The Get Down: La fiesta a la que quiero ir todos los fines de semana

The Get Down 5-min

La nueva serie de Netflix, “The Get Down“, creada por Baz Luhrmann y Stephen Adly Guirgis se estrenó en la plataforma el pasado 12 de agosto y nos cuenta sobre todo lo que sentó las bases para el nacimiento del hip hop en el Bronx.

Fresca y apasionante, la primera temporada está dividida en dos partes y cada una tiene seis capítulos. Entre vandalismo, religión, narcotráfico y música, la primera parte sigue la vida de Ezekiel “Books” Figuero y sus amigos, todos quienes buscan hacer lo que más les gusta: rayar muros, cantar, rapear y pinchar discos.

  The Get Down 2-min

Quizás sea el pulido soundtrack que la acompaña o porque el rollo de la vida on the streets, el graffiti y los principios del locals only te ponen la piel de gallina.  Lo real es que The Get Down tiene la receta para el éxito: se mueve rápido, es concisa, fuerte y aunque a veces pareciera un poco como un cuento de hadas de Disney, no cansa ni aburre. Siempre logra dejarte enganchado y con el corazón palpitando fuerte.

Cada capítulo comienza con un extracto de un concierto de rap en el Madison Square Garden, en el cual se insinúa que el cantante estrella es Zeke. Esta narrativa es interesante no sólo porque se desarrolla a partir de las canciones del “MC desconocido” (todos sabemos quién es), sino también porque es el vivo ejemplo de qué tan lejos ha llegado el rap desde sus rocosos inicios que podemos apreciar en la serie misma.

The Get Down 3-min

La trama aparenta ser sencilla, pero no le faltan singularidades: Mylene, la típica chica de iglesia con padres muy restrictivos, tiene un único sueño: salir del Bronx y firmar contrato con una compañía discográfica para ser la próxima gran estrella disco, el género que la rompe en 1977, época en que está ambientada la historia. Zeke por su parte se encuentra en una disyuntiva, si salir del Bronx y mezclarse con la gente blanca estudiando en una universidad de alto prestigio, o quedarse y hacer lo que más le apasiona: escribir rimas con sus amigos Shaolin Fantastic, Dizzee, Ra-Ra y Boo-Boo.

Sin duda, Shaolin y Zeke son el corazón del programa. Ambos con pasados similares, se unen en una relación de DJ/MC para reunir todas las claves que los ayuden a liberarse de sus ataduras y así armar el Get Down perfecto. No sin encontrarse con problemas en el camino, obvio.

The Get Down 4-min

Si bien en un principio los personajes se presentan un poco caricaturescos y exagerados en sus personalidades, como Shaolin Fantastic siendo el chico malo y misterioso, o Ramón siendo el padre pastor de iglesia prohibitivo y cuadrado, a medida que avanza la historia se genera un arco. Se develan las capas y las distintas motivaciones detrás de cada uno y así dejan de ser iconos estáticos.

Lo que definitivamente termina atrapándote es que se genera un retrato sincero sobre las luchas y conflictos de los personajes sin que se vuelva algo tedioso ¿Hay momentos crudos y retorcidos? Sí, los hay. Pero la serie nunca pierde su rumbo, ni su efervescencia y eso es lo que la hace especial.

Con referencias a películas sobre Kung Fu, sci-fi tipo Star Wars y cómics, The Get Down tiene alma y una identidad irrefutable. Y siendo un drama musical ambientado en los 70’s, hay sabrosura para regalar.

The Get Down 5-min

Esta es una historia sobre compañerismo, de un grupo de adolescentes que piensan fuera de la caja e intentan huir de su agonizante entorno de la mano de la música, con bases old school pero siempre dándole un toque de su estilo propio.

Porque la música es lo único que puede abrirte las puertas que todos dicen están cerradas, The Get Down es una visita obligada en Netflix. No la pasen de largo.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO