Crisálida serán los encargados de abrir el regreso de Katatonia a Chile

Katatonia se ha convertido en uno de los emblemas del doom metal europeo de las últimas décadas. A seis años de su última visita, los suecos regresan a Chile, con un concierto de grandes éxitos este 22 de marzo en el Club Chocolate.

Con más de 20 años sobre los escenarios, Crisálida se ganó un espacio con una música que crea atmósferas con gran facilidad. En estos años han traspasado fronteras, llegando a países como Perú, México, Argentina e incluso realizando giras por Europa. Encabezado por Cinthia Santibáñez, han compartido escenarios con bandas de la talla de Deep Purple, The Gathering, Stick Men, Tarja Turunen y más.

Si bien Katatonia son conocidos como exponentes de aquel subgénero del metal, los suecos han logrado explorar sonidos que van desde el rock progresivo hasta el rock gótico, también pasando incluso por la mezcla death/doom durante sus inicios a comienzos de los 90.

Liderados por los incombustibles Jonas Renkse (voz y guitarra) y Anders Nyström (voz de apoyo y teclados), se han convertido en una referencia obligada para artistas como Mark Jansen de Epica, Bruce Soord de The Pineapple Thief, Jim Matheos de Fates Warning, Alex Vynogradoff de Kauan y muchos más.

El último disco de la agrupación, titulado City Burials, fue presentado en abril del año 2020, recién comenzando la pandemia. Ahora planean visitar Sudamérica para presentar aquel material junto a sus grandes éxitos, también confirmando visitas a México, Argentina y Brasil.

Ya son once los trabajos publicados por los suecos, cada uno de ellos marcando una época dentro de un mundo musical en constante evolución. Por ejemplo, The Great Cold Distance (2016) es citado por muchos sitios especializados en la música progresiva como uno de los mejores de aquel año y quizá el punto más alto en lo que va de su carrera.

Para quienes deseen asistir a este show, quedan las últimas entradas a precio general de $40.000 y se encuentran disponibles a través del sistema Ticketek.cl.

Artículo anterior

Como si fuera ayer: El segundo “sold out” de Los Bunkers en el Santa Laura

Siguiente artículo

Divididos vuelve a Chile a celebrar sus 35 años de trayectoria

Artículos relacionados