Reputation Stadium Tour de Taylor Swift: inteligente, oportunista y contundente

taylor-swift

Taylor Swift ya ha dado que hablar tras llevar su exitosa gira “Reputation Stadium Tour” a Netflix de la mano del director Paul Dugdale, quien ya ha trabajado con Coldplay, Rolling Stones y Adele.

El Reputation Stadium Tour marca el primer tour de estadios de Swift y que por lo mismo contiene una mayor producción que la ha llevado a recaudar más de 345 millones de dólares en 53 fechas, además de ser el tour estadounidense más exitoso de todos los tiempos y por consiguiente el más exitoso del año a nivel mundial.

Durante la era Reputation, que le da el nombre al tour, Taylor aprovechó de usar su imagen pública como fuente de inspiración para el concepto del disco. Muchos imaginaron que al salir el primer single “Look What You Made Me Do”, Reputation sería un disco agresivo y poderoso.

Pero las apariencias engañan, y es que tras el lanzamiento, podíamos ver claramente que Taylor mostró en gran parte su lado vulnerable, en el que se puede evidenciar que la “old Taylor”, que ella misma considero muerta en una línea de “Look What You Made Me Do” seguía allí.

Esto mismo es lo que evidencia Swift en el Reputation Stadium Tour, donde vemos a la nueva Taylor, con bailes y movimientos más sensuales, letras más agresivas y prepotentes con una presencia impresionante en un estadio enorme y repleto.

Y la old Taylor también se hace presente, en la que a través de su solitaria presencia junto a una guitarra o piano, canta canciones de sus trabajos country y que claramente marcan los momentos más íntimos y emocionantes del show, pero a ratos tedioso gracias al exceso de comunicación que Swift entabla con el público, de manera redundante y a veces hasta pausada intencionalmente.

La puesta en escena es claramente de otro nivel, aunque no necesariamente original, pero sí inteligente y oportunista. Swift en variadas ocasiones usa elementos a los que se le ha atribuido, como el uso de una cobra que se encuentra en medio del escenario, y que si bien ya fue utilizada en el Tour de la Mangosta de Shakira en 2004, es evidente que Swift la utilizó para adaptarse al concepto de Reputation.

El uso de plataformas aéreas que se trasladan alrededor del escenario de igual manera ha sido un gran plus visual a la experiencia, pero que también pierden el hilo atrapante del tour debido al uso innecesario de playback por parte de Swift o la opacada voz de Swift  por sus coristas, y que anteriormente ya se habían hecho presentes en el show.

Sin duda alguna el “Reputation Stadium Tour” es un gran show, el cual puede incluso entretener a cualquier persona -fanática o no-. El montaje  refleja la inteligencia de Swift y su equipo, en un show que tiene falencias, pero que logran pasar a un segundo plano gracias a otros buenos momentos, además de mostrar el poder que tiene Taylor para reivindicarse a través de su conocida reputación, la misma que ha llamado la atención y que la ha llevado a la cima de la escena musical.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO