The Strokes en Lollapalooza 2017: De vuelta a los 2000

Uno de los momentos más esperados del festival era la presentación de The Strokes, y cómo no, si no pisaban tierras chilenas hace 12 años. Las expectativas eran variadas, sus shows anteriores en Colombia, Brasil y Argentina ya daban luces de lo que podríamos vivir en el cierre del domingo. El reloj marcaba las 22:20 y el esperado momento llegaba.

Julian Casablancas, Nick Valensi, Fabrizio Moretti, Nikolai Fraiture y Albert Hammond Jr. aparecían en el escenario, tocando los primeros acordes de “The Modern Age” hasta que algo salió mal: El micrófono del vocalista estaba desconectado y nadie parecía notarlo.

El público, entre gritos de emoción y desconcierto, daba pistas a la banda que algo estaba mal, cuando ya se escuchaba el principio de “Soma”. Todo se detiene por unos minutos para arreglar el problema de sonido. Una vez solucionado el percance, Julian le pregunta a la multitud si quieren empezar todo de nuevo, a lo que responden “SÍ” al unísono. El show recién comienza.

Los neoyorquinos repasaron 2/3 de su último EP ‘Future Present Past’ y las viejas canciones que los hicieron brillar en la primera década de este siglo. “Someday”, “Reptilia” y “New York City Cops” generaron un coro vibrante, que por algunos momentos los devolvió a su gloria.

Durante su carrera, The Strokes se caracterizó por tener un sonido garage, de guitarras ruidosas y bajo potente. Su presentación en el festival no estuvo alejado de eso, más bien, en todo momento parecían hacer guiños a los jóvenes desarmados que eran. Sin embargo, tocaron con la madurez que el tiempo en el ruedo les ha dado.

La actuación de la banda fue un flashback a sus años dorados, cuando su éxito era arrasador y buscaban representar el rock en su forma más pura. La prueba más explícita de esto fue la elección del setlist: No tocaron temas de sus discos Angles (2011) y Comedown Machine (2013).

El VTR Stage fue el lugar electo para un renacimiento y fuimos testigos de aquello, no obstante, lo mejor llegó al final. Trasladándonos a los 2000, “Last Nite”, “Heart in a Cage”, “Hard to Explain”, “You Only Live Once” y “Take it or Leave it” hicieron que los asistentes cantaran desde la nostalgia, conscientes de que vivieron algo único.

Casablancas y cía. lograron realizar un cierre a la altura, que muchas veces se puso en duda considerando el declive musical que han experimentado. El futuro de los que alguna vez fueron los “salvadores del rock” es incierto, ya que todos los integrantes se mantienen ocupados en sus proyectos paralelos.

Aunque se notó el pasar de los años, The Strokes trajo a Lollapalooza más que un simple concierto, sino un regalo para quienes durante la espera siguieron fieles a su música. Asimismo, esta gira sirvió casi como una reconciliación entre ellos, tanto afectiva como profesional.

Revive la presentación de The Strokes aquí: 

*Fotos: AGENCIA UNO

Artículo anterior

At The Drive In en NYC: La explosión de la euforia

Siguiente artículo

The XX en Lollapalooza 2017: Devoción silenciosa

Artículos relacionados