I Am Not Okay with This: Terror y pubertad

ianowt

En medio del encierro en tiempos de Coronavirus, como forma de autocuidado para aquellos que pueden permitírselo, esta serie nueva y de corta duración es un panorama ideal.

Sydney (Sophia Lillis) es una adolescente de secundaria que no está conforme con su vida actual. Su consejera estudiantil le recomienda escribir un diario, de modo que comienza a plasmar en él su día a día. La rabia que la consume se debe principalmente al reciente suicidio de su padre. Su partida sin explicación alguna la tiene desconcertada y le cuesta bastante controlar sus emociones. Relacionado a ello, la protagonista debe lidiar con una especie de “superpoder” que apenas está descubriendo y que le traerá grandes problemas.

A lo largo de siete capítulos podemos apreciar las infinitas referencias de la serie a clásicos de terror de los años 80, con una estética bien definida. Explora diversos géneros que la convierten en una mezcla entre la película Carrie y la más actual serie Stranger Things (comparten los mismos creadores). Por otro lado, ahonda en temáticas como el descubrimiento de la sexualidad, autoconocimiento emocional, amor no correspondido, entre otras.

Estrenada a fines de febrero en Netflix, I Am Not Okay with This (“Esta mierda me supera” en español) está basada en la novela gráfica de Charles Forsman publicada en 2017, mismo autor de The End of the Fucking World. Los productores de la serie son, al mismo tiempo, los que también dieron vida a la exitosa producción. En su elenco principal se encuentran Sophia Lillis, Wyatt Oleff (ambos del reparto de la última versión de “IT”), Sofia Bryant, Richard Ellis, Kathleen Rose Perkins y Aidan Wojtak-Hissong. 

Con Syd nos introducimos en la perspectiva de una joven más bien reservada, que producto de su bajo perfil es blanco de las burlas de sus compañeros más ‘populares’. Su amistad con Dina (Sofia Bryant) es crucial en su vida, ya que es su única amiga y a ninguna le preocupa lo que los demás puedan pensar de ellas. Sin embargo, cuando Dina conoce a un chico y se empareja con él, Syd se siente mucho más solitaria y con nadie a quien confiarle su gran secreto. Allí es cuando aparece Stanley Barber (Wyatt Oleff).

Stan es compañero de Syd y Dina, pero por el aislamiento social de ambos no habían tenido la oportunidad de conocerse previamente. Ambos se llevan bien y poseen personalidades peculiares. Sin embargo, un amor no correspondido dificultará su relación. La amistad y el apoyo que se forma entre ellos permitirá que Syd tenga alguien con quien desahogarse mientras su amiga no está junto a ella.

Pese a que en un principio el relato se encuentra lleno de clichés y personajes que llevamos viendo durante años, la serie adquiere sentido y un estilo propio mientras avanza hacia su final. Su excelente soundtrack ochentero coincide con los ritmos que hemos escuchado en series como TEOFTFW, Sex Education y Stranger Things. El contexto repetitivo de la secundaria estadounidense puede ser algo tedioso, pero verlo desde personajes extraños e introvertidos puede cambiar un poco la perspectiva. Al mismo tiempo, el tan típico baile de graduación puede incluso sobrar de no ser por el sorpresivo desenlace que contiene.  

Con un final perturbador que va ligado directamente al comienzo de esta historia, I Am Not Okay with This demuestra ser una serie prometedora que de seguro continuará con una segunda temporada (sin confirmación por el momento). Se puede ver en tan solo 1 hora y 40 minutos, de forma que es perfecto para aquellos que busquen distraerse con una serie y no perder demasiado tiempo en ella.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO