Esto significa estar en vacilón más grande del mundo junto a Los Fabulosos Cadillacs

fonda permanente

Sabíamos que el paso de Los Fabulosos Cadillacs por Chile no se reduciría a una sola presentación dentro de la renombrada Quinta Vergara. Y por supuesto, no podían elegir otro lugar que no fuese el “Vacilón más grande del mundo”, uno de los eventos más esperados para despedirse del verano. Y como La Rata no podía estar ausente frente a tal magnánimo show, nos sacrificamos por ustedes, insertándonos en un pachangero panorama sobrecargado de alcohol, cumbia y una que otra sustancia de dudosa procedencia (reiteramos, todo esto fue por ustedes).

Con una contundente oferta musical que contempló a grandes de la pachanga como Guachupé, La Combo Tortuga, Juanito Ayala, Los Jaivas, Amar Azul, Sonora Malecón, Villa Cariño, Santa Feria, Moral Distraída y por supuesto Los Fabulosos Cadillacs, la queridísima Fonda Permanente regaloneó a sus caseros una vez más con un magistral y legendario mambo en el Hipodromo Chile.

Los primeros pasitos de baile estuvieron a cargo de Juanito Ayala, Los Jaivas y Guachupé. Cuando los primeros soldados caídos por el alcohol comenzaron a asomarse, Amar Azul se encargó de levantar a los muertos, haciendo saltar a todos los asistentes. Uno de los momentos épicos dentro de la presentación de esta banda trasandina fue, sin duda, el coro de “Yo Tomo Vino y Cerveza“, con el grito desaforado de “¡Pisco y Ron!” ya es parte de la letra oficial de la canción.

Yoooo tomo vino y cervezaaaa. #AmarAzul en #elvacilonmasgrandedelmundo (acuérdense de ese pobre higado)

Una publicación compartida de LaRata.cl (@ratacl) el

Ya todos motivadísimos y un tanto rojitos por el calor (o la calor, como prefieran) u otros líquidos, sale a escena la cumbia loca de Villa Cariño. Las banderas de su hinchada flamean con intensidad y el sonido contagioso de la Villa ensordece al Hipodromo. Para mantener la sensación de euforia mezclada con deseos incontenibles de vacilar, la Combo Tortuga entró con su mejor arsenal para no dejar que la llama del mambo se apague y obvio que así fue, no había cuerpo que se resistiera a saltar.

El sol se apagó y era el turno de Los Fabulosos Cadillacs. En el intertanto algunos aprovecharon de descansar las patitas, ir al baño, comprar un bajón o zamparse una chela helada (con servicios que funcionaron más rápido que en ningún otro festival, un punto extra por eso).  Cuando la música de ambiente se detuvo y el presentador tomó posesión del escenario, el público apretó chala para alcanzar buen puesto y disfrutar así a una de las bandas más esperadas de la jornada.

Con una presentación intensa, energética y electrizante, la banda encabezada por Vicentico nos dio a entender una vez más que se encuentra más viva que nunca. La jovialidad se propaga hasta en los que ya están etariamente pasaditos. Matador fue uno de los peaks dentro del show, en donde los asistentes gozaron el tema de principio a fin, saltando y coreando hasta no poder más. Pero también hubo momentos de complicidad entre el grupo y quienes nos encontrábamos disfrutando del evento: en “Calaveras y Diablitos” Vicentico replicó el juego con el público que hizo en Viña 2017, dividiendo a este en dos secciones: la primera debía repetir “Calaveras” mientras que la otra “Diablitos”. Además, hubo espacio para mostrar su último disco, La Salvación de Solo y Juan (2016), y sorpresas para los más fanáticos como la apertura ska de “Cadillacs”, además de “Ciego de amor” y “V Centenario”

El mambo no terminó ahí, no señores. Muchos fueron los que se quedaron bailando con Moral Distraída, banda que está en un gran momento con el éxito “Hacerlo de Día” sonando mucho en radios. Los más sacrificados se quedaron para disfrutar de  Santa Feria y la Sonora Malecón hasta las 3 de la madrugada aproximadamente, lo que dejó a todos con el corazón llenito de amor, sabor y cumbia <3.

Fotografía del post por Cristóbal Saavedra, tomada desde el FanPage de la Fonda Permanente.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO