Parálisis del Sueño desmenuza Brígido, su primer larga duración, canción por canción

Parálisis del Sueño prensa 01

Antes de que la pandemia azotara al mundo y a la escena musical, la banda Parálisis del Sueño estrenó su primer larga duración.

‘Brígido’, lanzado el primer viernes de febrero marcó un siguiente paso para la agrupación que había dado sus primeros avisos con una serie de EP’s. Con una mezcla de melodía parsimoniosa y rock estridente, el cuarteto buscó más e indagó en otros estilos.

Este es un disco que marca una mutación sonora dentro del catálogo de la Parálisis del Sueño”, señala la banda compuesta por Kotalo Gallardo (voz), Pablo Orellana (bajo), Diego Soto (guitarra) y Javier Mansilla (batería). Una mutación que la propia agrupación fue comentando canción por canción.

Puedes leer este nuevo XTrack, escuchando cada tema de Brígido, el debut larga duración de Parálisis del Sueño.


Zodiaco

Como parte de esta mutación sonora, nos pareció ideal que “Zodiaco” fuera la carta de presentación de esta nueva propuesta. Así uno le da play al disco y se hace al tiro una idea de cómo se viene el recorrido.

La canción se arranca hacia un terreno más pop, una especie de balada latina, algo que no habíamos explorado anteriormente. Recuerdo haberla escrito evitando la típica estructura estrofa, coro, estrofa, coro. Quería que fuera un relato que fuera creciendo y tuviera su clímax al final. Y tiene la particularidad de ser la primera composición en tener arreglos de trompeta, ejecutados por Gonzalo Cuadra (Personal Papers, Acoustic On Fridays), que le dan más dramatismo a toda esta historia de amor, lujuria, culpas, signos y Pedrito Engel.

Música, maestra

‘Música, maestra’ tiene ese elemento explosivo y más tirado hacia la distorsión, que revela otra faceta de la banda y contrasta con la primera canción.

Ha sido bacán ver que la gente que nos escucha se identifica con la canción a pesar de estar llena de autoreferencias y guiños, pero que al parecer logran permear en quienes prestan atención a la letra. ¿Cómo no identificarse con una carta de amor a la música? A los que tengan un vínculo fuerte con ella, ya sea como oyente, como investigador o como músico, seguro que la canción le va a hacer sentido.

Sincerarnos

El proceso creativo de Brígido nos hizo revisitar algunas ideas que habían quedado estancadas hace mucho tiempo. ‘Sincerarnos’ era una de esas. Tenía las secuencias de acordes definidas, la estructura general, la letra de las estrofas, pero no podía dar con el coro ni con la parte final todavía, así que la necesidad de ir resolviendo maquetas pendientes nos llevó a amarrarla y a lograr un resultado que nos dejó súper conformes.

En ese proceso fue vital la producción musical de Fabián Paz (teclados, guitarra y coros), que fue el último en sumarse a la formación actual de la parálisis, y que logró aportar una visión más fresca y diversa a la estética de esta canción.

Vamos a encontrarnos

¡La mamá de todas las canciones del disco! Y fue la que trajo todas las nuevas herramientas al proceso creativo. Cuando la hicimos notamos un giro en la forma en la que estábamos trabajando y también en la manera en la que estábamos empezando a narrar las historias.

Pasó algo bien bonito con este tema. Hace un tiempo, armamos un formato acústico para una sesión en La Vitrola y a la gente le gustó tanto, que empezó a pedir una versión acústica para escucharla en Spotify, así que la grabamos. Aquí se refleja que el disco fue pensado para que las canciones pudieran funcionar en el formato más reducido posible. Guitarrero si es posible, de fogata.

Gran Desvío

“Te estuve esperando, amiga, y llegaste bien esta noche”.

Tal vez la mejor forma de explicar ‘Gran Desvío’, es decir que nace del miedo a que alguien a quien quieres mucho (mamá, hermana, polola, amiga, hija), no pueda volver sana y salva a su casa. Es la angustia de sentir que algo terrible le puede pasar en el camino, pero al mismo tiempo es ese instante de alivio y alegría al abrazar a esa persona y saber que ya está de regreso y está bien.

Es una realidad espantosa la que viven las chiquillas en la calle y es súper deprimente saber que a la mayoría les han pasado cosas desagradables, traumantes y violentas. El hecho de ver que una de las frases que más se repite en las marchas es “No nos maten” o “Nos queremos vivas” dice mucho.

Rézale a todos los santos

Es un llamado de atención para esa gente que se la pasa llorando y quejándose y no hace nada por arreglar las cosas. Todos somos así en algún momento ¿o no?
Supongo que puede servir para despabilar, para sacudirse cuando uno está en un punto muerto. Es un reto, una pará de carros desde un lugar súper íntimo e introspectivo.

Antes disfrutaba el silencio

Dos personas en una pieza, una cama, música sonando bajito, luz apagada y esta canción.

Brígido

Posiblemente sea la idea/maqueta más antigua de todas, pero también fue una de las últimas en trabajarse pensando en incluirla en este disco. Sobre la letra no creo que haya mucho que explicar, porque es bastante precisa y directa: Si no va a aportar, no estorbe.

Tanto duele

Para este disco hubo dos ideas de boleros, pero finalmente optamos por desarrollar sólo una, siendo esta. Nunca antes habíamos incluido una canción así en nuestros discos. Sin embargo, cuando se presentó la canción a la banda, a nadie le hizo ruido que fuera así de distinta a lo que veníamos haciendo, por el contrario, todos apañamos y el experimento tomó onda al tiro. Lo loco fue después, cuando hubo que decidir si efectivamente iba a ir en el disco, entremedio de todas esas otras volás que nos pegamos.

El tiempo le dio la razón pues (risas). Es de las que más gustan ahora, junto con las que representan esa faceta de la banda que no se había visto hasta el momento. Si metimos un bolero a Brígido, en un próximo disco podemos meter y mezclar el estilo que sea. Total, lo que importa es que la canción se defienda bien y ésta parece que va re bien encaminada.

Mención especial a Erika Céspedes, de Orquesta La Mangata, que nos ayudó con los bongós, maracas y algunos adornitos que le dieron onda a la versión final.

Japonesa

La maqueta original de esta canción también es antigua y tenía unos balbuceos en un japonés súper chanta, pero aún así sonaba bien jaja, algo tenía, así que la rescatamos. ¡Era como el ending de un anime!

Fabián y Blosqui (bajo) le hicieron una producción musical que le dio otro toque, la llevaron hacia otro lugar en cuanto a sonoridad, me recuerda mucho al trip hop o a cosas más de crooner. La letra narra una historia que bien podría ser la continuación de ‘Vamos a encontrarnos’, y así este engendro fue tomando su propia personalidad. Recuerdo que al tiro dijimos “tiene que ser la que cierre el disco”. Es que es como épica o dramática, no sé muy bien cómo definirla pero si la escuchan van a cachar al tiro a qué me refiero. Es el gran final.


FICHA TÉCNICA

Música por Parálisis del Sueño
Letras por Kotalo Gallardo

Parálisis del Sueño es:
Kotalo Gallardo (Voz, guitarra, teclados)
Pablo Orellana (Bajo)
Fabián Paz (Guitarra, teclados, coros, samplers)
Diego Soto (Guitarras)
Javier Mansilla (Bateria, coros, cajón peruano)

Artistas invitados:
Erika Céspedes (Bongó y Maracas en Track 9)
Gonzalo Cuadra (Trompeta en Track 1)

Producido por Parálisis del Sueño
Masterizado por Juan Pablo Quezada
Tracks 4, 6 y 7 grabados y mezclados por Simón Larraín.
El resto de los tracks grabados y mezclados por Juan Pablo Quezada en Santuario Sónico.
Arte por Carolina Parsons

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO