Los Tres en Lollapalooza: la nostalgia ya no existe

Renovados con singular energía, Los Tres ofrecieron un show que hizo a los asistentes del Banco de Chile Stage oscilar por emociones brotadas causa del efímero reencuentro.

Y es que si bien la presentación parecía comprometedora por el regreso de Álvaro Henríquez tras su trasplante de hígado; volver a pisar escenarios grandes se vio libre de inconvenientes para la banda penquista, cual tuvo como preludio del Lollapalooza el festival Viva Latino en México.

Con un setlist compuesto en su mayoría por canciones clásicas, aunque diferentes en cuanto a la frescura de sus interpretaciones, permitió que los encendidos saltos, coreos y manifestaciones hacia los músicos iniciaran desde el primer segundo en que aparecieron para abrir el espectáculo con “He barrido el sol”.

La banda pudo generar una atmósfera muy bien aliñada -a pesar de la sutil percepción de la mecánica actuación- en gran parte del repertorio, destacado por situaciones como los alargues de los temas, los electrizantes jugueteos de Titae o la pista de baile que se formó en “Déjate caer”, comandada por Cuti Aste, quién se encargó de la fiesta gracias a su conocida, sin embargo no obsoleta, coreografía.

Por otra parte, Los Tres tuvieron varios elementos sorpresas que funcionaron a la perfección dentro del contexto de la novena edición del popular festival, como haber añadido piezas poco comunes en su lista de canciones como “Camino” y “La Respuesta”; además de las inesperadas apariciones de Pedro Piedra, invitado encargado de acompañar y reversionar clásicos de su cuarto álbum: “Olor a gas” y “Bolsa de mareo”.

El prestigio y la emoción vinieron de la mano de María Esther Zamora y Pepe Fuentes, quienes acompañaron a Henríquez en la sección de música de raíz, su mayor y más reconocida influencia que permite que se incluyan estas secciones las cuales se agradecen. Si bien fue lenta su integración estimulada por Zamora, se abrieron los espacios para el baile al son de “Ando con el cuerpo malo” y “La vida que yo he pasado”.

A pesar de lo estático de Henríquez, el frontman aprovechó las circunstancias concisas para entregar mensajes y comunicarse. Entre medio de canciones, donde enfatizaba algunos versos mediante la ironía -que ya es parte de su idiosincracia- y agradecer el cariño de la gente, qué a diferencia de como dice la canción encargada del cierre, “Tu cariño se me va”, dejaron más que claro que el cariño hacia la formación -sea cual sea- no se va a extinguir a pesar de las ensuciadas polémicas pasadas. Los Tres regresaron de la mejor forma, y la nostalgia de disfrutar un show de calidad digno de tan respetable banda ya no existe.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Artículo anterior

Jorja Smith en Lollapalooza: La nueva cara del R&B

Siguiente artículo

Lenny Kravitz en Lollapalooza Chile 2019: El error enmendado

Artículos relacionados