Super Especial repasa la creación de "Dramático", canción por canción

super-especial

Hace algunas semanas la banda Super Especial nos sorprendió con el estreno de un disco versátil y con mucha personalidad. Se trata de “Dramático”, álbum de 10 canciones en el cual se mantienen las melodías alegres, letras adolescentes y baterías potentes de su trabajo anterior, pero con un nuevo aire que busca llevar las fronteras creativas del grupo un poco más allá.

Los Bunkers, The Smiths, R.E.M. y Beach House, son sólo algunos de los referentes a los que acude Super Especial en este relato que va desde temáticas oscuras como la de un violador, hasta historias sin sentido que juegan con la fonética. De esto y un poco más conversamos con Gabriel Castillo (vocalista, guitarrista y letrista de la banda) para revelar todos los secretos que se trae “Dramático”.

Por supuesto, la recomendación es escuchar el disco mientras lees esta entrevista. Acá te dejamos el link a Spotify:

La palabra

La verdad es que no me acuerdo cuando escribí esta canción. Debe haber sido el 2017 o 2018. Lo que sí recuerdo que es que lo primero que hice fue el riff, un pequeño homenaje a “This Charming Man”, y que luego todo lo demás fluyó. La letra completa yo creo que la escribí de una pura sentada y eso no me pasa tan a menudo, fue una suerte. La idea era hacer una canción media ochentera, con aires a Boy George, a los Smiths, a The Cure, y siento que lo logramos. ¿Qué más? Bueno, el tema de la canción es brígido. Me gusta eso. Me gusta que la música dialogue con la letra, que esté en sintonía. En este caso la sintonía es la contradicción: música feliz con temática oscura. Me acuerdo que la primera vez que la tocamos en vivo toda la gente bailaba y saltaba hasta que llegué a la parte en que grito “violadooooor”. Entonces todos se quedaron quietos. Fue un momento muy raro (y que lamentablemente nunca más se pudo repetir porque ahora la gente baila la canción hasta el final y grita violador a todo pulmón).

Como son las personas

Esta canción también la partí por el riff. Ese que comienza la canción. Después me puse a tocar unos acordes más o menos coherentes y la letra fue saliendo. La canción original era mucho más larga que lo que quedó en el disco. Yo creo que tenía varias estrofas más, pero finalmente decidimos hacer una poda radical. Creo que es bueno arriesgarse en la estructura de las canciones: en este caso solo hay un verso y un solo pre-coro. Luego hay dos coros distintos que se repiten cortados por un solo que rompe con el espíritu punk para coquetear con el indie.

La letra es un poco sobre la necesidad de pertenecer. Una cuestión muy adolescente, quizás más propia de nuestro primer disco. Un resabio. Y la primera estrofa un juego con la figura literaria de la comparación, el colmo de la metáfora.

Tan fácil

Esta debe ser la canción más antigua de este disco. La compuse el 2013 o 2014. Me acuerdo que en esa época vivía cerca de la mezquita de Chile-España y todos los días escuchaba los cantos musulmanes. Este dato probablemente no influyó en nada en la composición, pero me obligaron a recordar. “Tan fácil” es un tema inspirado en todas esas amigas que me han contado (o de las que supe) que sus papás las odiaron por perder la virginidad. Parece una cuestión antigua pero creo que lamentablemente es muy actual también: despreciar a la hija por maraca (y maraca = acostarse con un pololo). El chiste de la canción es que se llame “Tan fácil” y que al mismo tiempo sea una de las canciones más difíciles del disco. Si les quedan dudas, escuchen la batería del Claus con atención. El Manu sufrió mucho transcribiéndola para hacer el registro en la SCD, de hecho, quizás si no hubiera sido por la ayuda de un amigo, el bello Aaron, nunca lo hubiésemos logrado. Hicieron un trabajo de joyería y por eso los amamos.

Fiesta Ideal

Este es un tema que nos costó mucho hacer. Yo creo que está en carpeta desde el 2017 o 2018. Antes tenía otra armonía y realmente era mucho peor. De repente conocí el indie tailandés y me solucionó la canción. Ahí fue cuando adquirió la armonía que tiene hoy en día. Suena muy hípster, pero es verdad: es loco lo conectado que está el mundo hoy en día.

Prefiero no hablar de qué se trata explícitamente para que cada uno haga su especulación, pero el tema es oscuro. De nuevo tiene este juego de contradecir la letra con la música. Y bueno… Quería hacer un coro a los Bee Gees, así que lo hice, ¿por qué no? En el disco anterior teníamos un homenaje a los Beach Boys y funcionó bastante bien.

Harta gente me pregunta si en el interludio dice “¿Qué hace si no puede celebrar” o “¿Qué asesino puede celebrar?”. La respuesta: calambur.

Caja Negra

Esta canción es una de mis favoritas del disco. Me gusta porque es muy popera. Y además porque con todos los chiquillos disfrutamos harto tocarla, en especial el final instrumental. Creo que me gusta también porque es una canción que tiene muchos referentes bacanes (algunos más o menos de moda, más o menos hípsters): tiene algo de Coldplay, de Julieta Venegas, de Babasónicos, de REM, de Beach House, de Metronomy…

Algo que me encanta también de esta canción es el bajo: lleva una línea increíble. Y fue una composición bastante colectiva: entre yo , el gramu y el manu le dimos forma a las distintas partes. Obviamente, la interpretación final y la definición es del Gramu, que es un adorable ser de luz, y es su momento estelar en toda presentación en vivo.

Lo otro es el Chamo y su trombón: si no fuera por él, esta canción no sería lo mismo. No sé qué sería.

Teleserie Japonesa

Esta canción la comencé desde el riff, como tantas otras veces, pero solo estuvo completa conceptualmente cuando decidí que iba a sonar como una canción japonesa. Partí con el verso “Cata y su tocaya a tu casa quieren ir”, sin tener ninguna historia clara, y mientras seguía el pie forzado la historia fue apareciendo. La música, por su parte, esta muy inspirada en la onda grunge noventera: un verso suave, con guitarras más o menos limpias, y un coro ruidoso con harta ganancia y grito. La melodía pentatónica, media oriental, creo que le dio un aire nuevo a ese género tan abusado (y en estos tiempos, algo desprestigiado).

Nadie te quiere

Esta canción nació del arpeggio de la guitarra. La letra siempre fue de odio, al principio a ciertos personajes de la farándula, pero hacia finales de 2017 el odio fue redirigido a la figura del “presidente de derecha americano” (llámese Trump, Piñera, Bolsonaro, Macri, etc.). Me parecía más acorde a los tiempos y el tiempo me dio la razón.

La música es un juego también: tiene bastante de la canción de protesta de la nueva canción chilena de los setenta, pero al mismo tiempo mucho de la onda psicodélica de bandas como “Animal Collective”, “MGMT” o “Astro”. Usualmente estas sonoridades no están asociadas a temas políticos (suelen ser más introspectivas o juguetonas) y por eso quisimos darle una vuelta al lugar común y explorar ahí. Después vino el 18 de octubre y la canción tuvo todavía más sentido.

Animita

Esta es una de las canciones más raras del disco, en términos de que se aleja más de lo esperable, y por eso es también una de nuestras favoritas. Es una canción que escribí hace mucho tiempo, un poco inspirado en todas las animitas que se ven en los roqueríos del litoral central. Siempre me impactó eso: que uno estaba de vacaciones, iba a la playa, paseaba por los roqueríos y andaba por el mar como si fuera un cementerio. Me imaginé un montón de historias de amor truncas, tristes, duelos y pérdidas. Quizás porque la playa es un lugar muy romántico. La cosa es que así se configuró esta historia de amor fantasmal.

La música es muy española y muy latina también. Tenía ganas de cantar una canción como la cantaría Camilo Sesto y fue lo mejor que pude hacer. Obviamente hay referencias a “Los Jaivas”, a Paco de Lucía, incluso a la música disco en la figura del bajo. Quizás, en un Chile sin dictadura, está canción se hubiese compuesto el año 77’. Quién sabe.

Dato aparte: gran solo de batería de Claus. No iba a ser un solo, pero nos gustó tanto como quedaba la batería solita que la dejamos así.

Ser tu depresión / Lofi

Esta canción la debo haber compuesto a mediados del 2018. Es una canción que, al igual que “La palabra”, la hice de un tirón. Andaba inspirado. Creo que la idea original me la dio el Manu, la idea armónica: el segundo acorde de la canción, ese fue un regalo del Manu. Yo nunca lo había usado y dije “voy a probarlo”. Todo lo demás salió natural, incluida la letra.

En mi interpretación, la letra es feliz. Habla de un tema triste, pero es feliz. Muestra esperanza. Muestra una voluntad de cambiar las cosas. Cuando el hablante lírico dice “Quiero ser tu depresión”, no significa (como muchos creen) que quiere ser el origen de la depresión de alguien más, sino que quiere remplazar esa depresión por algo mejor: por su amor.  Cosa más linda. Un poco cursi, pero tierna.

La primera versión de esta canción la grabé en mi casa con un micrófono reguleque y fue tremendo éxito. Hasta el día de hoy es nuestra canción más escuchada en Spotify. Moraleja: lo que importa es la música, no cuántos dólares cuesta el micrófono.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO