Contrabanda cuenta todos los detalles de su álbum debut "Contradicciones", canción por canción

Contrabanda

En medio de una pandemia mundial y un estallido social que ha remecido a Chile desde octubre del año pasado, Contrabanda lanza “Contradicciones”, un disco lleno de mensajes y ritmos variados que  entrelazan rock, cumbia, ska, pop y reggae, sin ningún prejuicio ni frontera. Aunque se definen “pachanga progresiva”, una etiqueta no logra encasillar el original sonido de esta banda.

Conformado por músicos oriundos del sur de Chile, Contrabanda se asemeja a  una pequeña orquesta que llena el escenario con un gran abanico de canciones, invitando a la fiesta y a la reflexión. Esta especie de contradicción se convierte en la vértebra del proyecto y en lo que une y solidifica las diez pistas que dan forma a su álbum debut, estrenado en abril de este año en plataformas digitales.

Conversamos con el grupo para revelar todos los detalles ocultos (y no tanto) que trae “Contradicciones“. Te invitamos a escucharlo mientras lees la nota.

Chile $.A.

Esta fue la primera canción que armamos como single, mucho antes de grabar la versión del disco. Creo que lo más importante de este proceso fue que ahí conocimos a Pablo Acuña, que estuvo a la cabeza de la pre-producción y producción del tema. Marcó una gran diferencia, porque antes de eso éramos bien tímidos para probar ideas en general, muy apegados a las primeras versiones; y Pablo nos alentó a ver todas las posibilidades que tiene una idea inicial. El mismo ejercicio que hicimos con él para Chile S.A., fue el que después aplicamos para el resto de canciones del disco.

En este ska, tomamos imágenes de la naturaleza social o política del país, y las presentamos con ese lenguaje empresarial que pretende darle un aire de objetividad a lo que toca.  Al final suena irónico, porque hablamos de cosas que claramente no son neutrales ni se pueden resolver técnicamente. Las locuciones de la primera versión de Chile S.A. incluyen la definición de sociedad anónima, un aviso de corte de agua y una cuña de Mosciatti: “pero todo esto es secreto, pregúntele a un parlamentario quién le hace aportes”. Dos años después, en el mismo lugar está la declaración de guerra de Piñera al inicio del estallido social y el “cabros, esto no prendió” de Clemente Pérez (ex director del Metro de Santiago), retratando estos dos momentos del país como una saga.

Cumbia Dembow

Esta canción de desamor fue nuestra primera incursión en ritmos bailables. El contraste entre la letra y la música es el alma de este tema, en un ánimo de cantar la pena de forma festiva;  por eso la letra “cómo cantamos al dolor con ritmo de cumbia dembow”.  Arreglar esta canción significó un ejercicio muy divertido para nosotros, que hasta entonces nos sentíamos más cercanos al rock: imitar instrumentalmente el sonido del reggaetón. Por dar un ejemplo, el punteo del charango en el coro es una idea basada en “mala conducta” de Alexis & Fido. También por este tema decidimos incorporar a Cabritas en el teclado, luego de que grabara tumbaos para la sección final de salsa.

A este tema le tenemos un cariño especial porque es nuestro primer videoclip más propio, fue realizado por Roberto en asociación con Antonia Puga. Ahí armamos una historia a partir de la letra, pero metiéndonos más en el lado siniestro de lo festivo, donde aflora lo más primitivo. La entrada a ese lado la ligamos harto con nuestra cultura del alcohol, que es un tema que también tocamos en otras canciones del disco.

La Nueva

Cuando recién estábamos sacando esta canción le decíamos “la nueva”, porque aún no tenía título. Como se trata del paso del tiempo le dejamos ese nombre y ahora tiene sentido porque es de nuestras canciones más viejas. Surgió durante unos días en que me sentía rarísimo, como si estuviera muy despierto pero dentro de un sueño. La última vez que me sentí así tenía ocho años. Hubo una noche en que ya no sabía bien qué hacer con eso, me tenía muy inquieto; me puse a escribir y salió de una.  La letra resultó ser una compilación de situaciones, pero narradas como si todos los momentos que vivimos ocurrieran al mismo tiempo, y no en orden cronológico como solemos pensarlo.

El videoclip lo trabajamos con Cuentos Itinerantes, compañía de cuentacuentos que realizó todo el arte del video, incluyendo los sets y las marionetas. Ahí probamos un lenguaje mucho más metafórico despegándonos más de la letra que en los otros videos y nos gustó caleta el resultado de esa experiencia. Musicalmente, tiene la particularidad que la primera voz es cantada por el Claudio y que descubrimos una forma interesante de incorporar el charango al reggae.

Espiral

Espiral también es de esas canciones que surgen en una especie de trance, de corrido. Una canción de alienación, la imposibilidad de cambiar en una vida en que cada día es repetición del día anterior. Viéndolo en retrospectiva, toma mucho la imagen que tenía del país en ese momento; un lugar en que podía ocurrir la colusión de las farmacias, SOQUIMICH y PENTA a vista y paciencia de todos sin que esto significara un punto de quiebre. Pensaba que sencillamente no ocurriría. También en el plano individual, remite a la impresionante capacidad de no aprender e ir con los ojos bien abiertos hacia lo que se quiere evitar. Esta canción la tocábamos arreglada de formas que no nos convencían mucho, hasta que probamos ideas con ritmo de swing tomando la propuesta de Los Tres como referente; desarrollamos esa idea y la sellamos con un solo de guitarra del Coco, que maneja más ese estilo.

Nunca Nunca

Esta canción habla de las apariencias, lo que elegimos mostrar; y de nuestra cultura del alcohol. Esto se resume en un juego más o menos conocido, que se llama justamente “Nunca Nunca”, en el que las personas van tomando dependiendo de si han hecho o no las cosas que se mencionan. Tomando ese tono de autoexamen que tiene le juego, revisamos varios puntos,  como nuestro nacionalismo y nuestra confianza ciega hacia las supuestas democracias.  Musicalmente es el tema más pesado, teniendo incluso algunas influencias más punk. Al final de la canción se escuchan varias personas exaltadas, con acento argentino, diciendo  “no”. La idea partió de una talla que teníamos en ese momento y que consideramos que quedaría bien para cerrar el tema, por razones que no contaremos.

Carnaval

Esta canción tuvo un proceso de composición largo, durante el primer año viviendo en Santiago; me llamaba mucho la atención el contraste con Puerto Varas. Desde allá vi los movimientos estudiantiles del 2006 y 2011 principalmente a través de las noticias, como quien ve una película. Por lo que al llegar a Santiago y ver cómo eran en verdad las marchas  fue muy distinto. Había una mezcla de manifestaciones artísticas espectacular y también una lucha entre fuerzas especiales y capuchas que jamás había visto directamente, que distaba bastante de la forma en que la presentaba la televisión.

De ahí el juego de la canción: en un país que no tiene un carnaval nacional -como sí lo tienen muchos de los países de Latinoamérica-, las marchas parecían tomar esa función expresiva en la arena televisada del país. La introducción de la canción, es una sucesión de melodías espontáneas que fueron tomando forma en las marchas, cuando íbamos con instrumentos y nos sumábamos a los grupos que iban haciendo música por la calle. Por eso arreglamos el tema como batucada y tinku en varios de los estribillos.

Acuarela Viva

Esta canción no surgió de un tema particular pensado de antemano, fue más un torrente de sensaciones y pensamientos surgidos en mi primer invierno en Santiago. Pese a la dureza de esta estación en Puerto Varas, las casas suelen ser cálidas, en comparación con los departamentos de la capital. Ese mismo frío lejos de la familia y la ciudad de origen, entre otras emociones intensas de ese momento, motivan la letra de la canción.

También es el tema que tiene más versiones grabadas: una tipo trova, en que la cantaba sólo yo con guitarra; otra que incluye más instrumentos en un formato acústico, donde la primera voz la canta mi hermana y finalmente la versión del disco. En esta, instrumentamos el tema de acuerdo a nuestro sonido, mucho más estridente que en la idea original. El Coco pasó a la primera voz, acompañado por mí en la primera estrofa y por Roberto en la segunda. Las partes corales las grabamos cantando todos al mismo micrófono, esa fue quizás la parte más exigente y divertida de esta grabación, porque tenía que sonar bien de una.

Azar

Este tema lo compuse hace diez años, es el más antiguo del disco. En esa época estaba rayadísimo con Pearl Jam y quizás de ahí viene ese estilo medio grungero que lo distingue de las otras canciones. Antes tocábamos harto este tema con otra banda de amigos de Puerto Varas, por lo que la canción ya era familiar para los puertovarinos del grupo, quizás por eso la grabación del disco recoge esa versión, con una buena cuota de nostalgia.

La letra plantea una inquietud de ese momento, acerca de cuánto incide uno en su futuro.  Y aunque al principio pretendía centrarla más en cómo se entrelazan nuestras decisiones con nuestro entorno, terminó relevando más el peso de las decisiones individuales. Con el tiempo empecé a encontrar esa visión muy ingenua, además de notar que resonaba mucho con los discursos meritocráticos que detestaba. Por eso editamos partes de la letra para la grabación, aspirando a recoger ese sentido original más existencial.

El Fugitivo

Esta canción, junto a Acuarela Viva, son las más influenciadas por La Nueva Canción Chilena. El tono de las letras, los ritmos folklóricos, arreglos corales inspirados en Inti-Illimani e Illapu y el sonido del charango fueron algunas de las decisiones tomadas en esa línea. Cuando hicimos el arreglo de El Fugitivo para el disco, Wally y Claudio le dieron un toque más pesado en la batería y bajo; eso junto con la forma de solear de David en el saxo, terminaron por darle un sonido más rockero a la versión final.

La letra es bien holgada en las interpretaciones que se pueden hacer de ella, y quizás por eso para distintas personas ha significado diferentes historias: la clandestinidad de un contexto político hostil, dejar la tierra de origen, iniciar una nueva vida o intentar olvidar un pasado atormentado. Lo cierto es que es la historia de una huida que conflictúa a quien escapa. Para el videoclip, tomamos una aguda lectura de la letra que tuvo Juan Pablo, nuestro manager: un hombre mayor decide poner fin a su sufrimiento por medio de la eutanasia, apoyado por su nieta, en un país cómo Chile dónde la muerte digna aun es un delito.

Corazon Sincero

Esta es la canción calentona del repertorio, una historia de seducción. Es la expresión de una calentura completa por otra persona: gustos, miradas, gestos, pensamientos; todo se vuelve erótico porque todo tiene algo de ella.

Musicalmente le damos dos atmósferas a esta historia: una bien lenta que nos sitúa en el plano íntimo entre dos personas; y otra rápida en que montamos un exterior más ruidoso y agitado, como una fiesta. Por supuesto, todo basado en una historia real.

Es también el tema más extenso del disco, por eso le agregamos varias secciones y detalles que van refrescando su desarrollo, pero siempre en base a ritmos bailables. De hecho, esta es la canción que estábamos mezclando una vez que llegó el sonidista de Kuervos del Sur y nos dijo “es como pachanga progresiva”. De ahí tomamos el nombre con el cuál definimos nuestro estilo.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO