Los dulces quince años del festival Rockódromo

Rockodromo-2019-escenarios

Como una celebración de Sweet fifteen fue la nueva edición de Rockódromo en Valparaíso. Porque 15 años no se cumplen todos los días, Escuelas de Rock y Música Popular tiró la casa por la ventana convocando a más de 100 artistas para hacer gala de su talento en más de cinco escenarios a lo largo de cuatro días y noches de fiesta.

Para la jornada del 2 y 3 de febrero el Parque Alejo Barrios sirvió de guarida para que la música local, nacional e internacional tuviera su espacio ante más de 30 mil asistentes. Un festival que tuvo un sinfín de estilos, desde el trap hasta el metal, donde tuvieron espacio desde los emergentes hasta grandes consagrados en cinco escenarios paralelos.

Además de la fiesta otorgada por Guachupé, Joe Vasconcellos y Santaferia; el doble desorden traído por Sinergia; y el fervor indie de Niños del Cerro, destacamos los siguientes momentos del festival.

Congreso e Inti Illimani: Los campeones están aquí

Hace 50 años en Quilpué los hermanos González con Fernando Hurtado y “Pancho” Sazo fundaron Congreso, banda de fusión latinoamericana que con el tiempo se convirtieron en grandes referentes de la música nacional.

La tarde del sábado 2 de febrero saltaron al escenario Andes del Parque Alejo Barrios donde interpretaron sus más grandes éxitos junto con canciones de su aclamado último disco ‘La Canción que te debía’. Casi al cierre de su show, Escuelas de Rock y Música Popular los galardonaron por su vasta trayectoria con la Copa Rockódromo. Uno de los trofeos se quedaba en casa.

24 horas después el escenario Andes recibió a Inti Illimani, otra de las agrupaciones históricas de nuestro país que celebró los quince años del festival. Desde el repaso de sus más icónicos temas, hasta homenajes a Víctor Jara y Violeta Parra, la banda desplegó su experiencia en Rockódromo. Para no ser menos, al cierre de su participación recibieron la Copa Rockódromo reconociendo toda su historia e influencia.

La sobredosis de vanguardia con Rubio

Para su presentación en el showcase en El Huevo, Rubio estaba pactada para salir a escenario a las 1 de la mañana. Aunque su presentación comenzó dos horas después, el público esperó expectante y se camufló en la atmósfera que el proyecto solista de Fran Straube entrega en sus presentaciones.

Horas más tarde, el desafío era distinto. Ante un público mucho más masivo en el Parque Alejo Barrios, donde la mayoría no conocía su propuesta, la ex integrante de Miss Garrison interpretó grandes éxitos de ‘Pez’, su aplaudido disco debut. Canciones como Coral, Seres Invisibles y Hacia el Fondo tuvieron un cálido recibimiento, reafirmando que era una de las cartas fuertes del festival.

Cuatro Pesos de Propina: Malón a la uruguaya

Rockódromo suele recibir invitados internacionales a su fiesta. Para esta edición bandas como Hit de la Rosa y Meteora, desde Perú y México respectivamente, exhibieron su música en los escenarios principales.

Por su parte, desde Uruguay llegó Cuatro Pesos de Propina, banda de rock y ska que desató la fiesta por partida doble. Fueron uno de los puntos altos del showcase del día viernes y posteriormente encendieron la mecha en el Parque Alejo Barrios con canciones como Mi Revolución, uno de los éxitos de la agrupación charrúa de casi 20 años de historia.

Gianluca conquistó la tierra de música

Pasadas las cinco de la tarde, una hora más tarde de lo pactado debido al atraso general del festival, Gianluca salió al escenario Pacífico del Parque Alejo Barrios a demostrar por qué es una de las sensaciones de la escena urbana. Junto a Franco de El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco y TytoKush, el joven músico desplegó su energía con canciones del G Love y SSR Mixtape como Bart y Rosas.

Cuando Siempre Triste hizo temblar las canchas del parque, bajó de las tarimas para compartir con sus seguidores en primera fila, reafirmando su cercanía con quienes escuchan sus canciones, incluso un par saltó de las barreras para abrazarlo.

Las cátedras de Javiera Mena y Francisca Valenzuela

El electropop de Javiera Mena apareció cerca de las once de la noche en el escenario Pacífico, donde su gran parte de su fanaticada había esperado desde temprano en primera fila. Desde Esquemas Juveniles hasta Dentro de ti sonaron fuerte en el Parque Alejo Barrios, moviendo los pies de los miles de asistentes.

El concierto alcanzó su punto álgido cuando los lentes que simbolizan a Otra Era acapararon todas las miradas, seguida de hits como Yo no te pido la Luna, Espada y Luz de Piedra de Luna, llenando de luces la noche porteña.

24 horas después el turno fue de Francisca Valenzuela, quien junto a su banda y cuerpo de baile hicieron estallar al público que la aguardaba en el mismo escenario. Un par de luces fueron suficientes para que la cantante prendiera fuego al cielo del parque en el inicio de su show.

Un poco más de 45 minutos fueron suficientes para desplegar sus más grandes éxitos, coreados por los espectadores porteños, adornados por un atractivo juego de luces y visuales que enaltecen su performance. Así también reforzó el vínculo que tiene con Tómame y Ya no se trata de ti, los adelantos a su próximo disco, para cerrar con broche de oro con la enérgica Muérdete la Lengua.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO