Los colores de Planetario: "Cyan" y "Rojo" explicados canción por canción

cyan-rojo-planetario
Fotos por Kevin González

Luego de 2 EPs, el primero homónimo en 2016 y La Próxima Tormenta en 2017, la banda santiaguina Planetario se prepará para su disco debut.

SIguiendo el concepto de develar temas en pequeñas cápsulas con un temática específica como Rubio con PEZ y Gepe con sus lanzamientos de viernes. Planetario decide mostrar Cyan en abril y ahora a finales de mayo, Rojo.

Andrés Jaramillo, Pedro Palma, Alan Osorio, José García y Daniel Osorio son los integrantes del proyecto, conversamos con Andrés y Pedro en los Estudios Triana acerca de estas últimas entregas.

El anticipado debut no ha llegado aún por una decisión de mantener la atención del público, si sacaban el disco a esta fecha, quizás hubiera quedado en el olvido, según Palma

El arte de Planetario es realizado por Maite Carriel. En esta entrega se trata de simular la ciudad. Es una evolución de las anteriores carátulas. En las palabras de Jaramillo; “Con este disco queríamos salir del blanco y negro y pasarnos al color y que no fuera tan brusco ese cambio, El primer EP tiene esto que todo es muy orgánico y bonito, el aguita, la casita está perfect, todo. Con La Próxima Tormenta pasó literalmente una tormenta y destruyó un poco esa casa. Esa calma que había. Y también está incluido eso en las canciones”.

Adelantando el LP,  hay 3 temáticasadolescente, que presentan ahora, letras de amor, lo más típico y 2 canciones, las últimas que hicieron, directamente a la depresiónCon el lanzamiento de esta entrega, esperan plasmar su abandono a la adolescencia.

Según Palma, es un disco que funciona para esta década, para la generación de la rebeldía y el poder hacer las que cosas que uno quiere, tomando en cuenta el fin de la década. Funciona de 2010 a 2020. Quizás para atrás no funciona mucho.

Según Jaramillo, musicalmente se metió toda la banda, antes no cachaban mucho y ahora lo compusieron entre todos y tiene esa esencia de que realmente es Planetario sonando. Todos tienen su momento, es bien detallista en arreglos.

CYAN

Adolescencia

Andrés: Me acuerdo que estaba en mi casa y quería hacer muchas cosas. Quiero trabajar en el estudio, quiero tocar, quiero viajar, cachai. Estaba con esa ansiedad y de repente no se te dan las cosas tan fáciles como tú querí o no se dan las cosas. Esa lucha interna de tu ansiedad y lo que realmente está pasando y querer tirar todo pa’ delante y como dice la letra: quiero tener días más largos para poder hacer más cosas. Era un momento así. Estaba haciendo hartas cosas pero tenia como una ambición, súper sana igual.

Pedro: Igual dentro de dónde vivimos, nos sentimos encerrados po’. Claro, hacemos música y tenemos quizás grande sueños y querer hacer cosas bacanes, pero estamos súper encerrados, en un lugar súper minimalista. Entonces, hay frustración. Yo me acuerdo de esa época del Andrés y claro, tení ganas de hacer weas pero te senti como limitado.

A: Es de la época de Ofuscación. Muy antigua. Lo bacán y lo bonito que pasa con esta canción siento, que no pasa con temas como No tiene sentido, que la canción ha ido adaptándose a nosotros. Siempre tiene una evolución. Cada vez funciona mejor. Nos sentimos más seguros. De repente le metemos cosas que no hacíamos antes.

P: Eso es difícil en las canciones, cuando escribes algo y con el tiempo, ya no tení la misma voz o ya no estás en la misma situación. Pero, Adolescencia tiene eso que pasa el tiempo y puedes seguir tocandola, cantandola.

Lo intento

P: La hice un poco pensando en mi papá. Estaba muy complicada la situación en mi casa. Yo empecé a dejar de trabajar y me empezaron a ningunear un poco porque me estaba dedicando a la música. Me sentía muy basureado. Todo eso sirvió para mejorar mucho la relación con mi papá, yo ahora me llevo muy bien. Fue un trabajo muy intenso. Entonces, por eso hoy en día me cuesta mucho escucharlo, leo la letra y digo “chuta, que estaba con odio en ese momento”. De hecho, la hice fue un día que yo hablé con mis papás, como antes de hablar con ellos. Estuve en mi pieza caleta de rato y escribí. Siempre me acuerdo de ese día en particular. Ahora está todo bien, me pasa que si tuviera a mi papá en frente, me costaría un poco cantarla…en realidad no dice nada malo la canción, es como rebeldía y “para con tu wea”.

A:  Mi interpretación es no darle el control a la depresión o a la pena, cachai. Siento que habla un poco de “weon está todo mal, tú estai mal, yo estoy mal, pero aún así no me la vai a ganar”.

P: Siempre está el pie en nuestras letras de no cargarse a lo negativo, a no solucionar las cosas. Siempre por el lado positivo. No quedarse simplemente en el odio. Es una canción de no quedarse callado, pasa mucho que la gente te está reprimiendo. La segunda estrofa se nota harto: que fuiste joven. Se nota que le estás hablando a una persona más grande. Hoy en día ya no tiene odio, no es tan hater.

A: Esos días que nació ese tema te veía súper mal. Yo estaba en mi casa… yo soy Piscis, soy como muy que los problemas de los demás me afectan demasiado. Decía como “puta el Pedro está pal loly, ¿cómo lo puedo ayudar? Era súper tarde y empecé a pensar en la canción y se me ocurrió la melodía  y lo grabé con el celular. Como era tarde tenía que hacerlo bajo y se lo mandé.

P: Y yo dije “Ta weno”. Al toque. Me desperté y dije “puta el Andrés ya está webeando” (risas)

A: Eran como las 3 de la mañana (risas)

Piola

A: Partió también como una carta a mi padre. Con mi viejo hemos tenido una relación sana dentro de todo, pero también tenemos muchas diferencias en cómo vemos las cosas. Habla de no caer en “tú eres mi enemigo, porque no pensamos igual”. Sino como “puta tu pensai eso, yo pienso esto y estamos aquí viviendo dentro de la misma casa, hagámonos la vida sana”. Afortunadamente se ha dado así.  El pie de porque nació esta canción fue porque a mi viejo lo operaron. Le hicieron unos bypass brigidos. Mi viejo fácil se pudo haber muerto. Y yo llegué a mi casa en el segundo día de recuperación y yo veía a mi viejo post operación súper decaído y el tema de la cuenta. La cuenta de la clínica y todo repercute muy brigido en una familia. Me encerré en mi pieza y me puse a llorar de pura impotencia de ganas de abrazarlo y entregarle toda mi vitalidad. La hice llorando, de verdad que estaba pal’ pico. Y escribía temblando y claro, la tocaba y me emocionaba caleta. Descubrí los acordes de la canción que me gustaron caleta.

P: Tiene la gracia de que al escucharla se la podi cantar a un pololo, a un amigo. Es carta abierta.

A: Ha sido súper compleja de tocar, porque lleva otro ritmo que no es tan común en nuestras canciones. La segunda parte, que parte con un bombo todavía nos cuesta.

P: Nosotros no somos como músicos muy prolijos en eso. Hemos aprendido en el camino, cambiar el ritmo nos cuesta y nos sorprendemos. Eso es bacán igual porque cuando la gente sabe mucho de música, no la disfruta. Cada vez que descubrimos algo que quizás para otros no es nuevo, nosotros quedamos maravillados. Como algo misterioso (risas) y lo usan en miles de canciones, antes que nosotros. Es una novedad y eso es bonito.

ROJO

Dibujo

A: Súper antigua, en un momento fue la canción que si o si teníamos que tocar. La gente nos apañaba caleta y los amigos siempre nos pedían tocarla. Yo la tocaba en los carretes. Pudo haber estado en el primer EP, si la hubiéramos grabado en ese tiempo, hubiera estado.

P: Me acuerdo que en varias tocatas se subía alguien a tocarla. Era como épica.

A: Es súper explícita la letra. Habla de un desamor, fue un tiempo que me patearon. Es la típica situación que te encontrai con tu ex tiempo después en la calle. Es súper incómodo, frío, raro. Recordando las anécdotas bacanes. Lo del vestido azul es para que suene bonito. Se escribió para la Maite, es mi polola actualmente y todo. Nos conocimos desde chicos, fue un tiempo de ruptura. Se llama dibujo porque la Maite dibuja. Entonces, era la parte: te dibuje con lujo y detalle y yo no dibujo tan bien, es porque era talla interna entre nosotros.

P: Es simple, pero emotiva. Es bacán a mí me gusta harto.

A: Es extraña igual, porque a mí cómo estoy cantando ahora me queda en un registro raro. Medio incómodo, incluso. La hemos ido trabajando, las voces, pero respeta harto la canción base, yo tocandola en la guitarra solo. No sabíamos cómo explotarla y meter a la banda y queda épica con el coro.

Indagar

P: La letra nace en 2 tramos, fue una de las primeras canciones que escribi. Todo lo que habla en un principio es imaginario, no había persona en mente. Hablándole a la vida, “chuta quiero que los días sean más largos”. Hasta que conocí una chiquilla y me empezó a gustar e hice la segunda parte. Ahí nació la persona a la que sí le hablaba. Es más poética: siento que me estoy perdiendo…, ahí se transforma en una canción de amor. Tiene esa mezcla que partió media adolescente y una vez que conocí a esta niña se transformó en una canción de amor.

A: Si me dejai interpretarlo, fue como contención. Habla de una persona que te contiene toda esa energía. Me acuerdo que llegó el Pedro y tenía muchos acordes, se iba en vola. Era compleja porque había que seguir la canción, tiene muchos matices. Muchos cambios.

P: Con la música estuve harto rato poniendo la base y hacia melodías con el teclado y el bajo. Es una canción bien pulenta. La escucho y digo aquí ocupe todo lo que aprendí de música, lo ocupe (risas).

A: Me acuerdo que los ensayos para tocar esa, era bien cabeza. Tenias que estar súper concentrado. Fue en un momento en el que el Pedro entró harto a cantar.

P: Cuando recién empezamos la banda con el Andrés yo no sabía cantar. Pensamos en algún momento que alguien sea el portavoz de la composición, pero no funciona bien. No está la emoción de la persona que lo escribió. Siempre hay un no sé que respecto a eso. Entonces seguí practicando. A mi costó mucho recrear lo que quería hacer, gocé la experiencia a mi nadie me enseñó a componer, nadie me enseñó a hacer ninguna wea. Como que aplique muchas weas. No tiene intro, parte al toque. La música es muy planeada, muy estudiada.

Nada

A: Es como mi talón de Aquiles. La ansiedad y eso me genera una especie de depresión, pero habla de eso. De estar un día que no está pasando nada malo, está bien tu vida, pero te despertaste triste. Se parece mucho en contenido a Adolescencia; esa es mucho más inocente. Y esta es más madura, más enrabiado. Está bien uno tiene que verle el lado positivo a las cosas, pero de repente uno estalla. Y tiene que quedar la caga.  Nació cuando llegó el Pepe, él nos dio otro aire musical. Le aportó su tinte. Medio punketa.

P: Habla de la depresión, la frustración de no entender qué wea te pasa. Estai terrible ofuscado. Es súper común. Yo lo he visto en personas que yo veo que están triste o yo lo estoy y no sabí porque estai triste. Eso le pasa a todos.

A: Muchas veces lo sabes y no sabes cómo comunicarlo. Cómo verbalizar ese sentimiento y tiene una parte poética. Los cabros me preguntaban si estaba seguro de poner eso en la letra. Cuando dice: mi corazón se derrite… Es súper cursi y cliché y todo. En realidad es como eso. Sentía que jugaba con todo lo explosiva que es la canción y yo gritando y rompía y la hacía más tierna. Tiene de los problemas de las cosas que te gustan hacer y cómo se te devuelven esas cosas. Me pasó acá en el estudio, que estaba flotando porque no tenía un lugar dónde trabajar y mi tiempo o no podía desarrollarme. Entonces, desde esa frustración, como cuando querí hacer algo y esta saliendo bien y los factores externos te dicen “no”. Eso es fome.

P: La melodías de guitarra las hizo el Ándrés y lo vi con ganas de hacer una melodia pegajosa. Hacer una wea wena, está bien. A mi siempre se me quedó que la canción está buena cuando la melodía es entretenida y la letra pega. Es un poco lo que queremos hacer nosotros e intentamos hacer.  

Escucha ambos EPs a continuación:

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO