Niños del Cerro alista su nueva etapa: “Gracias al comercial de Mall Plaza grabamos el disco nuevo”

Foto: Andrés Moncada

Tentempié, según la RAE, tiene dos acepciones en la lengua española. Puede ser un peluche o muñeco que tiene una base que evita que se caiga. O también es un bocadillo, vituperio, o algún engañito al estómago para mantenerte de pie entre algunas comidas.

Justamente Niños del Cerro comenzó el trabajo promocional de su gran banquete: su tercer disco “Suave Pendiente”. Para esto, lanzó tres singles el pasado viernes 15 de abril: “Tentempié”, “Miel” y “Mi Modesta Ceguera Personal”.

Varios años han pasado desde aquellas tocatas en donde ver a miembros de la banda surfeando entre el público, o vistiendo shorts con poleras de vivos colores que adornaban el escenario. Este 2022 han iniciado una gira que los llevará al sur de nuestro país y que partió en la ciudad de Quilpué, donde los tonos oscuros combinaron con pantalones más largos.

A propósito de esta nueva etapa, el lanzamiento de su triple sencillo, y sus vivencias durante y después los días más oscuros de la cuarentena, conversamos con Simón Campusano y Diego Antimán, vocalista y tecladista, respectivamente, de Niños del Cerro.


¿Qué los llevó a sacar tres sencillos en un solo lanzamiento?

Simón: Decidimos sacar tres canciones porque siempre estuvieron pegadas. “Tentempié” se perfilaba muy bien para el primer single, sonaba bien pop. Pero cuando teníamos la idea de que fuera el primer single, ya estaba enlazada con las otras dos (“Miel” y “Mi Modesta Ceguera Personal”), entonces había que hacer toda una pega técnica de separarlas.

Al final optamos sacar las tres de una. La primera y la tercera son súper pop y la segunda es como un interludio así que me parecía interesante mostrar un pasaje del disco, que será largo y vamos a sacar muchos singles.

¿Cómo nacen Tentempié, Miel y Mi Modesta Ceguera Personal?

S: Surgen en plena pandemia. La mayoría de las canciones del disco nuevo salen de ahí. Pese a que tenía una y otra idea, se abrió una super oportunidad para grabar un disco de Niños del Cerro.

En el 2020, en pleno encierro, estaba más concentrado en sacar un nuevo disco solista, y de repente se dio la mano para grabar en el estudio del GAM. Nos pidieron una canción para los 10 años del Centro y nos ofrecieron un canje. Como en plena cuarentena no habían eventos ni plata, les pedimos jornadas de grabación en el estudio. Fue algo que no se efectuó al tiro, pero recién el 2021 fuimos a grabar.

Estos nuevos singles muestran nuevos sonidos o recursos como la transición entre canciones.

S: Hay harto, como es un disco largo planeamos 20 canciones de las que al final quedaron 15. El Nonato Coo y el Lance apenas tienen 9. Había mucho material, queríamos que fuese super ambicioso y nos tomamos la libertad de hacer canciones más pop.

“Mi Modesta Ceguera Personal” no lo hubiese hecho en un disco de 10 canciones. Pero ahora nos dimos la licencia de tomar más libertades para experimentar de esa forma. No solo hacer weás muy locas sino las cacniones más pop que se nos han ocurrido, y el resultado está bueno.

El disco se llama “Suave Pendiente” porque sentimos que va descendiendo lentamente tanto en el relato, las letras, y la complejidad de las canciones. Parte muy arriba, muy pop, y se va oscureciendo gradualmente hasta las últimas canciones que son medio pa’ matarse, con temáticas super oscuras.

¿Se basaron en alguna banda o algún disco?

S: En hartas cosas. Cuando se me ocurrió el título del disco, me acordé del “Downward Spiral” de Nine Inch Nails, que al Diego le gusta mucho y tiene un relato parecido.

En términos de referentes, muchas cosas. Una de mis bandas latinoamericanas favoritas es Mi Amigo Invencible, súper influencia. Big Thief nos gusta un montón y justo este año sacaron un disco de 20 canciones.

Diego: La parte más luminosa me recordaba a Babasónicos, es mucho más sofisticada.

S: Yo me metí mucho con Babasónicos gracias al Diego por las letras. Siempre me rayaba que Adrián Dárgelos era como el mejor letrista de Latinoamérica, y confirmo.

Siento que la influencia del indie de los 80′ y 90′ es más inconsciente. “Tentempié” originalmente era la “canción Cocteau Twins”. De hecho había una canción que quedó fuera del Cuauthémoc que también era así.

Sumando el lanzar nueva música luego de dos años, y tras la peor parte de la pandemia, ¿sienten que están en una nueva etapa?

S: Estamos más viejos, pero tampoco tanto. Igual partimos chicos, nos estamos recién acercando a los 30, entonces como que evidente que estamos en otra. Desde la forma de tocar, hasta en las cosas que queremos hacer.

D: En todos los sentidos hemos madurado un montón en el trabajo de banda. Yo en el Nonato no estuve, pero en la letra era todo más cotidiano, entonces la gente se sentía identificada, sobre todo en el nicho de cabros adolescentes. En el lance se reforzó pero se pudo grabar mejor y se probaron más cosas. Y Cuauthémoc, como EP, funcionó como un puente entre lo anterior y algo más ambicioso. Siento ahora que las letras apuntan a otra etapa de nuestras vidas.

S: Yo siento que de ese EP en adelante me puse a trabajar en las letras. En Nonato Coo eran cualquier weá, sentía la obligación de cantar encima de las melodías y de repente se me ocurrieron ciertas fórmulas y resonaban en la gente. Se habló harto de sus letras, pero le daba más importancia a la música, y eso fue cambiando lentamente, ahora me siento con mucho más oficio.

También como que me he vuelto más ambicioso. Las letras de este disco son infinitamente superiores a lo que hemos hecho antes con los chiquillos, y en mi rol de letrista he buscando en lugares que jamás me hubiese propuesto antes. Obvio que nos pilla en un lugar más maduro.

¿La pandemia y las cuarentenas tuvieron un efecto?

S: Por lo mismo hicimos tantas canciones, y tuvimos mucho tiempo. De a poquito le iba enviando maquetas a los chiquillos, sobre todo con la posibilidad de grabar en el GAM. Me propuse trabajar todos los días y sacar ideas buenas a lo largo de la semana, y como que ha sido lo bacán después de todo lo malo que trajo la pandemia.

Además siento que he tenido un acercamiento más contemplativo y espiritual de la vida. Las letras del disco hablan mucho de la espiritualidad y lecturas más densas de teología.

“Sulamita” es un reflejo evidente. En la letra hay muchas ideas que saqué del Cantar de los Cantares, un poema erótico de la Biblia. Llevo mucho tiempo muy metido, y siento que fue efecto de la pandemia.

¿Y cómo ha sido volver a los shows y hacer giras?

S: Ha sido súper grata. Difícil en general, con las restricciones y los aforos, el año pasado hicimos muchas funciones dobles. A mí me ha tocado pesado, estuvo bueno. En muchas fechas, por ser aforos chicos hice fechas solo, que era lo más simple que comprometer a la banda y todo el equipo.

Esas fechas dobles eran medio agotadoras y frustrante a veces, pero ya en este 2022 con la gira al sur, está súper bueno, es lo que más nos gusta. El año pasado hicimos varias fechas, vinimos a Quilpué y Santiago. Ahora están las condiciones para viajar al sur.

En estas fechas han estado tocando con bandas nuevas de la escena como Confío en tus Amigos y con otras que han estado ganando popularidad como Los Animales También Se Suicidan. ¿Es una suerte de traspaso de la antorcha?

S: Nos interesa relacionarnos con proyectos que encontramos bacanes. Tengo una lista eterna de bandas que me gustaría invitar a tocar en vivo como Confío en Tus Amigos, Estoy Bien (con quienes teníamos una fecha que se canceló por la pandemia), ayer conocí a Hermano Deporte. Esto nos entusiasma más que tocar con bandas de nuestra generación, que también están en otra.

Si bien nos sentimos muy en sintonía con bandas como Dolorio y los Tunantes, también encuentro para nosotros entretenido tocar con bandas nuevas porque nos gustan. El único fin de invitar a Confío en tus Amigos es ver a la banda en vivo, porque quizás como estoy más viejo y más flojo, me va a dar lata verlos a Bellavista en la noche.

¿Cómo fue que Flores, Labios y Dedos llegó a ser parte de un spot de Mall Plaza? ¿Qué les pareció la recepción de la gente?

S: Yo pensé que iba a haber más mala onda. Si hubiese pasado el 2016 la gente nos hubiese tratado de vendidos. Y si la propuesta llegaba hace 6 años probablemente habríamos dicho que no, porque éramos más chicos y estábamos en otra, pero ahora está bien. La respuesta fue súper positiva.

Esto pasó en plena cuarentena, cuando hablamos con la agencia de publicidad que hizo el comercial para Mall Plaza. Fue un medio tira y afloja, se armó un cahuín entremedio pero se logró. La agencia había hecho una campaña al GAM y alguien hizo un montaje con Flores, Labios, Dedos, y les llamó la atención para el comercial del mall.

Gracias a ese comercial pudimos financiar todo el disco nuevo, además que no estábamos tocando. Pudimos pagar todo los aspectos técnicos del álbum, y por suerte se dio lo del canje con el GAM, como que nos vino caído del cielo.

 

Artículo anterior

Ignis Trío: banda de jazz de Temuco anuncia fecha en Casa Nok

Siguiente artículo

Cosquín Rock 2022: Los Fabulosos Cadillacs, Santa Feria y Ana Tijoux lideran el cartel

Artículos relacionados