Hay Rata Encerrada E18: Ángel Parra recorre toda su trayectoria

angel-parra-entrevista-larata

Entre las actividades que lo mantienen ocupado en su estudio casero, y ratos de ocio junto a series como Fleabag y The Marvelous Mrs. Maisel, más discos de bandas como Beach House, Blonde Redhead y Arctic Monkeys que le han llegado gracias a su acercamiento a Spotify, encontramos a Ángel Parra, quien compartió con nosotros en una nueva edición de nuestro ciclo de conversaciones en cuarentena.

Para esta ocasión, nos adentramos un poco en la historia de Ángel Parra Trío, su banda que ha estado nuevamente en la palestra gracias al rescate de toda su discografía que ha sido dispuesta en plataformas digitales. A continuación, algunos extractos de esta entrevista.

Los orígenes de Ángel Parra Trío

Cuando volví de Francia (a fines de los 80), me volví como un verdadero prostituto de la música, tocaba con todo el mundo. Quería ganarme los porotos y a veces algunos músicos tendemos a hacer eso cuando estamos empezando, lo encuentro super valioso. Me tocaba de repente acompañar a Cecilia Echeñique -que bueno, muy respeto le tengo pero no es mi música-, pasé por DeKiruza, grabaciones rarísimas de otra gente… no grabé con Alberto Plaza, eso lo tengo bien claro. Una vez estuve en un estudio donde en la parte de abajo estaban grabando el himno del Sí, y estaban pasando abajo personas que pensaba ‘cómo chucha pueden estar grabando esta canción’.

Conocí a Pablo Lecaros y a Pedro Greene, tocaba con ellos en Cometa. Mis composiciones eran rebuscadas, tenían como 10 acordes por compás, eran malísimas, lo peor que te puedas imaginar, pero aprendí con eso… y tuvimos una pega en Matucana donde yo armé como por primera vez Angel Parra Trío, no habíamos grabado nada. Ahí tocamos desde rock con influencias de Eric Johnson, copié unos temas de por ahí y por allá, y además hice algunos temas del tío Roberto, no se por qué, con guitarra eléctrica. Una mezcla muy rara, pero que resultó bien.

Los agitados años 90

No dormíamos mucho, fíjate. Después tuvimos una deuda histórica de sueño que todavía la estoy pagando, pero no lo hacíamos todo de noche, por suerte. De todas maneras, a esa edad uno como que tiene ganas de hacer cosas. De hecho, con Pancho Molina, que lo quiero mucho y que es uno de los mejores bateristas de jazz que ha tenido el país y que seguirá siendo un tremendo músico, gran músico y gran amigo, nos quedábamos tocando en mi casa hasta las 7 de la mañana sin abuso de sustancias ni nada… fumando caño y lo increíble es que íbamos a unas tocatas que estaban en La Batuta, y volvíamos a mi casa y armábamos los instrumentos, y en esa época no éramos consumidores de drogas duras. Eso era bastante lindo. Es un ímpetu de gente que tiene muchas ganas de hacer cosas nomás, y por eso sacamos tantos discos, por eso nos demoramos mucho.

El éxito con La Hora Felíz

Se dio eso por “No puedo quitar mis ojos de ti”, que sonó mucho en la radio. Fue muy sorprendente ver que un disco de una banda de jazz empezara a sonar en la radio, nadie se lo esperaba. Hasta en Olmué estuvimos también. Teníamos claro de que, cuando se acabaron Los Tres en el 2000, teníamos que hacer un esfuerzo de entrar en el mainstream más comercial. Yo tenía una intuición de que la música, aunque uno no lo quiera, igual es un negocio.

Esta cuestión no es al lote, o sea, está muy bien tener la integridad de jazzista. Hay ciertas personas que consideran que eso es venderse, pero yo no, para nada. A mis alumnos les enseño todo lo contrario. Que sepan que hay que ganarse los porotos con esta cuestión y que es una carrera que está llena de fracasos, de momentos difíciles. Me he encontrado con personas que piensan todo lo contrario. Que la autonomía de un músico que solo toca en un club de jazz donde hay 4 pelagatos y te pagan 5 lucas es lo más digno que hay. Es super respetable, porque a lo mejor, a algunos eso le hace sentido, pero a mí no, y creo que todos los músicos aspiran a tener familia, poder tener un auto, comprarse guitarras. Yo traté de sacar al Trío de también de los escenarios como el Club de Jazz, como los pequeños bares que son súper entretenidos para tocar, pero que al final, lo único que hace uno es carretear, tomar, se pasa bien, pero no queda nada.

Lo más que popular que fuimos fue con La Hora Feliz, cuando fuimos a Olmué fue así, pero igual fue un concierto raro. A la gente le encantó, pero no teníamos na’ que hacer ahí, porque tú sabes como es ese festival, y el folclor oficialista es bien horrible.

La Yein Fonda del 2003

El Álvaro, como haciendo un gesto de amistad simpático y buena onda, nos invitó a tocar con Angel Parra Trío a una Yein Fonda, y ahí estuvieron los Pettinellis. La Yein Fonda siguió todo el tiempo para adelante… nosotros estábamos con Vamos que se puede en esa época, fue bonito. Tocamos con Jorge González y con Álvaro, tocamos “My Sharona”, aparecieron gente de Los Bunkers, fue bonito. Para mí también como la sensación de que había costado ene hacer algo popular con el trío y tenía ganas de que siguiera creciendo. Igual me llamaba la atención ver al Álvaro, ver la eventual posibilidad de que Los Tres se reunieran y tocamos también “He barrido el sol” creo con el Alvaro en esa fonda.

Cómo sería un próximo disco de Ángel Parra Trío

Me gustaría hacer un disco inspirado en los sonidos de la música de Jimmy Smith, en que el ritmo es más importante que la sofisticación intelectual de un jazzista contemporáneo y buscar con batería, pero también con congas, percusiones, para tratar de emular un poco el sonido de los discos de Herbie Hancock de los años 70, Booker T, por ahí.

Estaba viendo el otro día la película “La Mula” de Clint Eastwood, y escuché una música… siempre me guío por lo que veo en el cine y grabo cosas, y ahí había una referencia que escuché con algunos arreglitos de Big Band pero pequeños, y sobre todo como una música muy swing. Estoy buscando sonidos de este tipo.

(También) lo que estoy haciendo es investigar con la guitarra acústica harto, y como tengo buenos micrófonos puedo grabarme a mi mismo rápidamente. Por ahí hay música de la Violeta, de Ravel, que estoy como versionando en guitarra. Hay cosas más doctas que estoy buscando.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO