ileta Marchita explica la melancolía en clave rap de "Demos Deamor", canción por canción

ileta marchita 1

ileta Marchita nace en 2017, momento en que Matías Alejandro decide mostrarle demos que grabó en su pieza al productor Pablo Stipicic. La intensión era profesionalizar las grabaciones caseras, proceso que duró un año en mezclarse. “No fue una sesión y chao, nos tomamos las cosas muy en serio”.

Con influencias variadas como Deftones, Ghostemane y Tyler the Creator; Ileta Marchita presente un sonido que amalgama el rap/spoken word con una propuesta heterodoxa en que guitarras, pianos y violines comparten lugar. Se puede definir como una rap enérgico pero sofisticado.

El primer disco no tuvo mucha promoción, hasta la publicación del video de No respires. Ahí es donde Matías mostró el concepto que encierra su proyecto: música desde una perspectiva cinematográfica que, en esa ocasión, abarcaba un trabajo centrado en el horror y la locura.

En su nuevo disco, Demos Deamor trae un concepto diametralmente distinto. Explora la soledad, la depresión y la nostalgia, es un disco introvertido e íntimo. Esta misma placa lo llevó a estar nominado en cuatro categorías en los Premios Índigo 2019, resultando ganador en dos: “Mejor arte y diseño” y “Mejor artista revelación”. Pero Matías no se detiene y prepara para abril próximo el debut de un potente formato banda.

En esta entrevista, Matías Alejandro difumina las nieblas melancólicas de su última producción.

Lo que quedó (de nosotros) en Ángaro

“Esa canción es muy antigua, de la época del primer disco, pero era muy cara grabarla en ese momento porque tiene muchos detalles. Le comenté a (Arturo) Zegers si es que le tincaba grabarla para este disco. Y sobre la temática, habla de la traición.”

“Esa canción tiene un video muy bonito, nos demoramos un año en hacerlo. Fue muy espontáneo crear la historia, el trasfondo; esa idea de alguien que huye de sus dolores y quema su pasado. El video es muy cinematográfico porque me enamoré antes del cine que de la música, desde niño fui muy adicto a la tele.”

Delirio (es lo único que quiero)

Gabriel Ramssy estaba grabando en Triana al mismo tiempo que yo y le propuse escribir un tema juntos, pero no un feat, sino que algo para Ileta Marchita. Nos juntamos en su mini estudio y fuimos armándolo. Grabamos un demo y en la segunda reunión lo cerramos. Su creatividad es demasiado grande. Recuerdo que me dijo: “¿y si le metemos unas mandolinas?” y yo no conocía mucho sus habilidades de músico pero cuando las tocó ahí pensé, este tipo es seco.”

“La canción habla de querer estar loco. Habla del arriesgar y romper la normalidad, las dudas y preguntas que nos imponen los demás para no dejarnos vivir nuestras ideas, nuestros proyectos“.

Naima, no me dejes morir aquí

“Invitamos al Gabo Paillao (La Brígida Orquesta) a grabar como sesionista y me gustó tanto su trabajo que le propuse escribir algo juntos. Recuerdo que le mandé un demo con el coro cantado a capella: “No me dejes morir aquí, no te alejes más de mí”, nos juntamos y lo compusimos como en dos días.

“Esa letra es la mejor del disco, es súper poética. Es curioso porque las emociones de las que hablo ahí no las sentía en el momento que la escribí. También ese tema es el que quedó más minimalista. Desde el día uno le dije a Zegers: “No me dejís ponerle nada más, solo la quiero con piano y voz“. Me gusta que quedara como dúo con un pianista tan bueno como el Gabo.

Si las nubes lloran

“Este track lo escribí en mi casa, solo. Le mandé la grabación a un amigo guitarrista de Nueva York, de la escuela de música donde estudiaba; un pendejo terrible bueno. El compuso la guitarra principal así que igual aparece como compositor. Junté todo y cuando escuché lo que me mandó me gustó tanto que le regalé un solo. Recuerdo que se lo tarareé y él le puso lo suyo”.

“Esa canción, antes de llegar al disco, hablaba del suicidio pero de una forma muy, muy explícita. Cuando se la mostré a Zegers él me dijo que era demasiado oscura. Pasó una muerte muy cercana en mi círculo y decidí no escribir de eso porque era demasiado denso y podía ser hacer daño a quien lo escucha. Al final, le cambié la letra y trata sobre una pareja en la que ella lo está dejando ir. Espero que la letra inédita de esa canción nunca vea la luz porque es muy horrible.”

Cuando baja la noche

“Es el cierre del disco y fue la primera canción que escribí (salvo Ángaro que ya estaba escrita). Es un cierre redondo porque el disco fue pensado como un concepto. La idea era componer, grabar y producir en un año, y se logró. Es algo que me propuse porque no quería que me pasara lo que le pasa a algunos artistas jóvenes, que están mucho tiempo preparando el primer lanzamiento.”

Este fue el tema con el que llegué a Zegers. Le mandé un extracto, como diez segundos. Le gustó y decidimos trabajar juntos.”

“Recuerdo que lo escribí en la playa, con los pies en la arena. En ese momento estaba muy enamorado y el tema es puro amor. Es gracioso porque el primer disco era violento y oscuro, pero lo primero que hice para el segundo fue algo muy diferente.”

¿Te gustó? Puedes seguior a ileta Marchita en Instagram

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO