreras  asumieron el rol de productores musicales y se embarcaron en la grabación y mezcla íntegra de “Tus ojos”. 

El conjunto analiza sus pasos. Sin dejar de lado la experiencia de productores chilenos, creen que es necesario hablar el mismo lenguaje musical, un conocimiento transversal a la hora de hacer música. Una decisión que pasa por la sinergia que están viviendo, de hacer música sin caer en el ritmo actual de publicación que vive la industria. No olvidar que hacen esto porque les divierte. 

Videoclip y concierto de celebración

Esta nueva vibra también se refleja en el videoclip. Dirigido por Tonchi Puebla, cineasta y comunicador audiovisual de La Araucanía, Neptuno se apropió de escenarios comunes de Temuco, ciudad donde sobran propuestas, las cuales abarcan diversos estilos.

Al igual que el resto del país, Neptuno enfrenta la crisis de la falta de espacio y el apoyo transversal hacia la cultura. Más, existe un apoyo general entre todos los agentes del arte para levantar una escena que se refleja en su diario vivir. 

La locomoción se acaba a medianoche y con ello los bares que tienen música en vivo dejan de funcionar. Hace solo unos días, el concejo municipal decidió retirar los permisos a dos de las tres discotecas de la ciudad. Un golpe anímico y moral en el que los artistas debaten sobre el futuro, viendo como la vida nocturna parece no ser importante para el descanso y el quiebre con la rutina.

Neptuno es una banda del sur, que busca ocupar la globalización a favor de la distancia. Sin dejar de lado las escenas de Santiago y Concepción, la banda ambiciona que Temuco pueda ser un referente. 

“Acá cuesta un poco más en ese aspecto. Pero hay bandas que están increíbles. Lo que hace Invernadero, Molino Escarlata, INCHE con una propuesta que es súper de raíz, Komotuwe, Nico Michel, y otros/as artistas que están en otros lugares más extremos de la región, pero que están haciendo música que está mortal y saliendo, porque la tecnología te da la posibilidad de hacerlo”, afirma Max Wickel. 

Este deseo no solo pasa desde una mirada económica, sino para mantener vivos los proyectos que son importantes para lo personal. Quizás por eso Neptuno se describe como una banda de 4 amigos que se junta a tocar.

Temuco se transforma así en un laboratorio musical, donde Neptuno quiere experimentar. No niegan que pensaron en emigrar para fortalecer el proceso artístico, más vieron que contaban con las herramientas para ensayar, para poder compartir con su entorno. “Aquí nos nutrimos, y eso queremos sacarlo afuera, En esta instancia decidimos sentirnos parte de Temuco, hagamos las cosas desde acá, nosotros podemos hacerlo”. 

Neptuno quiere salir afuera como una banda de Temuco, no una banda del sur. Ese propósito está marcado con la esperanza compartida de las otras bandas con las que conversan, pensando que en algún minuto la atención estará puesta en la ciudad. “Con que a una banda le vaya bien, y nos va a ir bien a todos”, apremian.

Esta idea de ver que Temuco sea una capital de música no solo está puesta en que los grupos no puedan ir a otras latitudes para probar suerte. Si un músico se va de acá, no abandona del todo, porque la raíz lo acompaña. Pero sí pueden lograr que la música salga de acá, ganan todos. Incluso lograr que propuestas nacionales regresen a Temuco como un escenario fiable de llenar conciertos. 

Neptuno busca aprender de todos, incluso de ramas distintas a su estilo como el trap o hip hop, que están encontrando métodos para exportar su trabajo. “Somos músicos. Da lo mismo el estilo”, aseguran. 

Sergio Henríquez, baterista de la banda, toma esta desventaja de ser un país centralizado para demostrar que se puede lograr hacer las cosas bien, independiente del lugar. “Hay buena escena aquí, hay mucho avance, tanto tecnológico como musical. Hay mucha gente trabajando y mucha gente trabajando en serio, se ve una escena más firme de manera transversal”, explica, dando cuenta que es algo que no sólo se da en la música, sino que también con otras expresiones como el arte, la danza o el teatro.

Tras la publicación de “Tus Ojos”, Neptuno seguirá avanzando en el proceso creativo. Próximamente, la banda celebrará su cuarto aniversario, con una fecha programada para el próximo 19 de agosto en FestHaus de Temuco, show que ya tiene sus entradas disponibles en este link

Una fecha especial que buscará transmitir esa idea de ser uno mismo, de disfrutar la posibilidad de poder componer entre amigos, de subirse a un escenario. Ser tu propia música, y que en el camino no se pierda el rumbo, por más que cambie el sonido.

Artículo anterior

El Cuarteto de Nos en el Teatro Coliseo: Cada vez más de la casa

Siguiente artículo

Realizarán conciertos de jazz gratuito en Espacio en Construcción de Valdivia

Artículos relacionados