Young Cister, Polimá Westcoast y Pablo Chill-e en ChileTrapFest: luchando se toca el cielo

young cister chiletrap 1
Fotos por: Jacqueline Riveros (@j.riverosph)

Tras el éxito de Ceaese, el final comenzaba a acercarse y como plato fuerte de la jornada destacan tres nombres. El poder de los “Brokeboyz” y el líder de la “Shishigang” eran los artistas de poner el broche a la jornada y sin problemas lo lograron manteniendo al público expectante por su aparición en el escenario, sedientos de entonar sus canciones.

El primero en aparecer fue Young Cister, quien rápidamente y sin temor se lanzó a cantar parte de las canciones que componen su carrera solista. Esa que viene puliendo desde hace años y que últimamente subió como espuma luego de firmar junto a su amigo el “Poli”, con un importante sello musical.

XTACISS” y “Lemon Kush” sonaron fuertemente en el Caupolicán entre gritos y saltos del público que demostraba el apoyo y la admiración por el joven oriundo de Quilicura. Agradecido de todo, Cister hizo un repaso por su carrera, destacando su canción “Perdón madre” donde al interpretarla agradeció a su familia por el apoyo y en específico a su mamá que celebraba su cumpleaños, quien emocionada al borde de las lágrimas cantaba todas las canciones de su hijo.

Visita también: “Ceaese y DrefQuila en ChileTrapFest: el poder de la experiencia”

Volverte a ver” y “Algo de ti”, se robaron la atención del show con sus letras íntimas y ritmos pegajosos que exponen su concepto del “perreo triste”, ese mismo que llevó a su proyecto junto a Polimá Westcoast que apareció apenas abandonó el escenario.

Con la melodía de “Lil Uzi Vert”, Polimá comienza su repaso por sus canciones entonando clásicos como “Brokeboi”, que es seguido por su público que salta sin piedad al ritmo de sus melodías a cargo de los beats de El Ambidieztro. Invitando a sus hermanos a bailar al escenario, Polimá Westcoast explica sin problemas y solo interpretando sus canciones por qué se convirtió en una promesa del genero urbano.

Visita también: “Princesa Alba y Gianluca en ChileTrapFest: bailando y cantando con amor”

Apareciendo otra vez en el escenario, Young Cister se une a Polimá Westcoast mientras suena “Wow!” y “Magazine”, mostrando la esencia de los Brokeboyz.

Para retomar la fiesta, los acordes de “Te quiero ver” vuelven el lugar en un griterío y compartiendo el escenario junto a Ceaese se roban las miradas, para luego invitar a Gianluca a cantar “Esto no es una canción de amor”, en el momento cúspide de la jornada.

Cerca del fin, su último single “Sin ti” sonó como si fuera una de sus primeras canciones en un juego de luces que entregaron intimidad al momento. Cercanos a finalizar, “Beach with my bix” y “Mosh” desataron el caos, donde ambos artistas se lanzaron al público, aumentando los gritos de sus seguidores, pero no fue hasta el cierre cuando las primeras notas de “My Blood” retumbaron, mientras Pablo Chill-e aparecía rápidamente envuelto en gritos de emoción y admiración del público.

Tras finalizar la canción, los Brokeboyz abandonan el escenario para darle el paso a Pablo Chill-e quién rápidamente tiró la carne a la parrilla tocando canciones como “Pensando en ti” o “Vibras”.

Visita también: “Tomasa del Real y Dj Lizz en ChileTrapFest: las reinas del neoperreo”

Singapur”, vibraba al son del público que aguantó toda la jornada para ver al joven oriundo de Puente Alto hacer de las suyas junto a su equipo en el escenario que, como es costumbre en sus shows, llenó completamente su extremos de gente que bailó y disfrutó de sus éxitos.

Asueto”, “Flow Lebron” y “Shishi Gang” son canciones que demuestran la trayectoria de Pablo Chill-e y el apoyo de su público que desesperado intentó subirse al escenario para abrazarlo. Para finalizar “Flyte” retumbó en el público que saltando y gritando entre gotas de aguas celebró en la fiesta personal que armó con sus temas, invitándonos a su comunidad donde el respeto siempre es lo esencial.

Sin bien el show de Pablo Chill-e era el más esperado de la noche, fue la presentación más corta de la jornada. Alrededor de 20 minutos que se esfumaron rápidamente entre la gente que disfrutó hasta el último segundo para abandonar el recinto apenas se encendieron las luces.

ChileTrapFest contó con una serie de presentaciones de artistas que demostraron todo su talento y pasión porque la música urbana en Chile existe, independiente de todos los prejuicios.

Fotos por: Jacqueline Riveros (@j.riverosph)

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO