Post Malone en Lollapalooza: el "one-man show" que queremos volver a ver

post-malone-1

Post Malone es un artista que alcanzó el estrellato de la noche a la mañana. Un hit en Soundcloud hizo que su carrera tomara vuelo, y hoy en día recorre el mundo rapeando y cantando. Sin embargo, es importante no confundir su éxito repentino con poco talento. “Postey” es hábil, talentoso y versátil. No necesita de mucho para montar un gran show.

En un día con condiciones climáticas impensadas, Post Malone se presentó en el Banco de Chile Stage a las 8:30 de la tarde en punto. Dio inicio a su show con “Zack and Codeine“, entregándole a Chile el debut oficial de la canción en vivo. 

A partir de ahí, el setlist que eligió fue prácticamente el mismo que interpretó en Argentina la noche del viernes. Repasó sus éxitos recientes, como también temas de su primera producción “Stoney“, entre ellos “Too Young“, “I Fall Apart” y “Go Flex“. Temazos todos.

La decisión por parte del cantante y rapero estadounidense de no tener músicos en vivo ha sido motivo de críticas en el pasado. Sin embargo, esto resalta su capacidad artística, su impronta y lo bien que sabe manejar a su público. Conecta constantemente con la audiencia, y agradece cada vez que puede. Además de eso, e independiente del apoyo con playback en algunos coros, canta muy bien en vivo. Superó las expectativas en este sentido.

Post Malone es un “one-man show, porque siendo él el único sobre el escenario es más que suficiente para entregar una buena experiencia al público. Él es un show en si mismo, incluso más allá de lo estrictamente artístico: fumó un cigarrillo, rompió una guitarra, bailó e hizo reír. Montó un espectáculo donde el foco de la atención es él, con un resultado excelente.

Habiendo dado todo sobre el escenario, dejó lo mejor para el final. Dio cierre a su presentación interpretando “rockstar” y “Congratulations“. El público perdió la cabeza y coreó ambas canciones – sus más grandes éxitos – a todo pulmón. Fue un show redondo, donde le dio en el gusto a fans y a no tan fans, que de todas maneras fueron partícipes de la fiesta.

La visita de Post Malone a Chile viene a consolidarlo a él como cantante en estas tierras. Y de la misma forma, consolida la línea de artistas que representa. Aquellos que recibieron el éxito como un balde de agua fría, y hoy cumplen el sueño de vivir de la música. 

Queda claro que “Postey” no debe remitirse solo a instancias como esta para volver a nuestro país. Quizás hasta sea capaz de llenar un Movistar Arena. Después de su show del sábado, está demostrado que público tiene y que sobran las ganas de volver a verlo. Hoy más que nunca.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO