Denise Rosenthal revela los secretos canción por canción de su nuevo disco "Todas Seremos Reinas"

xtrack-denise-rosenthal-todas-seremos-reinas

A diferencia de los discos pop que han ido alimentando las playlists de este último año y medio, Todas Seremos Reinas, el esperado nuevo álbum de Denise Rosenthal nace de ese costado del mundo que lucha día a día por cambiar todo lo malo que viene de las décadas anteriores, más allá de la existencia de una pandemia.

En 15 tracks, la cantante chilena dio forma a un trabajo honesto, resultado de un mundo interior que sumó experiencias e inquietudes que dejaron en paz su cabeza desde la salida de Cambio de Piel, su anterior trabajo del 2017 y que la convirtió en una de las artistas populares del país.

Durante estos años, no dejó de estar en el ojo público: además de las giras, fue adelantando su disco en una serie de singles digitales, varios de los cuales ya son hits de su repertorio como “Agua segura”, “Dormir” y “Demente”.

En palabras de la artista, el concepto de Todas Seremos Reinas “viene como a resignificar el poder, porque el poder se comparte. Es una invitación para que todes a que desarrollen su propio reinado también y se sientan dueños de su vida, de hacer su trono, de cuidar su espacio. Una invitación para fortalecernos, amarnos, respetarnos y construir dejando atrás las monarquías que ya están un poco añejas”.

A continuación, revisamos junto a Denise los 15 tracks de este álbum, disponible ya en plataformas digitales y que llegará a las tiendas bajo etiqueta Universal Music desde este viernes 28 de mayo en formato CD.


Todas seremos reinas

Es la introducción de este espacio narrativo. Da el pie a toda la conceptualización del disco. Este disco busca generar un espacio de colaboración, de voces, el quehacer social y artístico de las mujeres en nuestra sociedad. Los arreglos vocales están muy directamente relacionados al espacio creativo donde más me siento cómoda, en donde más creo que mi corazón se expresa, sin juicio, sin cumplir ciertas expectativas.

(El tema) está inspirado en un poema de Gabriela Mistral, nuestra gran poetiza chilena. Mi abuela siempre recitaba poemas y pasó de generación en generación este poema con muchos otros más. Mi abuela se lo recitaba a mi mamá, mi mamá me lo recitaba a mí, y así sucesivamente. As que no es solo una invitación a enaltecer mis propias reinas, mis propias inspiraciones, sino que también a compartir eso con otras mujeres y con otras quienes quieran iniciar ese proceso de autodescubrimiento y sanación.

Tiene Sabor

Viene a responder un poco acerca de fortalecer el statement de no compararse, de encontrar tu propia autenticidad, tu propia identidad como ser humano y como mujer también, sin entrar a lo que el sistema constantemente quiere, que es hacernos competir y generar espacios más individualistas. (…) Una invitación a amarse, a respetarse, independiente de los patrones y esquemas de belleza establecidos.

Muchas de las canciones las compuse solita en mi estudio. (En esta canción) armé una cama de voces y luego de eso hice la melodía. Nació así, en mi cuarto, experimentando, y fue todo junto, como un vómito de expresión (risas). Tenía hace mucho rato ganas de hablar sobre estas temáticas. Cuando hay una temática que me interesa, voy reflexionando mucho, buscando, y cuando ya he reflexionado lo suficiente y tengo un esbozo de ideas y nace una necesidad expresiva, me siento al estudio y hago las canciones.

Me enamoré de mí

Dice “Not you, but me”, o sea, “No tu, sino que a mí”. Es muy divertida porque nació en el último proceso. Vi el documental The Social Dilemma y como que me reventó la cabeza, porque entendí muchas cosas. Comprendí que también las redes sociales son un arma de doble filo y que, si bien, una tiene ciertas fortalezas y ciertas enterezas, todos somos humanos. Creo que hay como una inconsciencia con respecto a lo que realmente uno le puede provocar a otra persona. No porque yo esté en exposición tenga que “acostumbrarme” a los malos comentarios, eso no está bien.

Esta canción es como bastante irónica en ese sentido. Viene a decir como “ok, me enamoré de mí”, cosa que es una búsqueda inalcanzable. Espero que todos inicien ese proceso en algún momento, es una tarea ardua, asi que esta canción es como idealmente me gustaría tomarme las cosas, con más liviandad y más irrelevancia. Una parte de mí que quiere ser así.

No olvidar

Habla precisamente habla de nunca olvidar el propósito, del por qué estoy acá… también cómo enfrentar los procesos de crisis (…) “No olvidar” es mi modo de expresar y abrazar todas esas emociones, que a veces no son tan positivas, que forman parte del aprendizaje, pero que sin lugar a dudas nos permite fortalecernos y seguir adelante con nuestros desafíos, con nuestras metas.

Si te fijas, el lenguaje del disco también viene a resignificar algunos refranes populares, y en esta canción hay un refrán muy lindo que dice “en el mundo o en el mar, no se ahoga quien sabe nadar”. Es como aprender a navegar en estas emociones y situaciones que a veces son complejas, y aprender a nadar como sea. Cómo seguir fortaleciendo esas ganas de seguir explorando y encontrando la forma de no marearme en el camino.

Agua segura

Nació como “Tiene Sabor”, en mi pieza un día que estaba colapsada, muy angustiada, con mucha incertidumbre. Generalmente soy muy autocrítica conmigo, nunca estoy conforme con nada y hace mucho rato venía pensando en la forma de poder hacer una canción super pop, super popular, pero que pueda hacer algo, como activamente. Se me ocurrió esta idea de generar como semillitas, plantar estas semillas y generar afirmaciones positivas, que de alguna u otra manera, generaran cambios de paradigmas. Es como super ambicioso en verdad (risas).

Fue como “voy a decir: soy suficiente, soy valiente”, todas esas cosas que me quiero decir a mí constantemente, y la escribí pensando en eso, en qué me gustaría escuchar, para también invitar a todas las otras mujeres que quieran llenarse de esta fortaleza y seguridad, que creo que es muy necesaria.

Es un poco un resumen de lo que es este álbum. De hecho, es una de las primeras canciones que escribí y me ayudó mucho a fluir. O sea, yo soy súper agua: mi signo es agua, me gusta mucho el agua, el agua creo que es profundidad, es trasparencia. Entonces, sobre todo en los procesos que hoy estamos viviendo en torno a la crisis, en torno al agua, me parecía super valioso como enaltecer el agua como nuestro recurso natural base, lo que necesitamos para vivir. Ha sido un aprendizaje aprender a fluir y a moverme como lo hace el agua.

Sobre la participación de Mala Rodriguez: Cuando escribí la canción yo dejé ese espacio y dije “acá va a cantar Mala, me importa una raja” (risas), no hay otra opción. Lo dejé así, me moví, justo se dio que Mala era de Universal Music, asi que ellos me ayudaron a contactarme.
Ella vino para acá (mi casa) al almuerzo, le mostré la canción, le encantó, y se emocionó mucho. La grabamos… te juro que terminé llorando, fue tan linda. Esta canción fue muy sanador para las dos. Una terapia explícita en la música y la admiro mucho. Ella ha sido una mujer que ha hechos muchos cambios en la música, es una reina, un honor poder colaborado con ella.

Amor de madre

Es tan emocionante para mi, porque la introducción del disco (“Todas seremos reinas”) también busca un poco sanar el linaje femenino de mi familia. Creo que todos los seres humanos tenemos que sanar la relación con nuestra madre, de alguna manera. Como que todos tenemos algún conflicto con la madre… creo que, queramos o no, hay que abrazar esos procesos, hay que sanar toda esas cargas generacionales.

Yo amo a mi mamá, ella fue una inspiración, mi abuela y todas mis mujeres han sido parte muy importante de mi desarrollo, de quien soy, y si bien la amo, obviamente hay conflictos que constantemente estamos trabajando en conjunto. La canción es súper honesta en ese sentido, en decir: te amo, por ti florezco y sé que hay muchos conflictos que tenemos que resolver, pero soy un espejo, yo tengo lo que tu tienes o yo tengo lo que tu tienes. Es como una sanación activa esta canción.

Gira el mundo gira

Es entender que el mundo avanza, que hay muchos cambios, hay conflictos, pero siempre se puede florecer aunque esté un mundo hostil. Aunque uno esté en el cemento, siempre hay una leve esperanza de que uno puede resurgir. Eso es la resistencia, la resilencia, que también se ha traído de generación en generación. Mi abuela es una mujer resiliente, hermosa, y me ha enseñado a cómo perseverar y a fortalecerse en los tiempos difíciles.

Ni un fruto

También viene del proceso de estar en la pieza y botar… es como una liberación, de invitar al hombre a ser parte de la reflexión. Hay un dicho que se dice: “Del hombre que es bruto no sale ni un fruto”. También viene a resignificar este refrán popular. Es una invitación a analizarse, a estar consciente de que una tiene que generar cambios internos, en pro de poder generar espacios más colaborativos, más conscientes, más equitativos.

La escribí porque, para mí, es complejo ser mujer y habitar la industria popular. Si bien, hay varios prejuicios que he tenido que derribar a lo largo del tiempo, constantemente se hace complejo como lidiar con las exigencias que supuestamente se le ponen a una imagen femenina dentro del pop.

Es una canción que viene a ser un poco más crítica, pero con una propuesta clara, que es una invitación a analizarse, cuestionar todos esos patrones aprendidos y tratar de transformarlos y de construirnos. En especial para el hombre, porque es necesario que el hombre también inicie ese proceso, no sólo las mujeres.

El amor no duele

Tiene una intención súper clara: es poder resignificar el amor en las canciones románticas.

Generalmente las canciones románticas de pérdida son como “sin ti me muero”, “me falta el aire si no estás”, “mi vida no tiene sentido ahora que no estás”… ¡basta!, las relaciones tóxicas son predominantes en la cultura latinoamericana y son quienes llevan a la violencia de género. Para mí, la máxima prevención está en poder refortalecer el valor interno para poder prevenir, enfrentarse a situaciones dañinas, porque no hay ninguna mujer, ninguna persona, que no se haya enfrentado a una relación que no le hace bien, porque nos llevamos a esos límites, o porque nos han enseñado que el amor romántico-tóxico es como el amor pasión, el amor real… y eso no está bien. Hay que cambiarlo. El amor es una decisión, es hermoso, es sano y tiene que ser positivo.

Esta canción nació después de mucho tiempo, es como la evolución de “Cabello de angel” (Track 7 de Cambio de Piel, 2017), que fue en base a una analogía de una hierva parásita que vive a costa de una planta madre.

La escribí justo después de un incidente. Estábamos en Concepción en una gira y justo mi equipo salió (…) me quedé en el hotel y al otro día me contaron que presenciaron una situación super violenta, de dos personas discutiendo muy fuerte. Quedé tan afectada, porque esas son cosas que me duelen, y estuve todo el camino pensando, reflexionando. Apenas llegue a la casa escribí esta canción, la boté en media hora y ya estaba lista. Era algo que tenía en mi cabeza rondando hace mucho tiempo.

Flor de Azucena

¡Sí! La escribí en mi cumpleaños del 2018, estaba un poco melancólica, y también es como un recordatorio. Cuando estoy triste, me gusta escucharla, porque es como conectarme conmigo misma, como con decir “ok, tu puedes, pero por favor, no me abandones”, es como a mi misma no te abadondes, sigue tu propósito, sigue adelante. Nació también muy de agarré la guitarra, estaba un poco angustiada, triste, justo fue mi cumpleaños. El cumpleaños siempre pa mi tiendo a reflexionar, a ver donde quiero ir, qué es lo que logrado, hago una carta a mi misma, entonces es como una canción que nació desde ahí, super trasparente y fluida.

Dormir

Es el punto de fuga. Es una canción pop, romántica, sana, linda, generar un refugio, un espacio. Lo importante de sentirse en hogar. El amor es eso, sentirse cobijada, cuidada.

Corazón de miel

Siento que ahí es un tema…  que no sé, está ahí (risas) Para serte sincera, estaba la base, me gustó, la escribí pero no tiene ninguna (razón), la escribí nomás. Era hacer una canción de amor, pero sana, un jugueteo pero constructivo.

Ella y él

Es más neosoul. Quería hace rato componer una canción así y dejé fluir todo lo importante que es la comunicación, establecer relaciones que permitan exponer la vulnerabilidad, el sentido profundo de la compañía. También quise explorar otra manera narrativa, contar la historia no solo como “me pasa a mi”, sino que externalizar, probar otras cosas… Es algo que a veces me cuesta, que siempre tiendo a hablar de mis procesos y de lo que yo vivo. Quise explorar desde otro lugar y creo que fue un resultado lindo.

Demente

Es más cercano a lo urbano, a lo como latino, pero también con otros riesgos e influencias. Nació de Dani Blau, una compositora de Miami súper capa. Escuché la canción y me encantó, asi que la sumamos al disco y también la trabajamos en conjunto. Le modificamos algunas cosas, invitamos a Lola Indigo. Es una canción súper distinta al resto, pero igual convive muy bien con los otros mundos.

Sobre Lola Indigo: Me encanta su trabajo, su fuerza, su tenacidad. Ella trabaja de una manera super simil a mi, es dueña de su música, de sus decisiones. La invité porque quería tener su presencia en esta canción, y fluyó todo súper bien, se entregó muchísimo. Le aporta mucho.

Sólo hay una vida

Es una expresión bastante artística. Es una necesidad de decirme: hay muchas cosas que yo quiero en la vida, que estoy explorando, y llevándome a mi misma a descubrir, a construir, pero tengo súper claro lo que nunca quiero ser en mi vida
Esta canción es como “sólo hay una vida que no quiero tener, y nunca quiero llegar ahí”, eso es.  Esa oscuridad y profundidad de decir que hay cosas que nunca voy a ser.

Bonus track: el arte del disco

Los colaboradores del arte del disco han sido maravillosos, porque yo soy super como estructurada para trabajar. Les mandé todo lo que quería, la foto, las intervenciones, el ramo, que cada lazo representa el poder de todas las mujeres. Era mucha información y fue super lindo el trabajo con los dos, porque fuimos creando en el momento y ellos se fueron sincronizando y sintonizando con mi necesidad creativa.

Eso es super importante, porque son colaboradores super honestos, no sobreponen su visión al proyecto sino que se prestaron para servir al proyecto y aportar desde su arte. Me siento muy orgullosa de la representación de cada Denise y de cada intervención de Caiozzama, que es un artista que AMO, es increíble. Esteban Vargas también fue el fotógrafo y lo amo, hace rato que ya veníamos trabajando, y Taira Sedini, que fue la diseñadora, hizo todos los arreglitos para que estuviera toda la gráfica en una simbiosis perfecta.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO