Simón Campusano repasa 'Brillo', su disco solista canción por canción

Simon-Campusano-1
Foto: Jacqueline Riveros

Tras un 2018 marcado por el éxito de Lance, el segundo álbum de su banda Niños del Cerro, el 2019 de Simón Campusano se desarrolló en dos aristas: la primera en promocionar el disco con tocatas por todo Chile y el extranjero, y la segunda en sacar a la luz su proyecto solista, ‘Brillo’.

El pasado 11 de octubre liberó su álbum luego de lanzar cinco singles promocionales, cuatro de ellos liberados como antesala en la misma semana de su estreno, uno por día. Diez temas que, en su mayoría, fueron gestadas durante sus vacaciones en París a mediados del 2017, en pleno proceso de producción de Lance.

Cerca de las 2 de la tarde, bajo el calor sofocante de Ñuñoa, el vocalista oriundo de La Florida nos recibe en su departamento junto a su perro, a quien lo apodó ‘Guatón’, un quiltro encontrado en una bencinera, ya que, según el músico entre risas, era “medio chaleco amarillo”. Con él como compañía en su sillón, Simón nos comienza a comentar canción por canción su disco solista, el cual intentó alejarlo a “un sonido de banda”, ya que además las melodías nacieron en medio del proceso de producción de Lance.

Parc Des Buttes-Chaumont

El primer tema es por un parque que hay en París, que es super artificial. Y tiene muchos cerritos chicos. La letra la terminé haciendo allá, y esa canción está construida en base a un loop que se reproduce en tres velocidades distintas, y lo pasé por un pedal que me prestaron. Y sentí que tenía mucho sentido con ese lugar, con esos montecitos que subían y bajaban.

La frase ‘Por qué me duele la mañana si no tengo nada que hacer’ es porque cuando estaba allá no había mucho que hacer, andaba super aburrido. Fueron unas vacaciones bien introspectivas, parte de una curva que estaba llegando a su fin, la que empezó con el Nonato Coo, y esas energías surgidas ahí se estaban perdiendo. Y también tiene relación con Sufre, del Lance, porque trata de lo mismo, de los dolores en la espalda. De hecho, está en la misma tonalidad, y la guitarra no está tan lejana. Quizás el ritmo tira más pa’ arriba, pero la letra viene del mismo lugar emocional.

Brillo

Siempre fue mi plan enlazarla con la anterior, ya que estas, junto con muchas canciones del disco, parten en la misma nota (La mayor). Tenía la duda con cuál de las dos iniciar, pero me decidí por Parc por sus texturas y porque la melodía va creciendo.

Trata sobre el fracaso, el miedo a perder o equivocarse. Es una reflexión bien simple, que traté de ilustrarlo con algo que fuera más o menos bonito, aunque la canción en realidad nunca habla de andar en skate. En todo caso, al principio la letra decía “salí a patinar pa que algo bueno me pasara”, pero lo cambié porque lo encontraba muy engrupido. En el video sí metí toda la idea del skate.

La elegí como single luego en enero de este año. Pasó mucho tiempo porque había que terminar el disco con la banda. Una vez que salió tomé la decisión de producir esto como solista. Me tincaba mucho el Merci (Martín Pérez Roa) en la producción porque habíamos trabajado en Serontonina, y se lo había propuesto una vez carreteando. La inclusión del Diego Lorenzini fue porque nos topábamos harto en el estudio, estaba preparando su disco, y al final lo invité para ese tema, porque me gusta mucho las armonizaciones que hace con sus voces.

La Astuta Cordillera de la Costa

El título es una referencia a Manantial de los Ases Falsos. Para mí, la mejor canción que tienen. También la escribí en época de vacaciones, en un fin de semana que arrancamos con mi polola a Catapilco (V Región). Empecé a pensar en la geografía del lugar, y me acordé de la cordillera de la costa. Encontraba que era un super buen título, pero tampoco es en onda de homenaje. No quería ponerle el nombre del lugar, porque podía tener cierta connotación política por ese cura que se candidateó a presidente solo para quitarle votos a Salvador Allende. Era un cura facho.

Como la mayoría de las canciones del disco, la letra la hice mucho después de la melodía. Letras que se hacían desde las distancias, ya mucho tiempo después de estas vacaciones, tenía que buscar las emociones que había vivido. El riff estaba en la misma tonalidad que una canción del Lance, que al final terminó siendo la melodía del coro. Pero ya no quería hacer canciones así, como lenta y mamona, y al momento de maquetearla armé una textura que, no sé si se distingue tanto, pero tira para otro lado.

El video fue súper espontáneo. Hice unas fotos promocionales con Jorge Peña, y me dijo que tenía ganas de hacer un video con croma al estilo de Animal Collective. Luego, con Daniel Araneda (Mitimitis) me comenta algo muy parecido para esta canción. Al final en algún momento hablaron entre ellos y me dijeron ‘hagamos esta wea’, y junto con Joaquín Yáñez, lo hicimos. Grabamos toda una tarde-noche con una cámara VHS y en el momento íbamos probando los efectos del croma. Y al día siguiente filmábamos con los videos proyectados. Así de rápido salió todo.

Amigo Chincol

Amigo Chinoy le dicen mis amigos (risas). Es una de las canciones que habla más abiertamente de mis vacaciones por Europa, y como que refleja ese sentimiento. Y también es una letra que escribí tiempo después, remontándome a esas emociones. De hecho, parte de la letra se me ocurrió mientras me lavaba los dientes antes de ir a grabar.  El Merci me había invitado a ver un partido de la Champions, que de hecho fue súper bueno, parece que era uno del Liverpool, pero yo no quería llegar sin tener la letra lista.

Es, como canción, la que más me gusta del disco. Es sobre las vacaciones, y estar como solo, resetearse. Siento que esta canción refleja parte de vivir ese tiempo de manera muy introspectiva.

Parque de los Dinosaurios

Estuvo a punto de quedar fuera en algún momento. Es la canción que menos me gusta, no es que sea mala. Es una melodía vieja que intenté usarla para Niños del Cerro, pero se sentía casi como una parodia de nosotros mismos. Antes la canción era como más banda, pero en el proceso de grabación le cambiamos el sentido, con arpegiadores y efectos, que son las que la llevan.

La letra me costó harto hacerla, porque no sentía que no tenía algún lugar que lo acercara. Es la más abstracta del disco por lo mismo, que a ratos me gusta y a ratos no, es lo que es (risas). Y el título es el de la maqueta, del 2016. Tiene relación con una plaza en Conce, la Plaza de los Dinosaurios, que es bien chistosa, y aparte me recordaba al tema de Medio Hermano ‘Una bala en el medio de la nada’. Igual va dentro de la narrativa del disco.

Sobre el Parquet Infinito

Esa canción también es super antigua y pasó por muchas etapas. La grabé con Javier Muñoz (Animales Extintos) en su celular. Esa maqueta estuvo mucho tiempo juntando polvo, y en mis vacaciones me acordé de esta, me la mandó y ahí caché que estaba en la misma tonalidad que las canciones del Lance. La tiré a otra tonalidad para luego pasarla al compu colocando un par de efectos, con una base que me recordaba mucho a Gorillaz.

Y con respecto a la letra, el coro se me había ocurrido el año anterior a grabar, y con los versos terminé uniendo cosas que habían pasado a lo largo del tiempo, entre cosas románticas con mi polola, como vivir juntos y un par de anécdotas que vivimos el fin de semana anterior a la grabación, durante un viaje a Temuco. Son una serie de historias fragmentadas que hablan un poquito de lo mismo, igual que en el resto del álbum.

Conguillío

Es quizás la canción más rara del disco, pero una de las que más me gustó como quedó. Tenía varias maquetas que eran puros loops con el pedal que me prestaron. Me interesaba mucho hacer una melodía muy chiquitita e infantil para cantar encima de eso y así creciera como textura.

El loop la grabamos acá mismo en mi casa, y me puse a cantar encima. De repente vi un sticker que habían pegado los dueños antiguos de acá, que era una familia que vivió durante toda su vida, y hay pequeños vestigios de eso. Y el sticker era un monito del monte que era del Parque Nacional Conguillío. Estaba como cantándole a este monito.

Ahora me he dado cuenta este último tiempo que la letra se trataba de mi relación con los Niños del Cerro, como amigos. O las cosas que me pasan cuando estoy con ellos, que lo paso super bien. Me hace sentido que hablen de ellos, proponer una wea medio juguetona y se vaya con todo.

Treinta y seis Vistas del Monte Fuji

Es otro loop que tenía guardado. A diferencia de los otros, no lo pude volver a reproducir porque eran muchas capas de guitarras. Le mostré la maqueta al Merci y le dije que era imposible desarmarlas pero a él le gustó y quedó tal cual, y encima le grabé otra guitarra. Es como un pasaje instrumental que quise conservar, que estaba en la misma tonalidad que los primeros temas. Me gustaba que empezara y terminara en una misma tonalidad.

El título de la canción es por el artista Hokusai, que justo que cuando estaba en París vi una exposición de él y fue super bacán, quedé pegado con su estética. De hecho esa mítica ilustración de la ola es de él, y al fondo se ve el Monte Fuji, es parte de su trabajo que se llama igual que el título de la canción. Me hacía mucho sentido y se asimilaba a los colores y luminosidad del disco.

Baobabs (Brillo reprise)

Estaba armando la parte final del disco y tenía ganas de hacer un reprise de Brillo. Este es un recurso que utilizaban muchos discos antiguos en que se retomaba el motivo de alguno de los primeros temas, como el Sgt. Peppers de Los Beatles. Y tenía la idea de hacer este reprise con Brillo, conservar la base y las capas de ruido, y luego me di cuenta de esta maqueta que estaba hecha cuando estaba en tercero medio y aún me acordaba de los acordes.

Como esta era una idea incompleta, sentí bacán que se complementara con el reprise de Brillo, y era una buena excusa para volver a poner el ruido que suena en esa canción, que está en la misma tonalidad. Y el paso a Tres Veranos tiene cierta referencia a Wilco, ya que junto al Merci somos bien fanáticos de ellos.

Cuando chico siempre me gustó esa palabra, y luego caché que son árboles gigantes que crecen en África. Pero no tienen relación alguna con el disco, o sea mi tío de París me regaló un libro con fotos de esos árboles, pero en realidad tiene significado para mí no más. El baobabs es una wea fonética la verdad.

Tres Veranos en un Año

Siento que el tema condensa todo lo que pasa en el disco. Hay guitarra eléctrica y acústica, un riff bien chileno y también un montón de elementos electrónicos. Sentí también que la frase era súper certera para cerrar el disco y es una pequeña referencia a Gepe. Cuando estuve por Europa, salía a caminar o en bici escuchando el Gepinto. Y dentro de ese disco está ”Estilo Internacional” que dice ‘Pucha que pasa lento el tiempo’ y como que me pegó mucho la frase, y encontró su lugar en esta canción.

El título es porque en ese 2017 tuve tres veranos: Enero hasta marzo acá en Santiago, luego el verano en Europa, y al final la vuelta en septiembre hasta fin de año. Era una imagen que sentía muy bacán reflejarla en una canción.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO