Dulce y Agraz nos guía por su nuevo EP y poemario "La Piel", canción por canción

Fotos por: Javiera Villaseca
Fotos por: Javiera Villaseca

La cantautora Dulce y Agraz estrena su nuevo trabajo “La Piel”, mostrándonos una faceta de profunda reflexión musical y poética. El EP presenta cinco canciones, de las cuales ya conocimos los sencillos “La Piel” y “Ay, Amor”, y se completa hoy con “Amarte Como el Aire”, donde la artista se arriesga con ritmos R&B, siguiendo la línea urbana y experimental que desarrolló en esta nueva placa.

“La Piel” viene a ser el tercer trabajo en estudio de Daniela González Melia, luego de su EP homónimo (2015) y su álbum “Trino” (2018). Este lanzamiento expande el universo del proyecto, porque además del EP , la cantante dispone del poemario “La Piel”, un trabajo conceptual para tangibilizar el territorio del sentir. Tres poemas y un cancionero que recorren las vergüenzas del cuerpo y la sexualidad, el amar y disfrutar, y lo erótico de concretar algunos sentimientos que envuelven al amor. Un trabajo que realizó junto a Carolina Castro Zamorano de Bestiario Ediciones. La carátula del EP fue hecha Paula Salazar.

EP y Poemario: “Lo que vivo se traduce en lo que escribo”

[La idea] nace al cuestionarme mi propia identidad, mi propia sexualidad y mi propio concepto del amor. En lo personal mi herramienta siempre ha sido reflexionar a través de la música y del arte en general (…) Entre marzo y mayo del año pasado entré a un taller disidente llamado “Moda y Pueblo” de la Carnicería Punk, era un taller de poesía y narrativa donde veíamos temáticas disidentes (…) Eso me llevó a pensar la relación que tenía, y de antes de llegar a Santiago hace como dos años. Yo pensaba que era una niña heterosexual y eso me llevó a tener un concepto del amor súper patriarcal y posesivo, que más encima no me acomodaba porque siento que nunca tuve una relación “bonita” siendo una niña heterosexual. Hubo muy pocos momentos en los que logré conectarme conmigo misma y disfrutar, en el fondo, de todo; del amor, del cuerpo, del conocer a un otro.

Yo igual soy súper ascendente sagitario, súper reflexiva, filosófica, entonces igual me hizo reconfigurar todo lo que pensaba y lo que sentía con respecto al amor y las relaciones. El hecho de que un hombre, en mi adolescencia, me haya maltratado yo creo que me hizo castigar la “apropiación” que se da  en las relaciones monógamas y no la consideré nunca más como una posibilidad, y creo que solo desde esta vereda, cuando me doy cuenta que no soy heterosexual, de que hay amores muy diversos y relaciones/vínculos muy diversos, me puedo volver a replantear “¿Cómo es estar con alguien en una relación monógama de una forma sana?” (…) Lo que vivo se traduce en lo que escribo porque yo siento que hacer música y escribir es cómo llevo mi vida, ordeno mi cabeza y me conecto con mi corazón. 

“Ay, Amor”: triángulos amorosos, fuego e intensidad

Siempre me pasa lo mismo, siento que la primera vez me pasó casi por accidente, me enamoré de una personas que estaba con alguien más y yo tuve que luchar mucho contra todos esos sentimientos de celos y de rechazo. Yo pensé que esa era la forma más sana de vivir el amor porque yo pensaba que el sentido de  apropiación que existe en la monogamia te llevaba a resultados como el femicidio o los celos, yo pensaba que todo venía de ahí, que la monogamia tenía en su estructura una cosa turbia, evidencialmente eso aprendí.

Sin embargo cuando yo quise salirme de ese esquema y vivir una relación abierta donde no hubiera este sentido de apropiación me tuve que enfrentar a esos sentimientos que inevitablemente nacen en una relación abierta, que es sentir de repente que puedes ser desplazado o sentir que las cosas hay que conservarlas, está también este tema de la responsabilidad afectiva donde la idea es no provocarle un mal innecesario al otro. No sé si lo pensé mucho al escribir [la canción] pero en ese momento solo recordé muy visceralmente lo que me generaba en un principio tener una relación abierta y las inseguridades que yo sentía, fue necesario para mí representar el inicio de todo este nuevo concepto que yo quiero vivir, y me sirvió para entender cómo vivir esto de forma más amena.

Marea Ondulante

Lo primero que escribí sobre “La Piel” fue el poema “La Piel” que dice “navego lívida en tu mirada mareo ondulante, tu mirada mareo ondulante, toco la piel donde dibujo tu boca, mido las ganas de desarmar tu trenza, las manos llegan donde desvisten los ojos y desconozco el temor de que amanezca”. Esto fue lo primero que me conectó con algo más erótico, esto lo escribí en el taller y me acuerdo que una compañera me dijo “oye esto es súper soft porn” (…) después de eso nació la canción.

No es que el disco haya nacido conceptual, yo lo fui tejiendo para que se entendiera así, porque algunas cosas vinieron antes, otras después. Y para unir “Ay, Amor” con “La Piel” quise darle esa transición, entonces agarré ese poema y le puse un pre coro para poder iniciar “La Piel”.


La Piel

Yo creo que fue el primer sentido que se despertó en mí, fue mi órgano de aprendizaje con respecto al amor. Estuve igual harto tiempo cuestionándome y buscándome una orientación sexual y siento que me preguntaba mucho ¿Qué me gusta? y en el fondo tuve que darme muchas vueltas para entender que no necesariamente uno quiere a un cuerpo por lo que tiene si no que la piel es un engranaje común entre todos los cuerpos existentes, y quise hablar de un amor universal, entonces la piel es una forma general de hablar sobre el cuerpo, porque no puedo hablar de colores pero si puedo hablar de texturas, como de algo más general.

Siento que la piel en ese sentido es un hablar del cuerpo sin hablar del cuerpo, es hablar de las cosas sensibles y de las transmisiones que se generan en la piel, porque al final es la piel donde sentimos la “piel de gallina”, se quedan rastros de cariño, eso es lo que se nos mueve cuando estamos enamorados y para mí era más sencillo empezar desde ahí ¿Qué es lo que siente mi piel con respecto a esto? (…) Todos podemos partir desde ahí para entender el amor en términos generales, yo siento que la piel es un comunicador de lo que nos pasa en el interior, todo se traduce a la piel, todo se lleva a la piel, más que a las palabras, la piel reacciona por si sola, las palabras uno las piensa.


Ser el Viento en Tus Olas: “Estar frente a ti es como estar frente al mar…”

[La simbología del EP] es pura corriente de consciencia, si le busco algo es porque yo siento que el mar o el agua representa el placer femenino. Y el mar es algo indomable, insondable, muy profundo y hermoso, no lo puedes controlar ni dominar de ninguna forma, solo puedes bañarte en el mar y admirarlo y disfrutarlo, y como que viene y va, tiene una capacidad hermosa, destructora, como el fuego, como todo lo elemental, sólo puedes existir junto al mar en la medida en que te lo permita.

Siento que es una forma bacán de ver a otras personas v/s salvajismo y todo lo que es, y admirarlo, y tratar de amoldarse, y nunca poseerlo si no como tratar de fluir con esa persona (…) Si tú eres el mar yo quiero ser un complemento para ti. En ese sentido yo sería el viento, no es más grande, yo creo que se trata de representar figuras donde haya respeto, y existe un amor simbiótico y equitativo en la naturaleza, una armonía. Siento que ,si la vida me lo permite, a mí en el amor me gustaría tratar de lograr esa armonía, me gustaría tratar de estar con alguien y ojalá nunca interrumpirle su vida, solo de verdad ser un aporte, si voy a tener a esa persona en mi vida es porque va a ser un aporte y me va a complementar, y yo también quiero ser un aporte, quiero moverle su flujo, que crezca

.

Amarte Como el Aire

Musicalmente está inspirada en The Internet, en toda la música urbana como Rosalia a J Balvin (…) Puede ser que un referente de amor sea “Venus As a Boy” (Bjork), encuentro muy maravilloso ese amor que describe, me parece interesante, es una sexualidad muy trascendental, porque nunca se habla de un cuerpo tan explícito (…) es un “soft porn“, muy contemporáneo.

El lanzamiento del EP fue seguido por el estreno del videolyric  animado por Ángela Jarpa, directora de Monstruosa Estudio.

 


Puedes escuchar el EP “La Piel”, de Dulce y Agraz aquí:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO