Cinco películas chilenas para ver este 18

408661_133370900157282_1480205915_n

Porque de un tiempo a esta parte, el cine chileno ha visto como todos los años más y más películas son estrenadas y cada vez, se aleja del estereotipo de que “el cine chileno es malo”. Como andamos todos patriotas, acá les dejamos un par de películas nacionales para ver en las fiestas patrias.

1. Sexo con Amor (2003)

Dirigida por Boris Quercia.

Duración: 108 minutos.

Y es que quién no se acuerda de la escena de la lavadora, quién -sobrio o ebrio- no ha citado la que es, sin dudas, una de las mejores chuchadas del cine chileno. A ver, quien.

Las reuniones de apoderados son fomes, de eso no hay duda. Pero las que vemos en Sexo con Amor son especiales, porque en ellas fluyen tres historias cada una más conectada con la otra. Tenemos a la profesora jefe, Luisa (Sigrid Alegría) cuya pareja es el personaje de Francisco Pérez-Bannen, pero al mismo tiempo mantuvo un romance con uno de sus apoderados, Jorge (Patricio Contreras), quién se enamoró perdidamente de la profesora de su único hijo. Luego nos encontramos con Emilio y Maca, el matrimonio encarnado por Boris Quercia y María Izquierdo, los que se encuentran sometidos a la aburrida rutina y abstinencia sexual; ninguno de los dos tenía presupuestado que la Susan (Javiera Díaz de Valdés) vendría a quebrar la rutina de la familia. Y para el final dejamos a Álvaro (Álvaro Rudolphy), el exitoso empresario que no hace nada más que engañar a su mujer con cuanta mujer se le ponga en frente.

2. Promedio Rojo (2004)

Dirigida por Nicolás López

Duración: 99 minutos.

No soy demasiado devota de las películas de Nicolás López (si, soy de esas), pero siempre he sentido que con Promedio Rojo se identificó gran parte de una generación adolescente algo difusa, que se comunicaba por MSN, se lucía con los mejores efectos de Picasa en Fotolog (#viejazo) y se emocionaba con la canción central de la película.

La película cuenta la historia de Roberto Rodríguez (Ariel Levy), quien a sus 17 años y estando en tercero medio no ha podido sacarse el estigma de ser el nerd gordito, tímido y con cero éxito amoroso -ese que existió, existe y existirá en todos los cursos-, sus amigos, el Condoro y Papitas andan por las mismas. Además de ser ignorado por todo su entorno, Roberto no puede evitar enamorarse de Cristina, la compañera nueva que llega desde Madrid y que termina siendo blanco de Fele (interpretado por Benjamín Vicuña #mino), el galán perrito zorrón del colegio. El amor por los cómics y un último mensaje de su abuelo, harán que Roberto, por primera vez, intente conseguir a la chica y quitársela de las garras al perrits de Fele.

3. La vida de los peces (2010)

Dirigida por Matías Bize.

Duración: 84 minutos.

Una película cortita, pero no por eso será menos profunda. Aclamada internacionalmente, para ver La vida de los peces hay que darse el tiempo y relajarse.

Desde hace diez años, Andrés (Santiago Cabrera) vive en Alemania y ha vuelto a Chile para despedirse de su vida en nuestro país antes de quedarse definitivamente en la ciudad de Berlín. Todo sucede en una fiesta organizada en la casa de uno de sus amigos, donde habitación por habitación, Andrés va visitando diferentes etapas de su vida: desde su infancia cuando comparte con el hijo de uno de los invitados, pasando por su adolescencia y su inminente adultez. Hasta que se reencuentra con Beatriz (Blanca Lewin), la mujer que fue y ha sido su más grande amor de la vida. Todo se tiene que tratar de cerrar capítulos y etapas, pero el reencuentro puede cambiar muchas cosas para ambos.

4. NO (2012)

Dirigida por Pablo Larraín.

Duración: 117 minutos.

La primera película chilena nominada al Oscar. No digan que ustedes no se emocionaron cuando supieron esa noticia, porque yo si. NO viene a cerrar la trilogía no oficial de la dictadura dirigida por Pablo Larraín, cuyas entregas anteriores fueron Tony Manero (2008) y Post Mortem (2010), todas películas protagonizadas por unos ya recurrentes para Larraín: Alfredo Castro y Antonia Zegers.

René Saavedra (Gael García Bernal), hijo de exiliado y hoy retornado a Chile, trabaja en el mundo de la publicidad, armando campañas para microondas, bebidas cola y teleseries. El país se encuentra en los últimos años de una nefasta dictadura -claro que para ese entonces, no sabían los pocos años que quedaban- y ad portas del plebiscito de 1988. Si y No son las opciones que tiene Chile, y René es el encargado de convencer al país a través de lo que mejor saber hacer -la publicidad- que la opción es el No; y debe hacerlo en los pocos minutos diarios que se le entregan en la famosa e icónica franja del No (la del Si es más triste que famosa). A pesar de las amenazas a su vida, a la vida de su familia y a la vida de su equipo de trabajo, René más que tomar partido por el bando del No, toma partido por hacer bien su trabajo y cumplir con convencer  a un entonces asustado país, que decir que Si era algo que no podía ser más.

5. Machuca (2004)

Dirigida por Andrés Wood.

Duración: 121 minutos.

Cuando a Ariel Mateluna lo llevaron detenido por andar con un par de plantitas, alguien tuvo la idea de ir y entrevistar a Matías Quer. Como para demostrar que Machuca y el Care’frutilla no se alejaban mucho de las realidades de los niños actores que alguna vez, hace diez años, les dieron vida.

Chile, 1973. El padre McEnroe, rector del Colegio Saint Patrick implanta un experimento social y educativo en su colegio donde pululan los niños de clase alta santiaguina: trae a estudiar a sus aulas y a jugar en sus patios a un grupo de niños provenientes de los estratos sociales más bajos de la capital; todo con tal de conseguir una educación igualitaria y sin discriminación. Como niños, se hace inevitable que Pedro Machuca (Ariel Mateluna) y Gonzalo Infante (Matías Quer) se hagan amigos, independiente de las diferencias sociales y culturales que los han separado gran parte de sus vidas; ambos conocen los entornos del otro, sus casas, sus familias y sus realidades. Las intenciones eran buenas, pero el experimento del padre McEnroe no pudieron ver peor época, la tensión política y social en la que se encontraba inmerso Chile vio su episodio más nefasto y oscuro el 11 de septiembre de 1973, cuando los hawk hunter sobrevolaron Santiago para bombardear La Moneda y acabar con la amistad de Machuca y el Care’frutilla. Entre otras cosas.

BONUS TRACK

El Chacotero Sentimental (1999)

Dirigida por Cristián Galaz.

Duración: 87 minutos.

Eran los años 90, la Rock&Pop en serio ponía rock y uno de los segmentos más esperados de la tarde radial era el programa de un carismático joven de nombre Roberto Artiagoitía, aunque para todo Chile siempre sería “el Rumpy”. Tantas fueron las historias que la gente llamaba para contar, que tres de ellas terminaron en una película que llevaría el mismo nombre de aquel buen programa de radio: El Chacotero Sentimental. “Patas negras“, “Secretos” y “Todo es cancha” son los nombres que reciben las tres historias que mezclan comedia y drama, mientras los propios protagonistas relatan lo sucedido, simulando la transmisión radial del Rumpy.

En “Patas Negras“, el personaje de Daniel Muñoz mantiene una relación con su muy casada vecina, encarnada por Lorene Prieto, pero en una reunión familiar en el sur, ambos se llevarán una tremenda sorpresa. “Secretos” es el segmento dramático y más denso de la película, donde se relata la historia de una familia que a todas luces puede parecer normal, pero que esconde una terrible realidad. Y finalmente, “Todo es cancha“, es la mezcla entre comedia y drama, de un joven matrimonio que se ve obligado a vivir de allegados en un pequeño departamento y donde los problemas aparecen ante la inexistente vida en pareja por la que deben pasar.

 

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO