Pánico y Locura en Rojas Magallanes: la segunda fecha del Mini-Fest Psicotrópico

latss-1
Fotografías: Martín Muñoz

En una intensa jornada que reunió a Silabario, Nublados y Los Animales También Se Suicidan, que repasaron con energía sus respectivas discografías, Lagartija Records brilla como organizador de una de las instancias más significativas en la era COVID: el retorno triunfal del indie al Centro Cultural Rojas Magallanes, escenario emblemático para la escena.

Ni el frío, ni los charcos de agua o el anuncio de lluvia disuadieron a quienes, a eso de las cuatro y media, ya se encontraban sentados en las graderías esperando a que empezara el show. Un mix musical, que abarcó desde Mi Amigo Invencible hasta Prince y Amy Winehouse, acompañó la espera mientras los miembros de Silabario se preparaban para subir al escenario a dar inicio a su participación.

Silabario: Lo malo ya pasó

Siendo una de las pioneras del llamado “pop de guitarras”, la banda ha vivido lo suficiente para presenciar el nacimiento y la muerte de una época agridulce dentro de la escena. A meses de cumplir una década desde “Micropaisajes”, su EP debut, Silabario suena, efectivamente, como una agrupación que ha acumulado montones de experiencia en sus años de carrera, aún cuando la formación alrededor del dúo Francisca/Walter ha sufrido diversos cambios a lo largo del tiempo antes de conformarse el quinteto que son hoy.

Como suele suceder en los conciertos, las primeras canciones fueron recibidas por una audiencia tímida que se mantenía quieta —pero expectante— en las graderías mientras escuchaba la impecable presentación de una banda con energía, talento y pasión de sobra.

Las inhibiciones comenzaron a perderse en el mar sónico del setlist que avanzaba recorriendo la historia musical de Silabario, haciendo especial énfasis en su último lanzamiento, el disco doble “Lo Malo va a Pasar” (2018) y también revelando al público una canción nueva: “Fin del Mundo”.

Socialmente distanciadas pero emocionalmente conectadas, las personas se levantaron de sus asientos y se acercaron al escenario a disfrutar de la música, lo que culminó en una masa de gente bailando y coreando al ritmo de “La Gran Revolución” y “Empezar de nuevo”, los tracks que cerraron la movida participación de Silabario en esta jornada.

Tras unos minutos de espera, la siguiente banda adopta sus posiciones bajo los focos: es el turno de Nublados.

El ascenso de Nublados

A mi parecer, con solo cuatro años desde su fundación (y a dos de su debut con el EP “Los Héroes Están Muertos”), Nublados se perfila a ser una de las mejores y más frescas agrupaciones que han emergido en la escena actual. Sus pretensiones pop son claras y su sonido se asemeja a lo mejor del britpop, y del rock pop de comienzos del milenio, mezclado con ideas y ejecuciones modernas. El resultado final son canciones fáciles de escuchar y, sobre todo, pegadizas a morir.

Todo esto se traduce perfectamente del estudio al escenario de Rojas Magallanes en el que el cuarteto se dedicó a repasar las canciones de su EP —con la actuación especial de Franco Raglianti (Por qué nos hablan) en “Contra el Sueño”—, tocar la inédita “Tardes Lentas” y a dar vida a los sencillos que integrarán su primer disco de larga duración: “Nuestra Edad” (junto a Laurela) y “Me Dejaría Caer”.

Aún cuando a Nico Durán (voz y guitarra) se le apagó su pedalera y tuvo que continuar directamente desde el amplificador, la energía no bajó en ningún momento y, de hecho, no hizo más que subir cuando Durán canalizó a su Adrián Dárgelos (Babasónicos) interno para interpretar “El Último Metro”, un quizá inesperado pero totalmente bienvenido cover a “Last Train to London” de Electric Light Orchestra que coronó a esta como una gran presentación de la banda.

Nublados es, definitivamente, una banda de la escena a la que hay que mirar con mucha atención; lo vivido en el Mini-Fest Psicotrópico es prueba de ello. Mientras tanto, nuestras vivencias llegan a su fin en el último tercio de la jornada: la performance de Los Animales También Se Suicidan.

El oscuro baile de Los Animales También Se Suicidan

Desde el EP “Patio” (2017) hasta el lanzamiento de Balneario en 2019 y la actualidad, el sonido de LATSS ha transicionado de la angustia rabiosa y distorsionada a la sofisticada melancolía de los sintetizadores; cambia la forma pero no el fondo, el espíritu oscuro de las canciones está intacto y así se percibe una vez que la música comienza a invadir los oídos de los asistentes.

En un amplio recorrido por el Balneario de melodías y canciones que la banda ofrece, lo primero que viene a la mente al pensar en esta presentación es que fue una experiencia sumamente catártica. Dominando sin piedad el escenario en el que estaban parados, los miembros del conjunto no flaquearon en ningún momento mientras cumplían la labor de cerrar la noche dejando la vara lo más alta posible.

Una de las cosas más destacables de ver a LATSS en vivo es presenciar la prestancia con la que Margan se maneja tras el micrófono y la energía que pone en cada grito y exclamación que sale de su garganta. Canciones como “Ya ni sé”, “Inmigrante” o “Atormentado” son atrapadas por esta crudeza de la interpretación presencial y se transforman en versiones mucho más elevadas y emocionantes de sí mismas.

Es absolutamente necesario escribir sobre lo que ocurrió al final de esta demostración de talentos musicales: Los Animales También Se Suicidan revelaron a la audiencia material inédito. En una explosión de gritos y guitarreos, muy reminiscentes a la primera época de la banda, el piso del Centro Cultural Rojas Magallanes tembló ante la exuberante energía de este tema nuevo que no hace más que armar una gran expectativa sobre lo que la banda tiene preparado para el futuro.

Fueron tres grandes exponentes del indie nacional quienes lo dieron todo en esta segunda fecha del regreso a los escenarios: el Mini-Fest Psicotrópico de Lagartija Records, que partió el 14 de agosto reuniendo a Magnolia Nojutsu, Martina Lluvias y Frucola Frappé, y que culminó, dos semanas después, con las presentaciones de Fabiancito, MonoAzul y Mitimitis.

Debido a la incertidumbre de la pandemia, es difícil saber si esta vuelta de la música en vivo será definitiva. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde y nosotros esperamos que la situación continúe mejorando, o que se mantenga así el mayor tiempo posible.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO