La Brigida Orquesta en Club Chocolate: que las brillantes vertientes nunca se acaben

Viernes chico. Carabineros empapaba descriteriada y gratuitamente a transeúntes en la renombrada Plaza de la Dignidad. La oscuridad absorbente de Parque Forestal y sus alrededores hacía que las luces provenientes de Pío Nono, encandilantes, arrastraran a quién las viera. Y el clásico bullicio del puente teletransporta de atmósfera en un abrir y cerrar de ojos.

Las ya clásicas extensas filas de Ernesto Pinto Lagarrigue para ingresar a Club Chocolate estaban formadas desde las 21:30, La Brígida Orquesta abría La Noche del Jaguar y la cita era a las 22:00 hrs puntual. El cronograma era largo y se necesitaba orden para llevarlo a cabo profesionalmente.

Quizás había una pequeña incertidumbre para la banda ya que por primera vez después de varias fechas, la costumbre de tocar en la madrugada iba a hacerse a un lado. Y abrir una noche trae consigo aquél factor riesgoso de que no haya tanta audiencia, más aún si la convocatoria era a las 22:00 hrs puntual, que suele ser una hora engañosa. Sin embargo ese no fue el destino de la noche.

En la variedad está el todo y Club Chocolate fue una refrescante locación para el conjunto nacional pese al intrínseco bullicio de fondo causa de la vida social que rodea el espacio. El local entregaba la libertad del propio metro cuadrado para cada persona del público y permitía mover los pies al son del jazz sin problema alguno; pasando por balanceos lentos con “Desde acá” en la apertura, hasta ya fuertes sacudidas durante cada uno de los electrizantes solos de los músicos.

Y así continuó todo de comienzo a fin, sin embargo la cuarta canción, “Balada para un caminante”, fue el trampolín que dio por iniciado el clímax del concierto que nunca cesó hasta ya terminado, transformando la velada en un karaoke de aquellos que hizo a un lleno Club Chocolate cantar y vitorear el setlist comandado por los temas de Corte Elegante (2018).

Por nada del mundo hay que responsabilizar del todo a la popularidad del álbum por la euforia de los asistentes y lo que provoca la banda en sus conciertos, debemos enfatizar en su trayectoria y la capacidad de ir oscilando en nuevos juegos a medida que se presentan. Entre más tiempo pasa, más pulidos y mejores son los preludios de cada tema, firmadísimo.

Ya sea, en este caso, por los incesantes y agresivos rapeos de Matiah Chinaski, Terrible y Tomás Alud, quién hizo un loop con su bajo en “Querida” para poder unirse a las voces ó ya sea por los aplaudidos trombones de Alfredo Tauber a lo largo del show o las baterías de Felipe Salas quién acechaba minuciosamente cada jugueteo de los integrantes durante la odisea de “Souvenirs al descuido” sin nunca quedarse atrás.

Ese es el encanto de La Brigida Orquesta. Tal como dice su nombre y la exclamación “somos once voces y veintidós manos” de “Corte Elegante”, que obviamente fue vitoreada en el club de Bellavista; es un conjunto donde nadie nunca sobra. Sin embargo, dale el espacio a solas a cada uno de los integrantes y estos brillarán por sí solos. Y si esta familia sigue potenciándose junta tal como han demostrado hasta ahora, tendrán el poder de arrebatarnos la imaginación sobre su futuro y tenerla en sus manos.

Fotografías por Carlos Müller (@carlos_muller)

Setlist

  1. Desde acá
  2. Giro
  3. Manifiesto
  4. Balada para un caminante
  5. Intro
  6. Corte elegante
  7. No hay apuro
  8. Querida
  9. Souvenirs al descuido
  10. Inconsecuencia
  11. Bla bla bla
  12. Si te busca
  13. Disfruta

 

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículo anterior

Placebo anuncia su primer disco en 7 años

Siguiente artículo

Gianluca y Princesa Alba se vuelven a unir en remix de “Flotando”

Artículos relacionados