Pedropiedra: persiguiendo la década

pedropiedra-nescafe

En un concierto que partió en orden cronológico, Pedropiedra celebró entre fanáticos y amigos -quienes se repartían arriba y abajo del escenario- los 10 años de una multifacética carrera solista.

El hombre que ha sido parte de las bandas de 31 Minutos, de Jorge González y, actualmente, en la superbanda Pillanes, junto a integrantes de Chancho en Piedra y de lo que fueran Los Bunkers, preparó una noche especial en el Teatro Nescafé de las Artes y no se quedó corto en detalles.

“El ring” y “Al vacío” fueron las encargadas de partir la jornada, con Pedropiedra de riguroso negro, preparado para una gran fiesta donde los colores los pondría su música. La banda, por su parte, no perdió oportunidad de mostrar su solidez y darle la bienvenida a Catalina Rojas como nueva integrante, mientras que entre todos instaban a los asistentes a convertir las butacas del teatro en una pista de baile cuando lo ameritó la ocasión.

Pero la noche no estaba completa sin recibir un poco de ayuda de sus amigos. “Occidental” fue entonada junto a la guitarra y voz de Gonzalo Yáñez, el uruguayo más chileno de la escena musical, con quien fue compañero durante años en la banda que acompañó a Jorge González en sus últimos años sobre el escenario.

Luego sería el turno de “Paraguas y máscaras”, una suerte de joya escondida en el disco “Emmanuel”, a duo con Cristóbal Briceño, el cerebro compositor detrás de Ases Falsos (y cuánta banda ha sido capaz de formar).

La cronología musical seguía y llegaba el momento de los aires más frescos: Perder/Ganar, Barco Fantasma y Amar en Silencio.

Antes de los éxitos asegurados que cerraron la noche (Inteligencia Dormida, La balada de J. González y Vacaciones en el más allá), “Barco Fantasma” tuvo su estreno ante un público masivo, pero esa no sería la única sorpresa que acompañó la canción. Sin mayores presentaciones (¿las necesita realmente?) la imponente figura de Álvaro Henríquez se colgó la guitarra al hombro para acompañar a su amigo y protagonista de la noche, en medio de vítores que celebraban tanto su larga trayectoria como su mejorado estado de salud tras un trasplante de hígado en 2018.

“Amar en silencio”, la canción que sirvió de excusa para reunirse en el Nescafé de las Artes, fue acompañado por una bailarina que persiguió por todo el escenario a Pedropiedra, así como lo han hecho los 10 años de carrera que lo anteceden y, como se ha asegurado su talento y sus fanáticos, lo harán los años que vienen.

Fotos: Valentina Palavecino – Quemasucabeza

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO