Oscar Hauyon explica cada canción de su EP "No necesito más"

oscar-hauyon-1

Oscar Hauyon tuvo días de silencio. El ovallino devenido en padre y hombre de familia decidió vender todos sus instrumentos y había decidido dejar sus días en la música como un bello recuerdo adolescente.

Quien a temprana edad armó, lideró y desarmó Polter (2001-2010, 2012), una de las bandas locales que rotaba en las radios a mediados de la década pasada, decidía así abocarse en su rol de periodista y gestor cultural, tal como un futbolista retirado aleona a nuevas generaciones desde una trinchera distinta. Pero la música nunca ha sido un deporte.

A 3 años de “La trampa de la evolución” (2016) la inspiración llegó de pronto y las canciones aparecieron como un purificador de nuevas fuerzas.

Cinco composiciones originales, esta vez con un sonido volcado al powerpop, componen “No necesito más”, el trabajo más adulto de un músico que ya no necesita de grandes giras, actuaciones en la televisión ni fanáticada calcetinera para seguir imponiendo sus propios términos.

Desde Vicuña, la cuna de Gabriela Mistral en el Valle del Elqui, Hauyon analiza en conversación con LaRata.cl su nuevo álbum, canción por canción.


A Destiempo

Lo primero que debo decir sobre este EP es que en general traté por todos los medios de que estuviera guiado por el sonido de piano. Todas las canciones tienen este sonido como el elemento central. Durante el verano salí a tocar shows unipersonales, y de esa experiencia se produjo una reconciliación sónica. Por lo mismo, acá hay poco y nada de sintetizadores, y también cero guitarras. La idea era mantener durante las cinco canciones un power-trío de batería, bajo y piano.

Sobre “A Destiempo” creo que es una canción sobre ser adulto. Y es rock porque le habla a la gente de mi generación, que a veces nos encontramos algo extraños en este mundo post-streaming, post-reggaeton, post-realities, post-postverdad. Estamos ‘a destiempo’ con ese panorama y necesitamos de repente volver ‘a casa’ y esa casa es el rock, una música que ha estado ahí para acunar nostalgias y acompañar vivencias agridulces.

Entre los ruidos que cierran la canción, está mi hija Isabel, de 3 años, tocando su batería de juguete.

Siervos

Es una canción que trata un tema pesado y controvertido, pero lo hace con ritmo, con una melodía juguetona que se hace algo burlona. Creo que por ahí sobrevuela el Jorge González que habita en todo compositor chileno actual. También hay algo de los musicales, en cómo mete y saca personajes en la voz principal; de hecho, hasta jugué con la idea de un coro de iglesia.

En cada uno de mis discos ha tenido una momento para deslizar algo así como mi línea editorial. En este caso, una canción sobre los pastores de las iglesias y sus pecados. Me parece imperdonable la pedofilia que se convirtió en el cáncer de la iglesia católica, y dentro de ese descreimiento también está en una escala menor el lucro desenfrenado de algunos de los principales personeros de las iglesias evangélicas. Son personas que supuestamente han templado sus caracteres para ser guías y puentes hacia lo divino, pero nada más lejos en la práctica. Además se buscó hacernos creer que eran casos aislados, y al final empezamos a ver que estaban metidos algunos de los más reconocibles rostros.

Ensoñar

Para una canción sobre amores obsesivos, relaciones posesivas y celos desmedidos, se me hizo justo experimentar un poco con el dembow, con esa rítmica de reggaeton, pero sin llegar a serlo del todo. Digamos que es un pop latino que roza algo de las fórmulas comerciales actuales; un ejercicio de estilo. Lo que más me gusta es que la melodía salió desde lo que hace la mano derecha en el piano, guiando en serio lo que hacen la voz y el bajo.

Otra cosa que también quise hacer fue alterar e invertir los acordes lo más que se pudiera, para dar ese airecito medio jazzy, que es como algo un poquito más sofisticado o elitista. Un contraste, un contrapunto de ideas.

Sumergido

Esto es soft-rock y pop de los 70’s. Air Supply, Mocedades, Jeanette, Carpenters y todas esas cosas suavecitas que sonaban en la radio de mi papá. Es puro camp, con una melodía cursi en el estribillo como hace rato no me salía. La letra es sobre el ir perdiendo la memoria de quien uno es. Darse cuenta de que el paso del tiempo también genera cortinas de humo que te separan de los sueños juveniles o anhelos infantiles. Finalmente también darse cuenta de que uno es esculpido por el devenir: nunca se es la misma persona.

Isa

La canción más larga de este EP es también mi “himno a la paternidad”. Ser padre de una niñita ha sido lo más bonito que me puede haber pasado. Siento que mi hija tiene tanto de mi, pero en una versión más evolucionada y sensible. Ha nacido en un excelente momento, en el que el papel, la consideración y la definición de la mujer han logrado que muchos temas en torno al género y la sociedad en general sean afectados irreversiblemente.

Musicalmente creo que es era necesario terminar en viaje con una sonrisa, con un diseño sonoro bien directo, con pocos elementos sonoros pero bien al frente y sin tantas capas. Isabel, mi hija, estuvo presente en toda la mezcla y masterización del disco, dando vueltas y jugando entre mis cosas, aprendiéndose las melodías, cantando fuerte. Obviamente, tenía que estar… en esta canción, sale contando y conversando conmigo en algunos planos de mezcla.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO