"Norman Fucking Rockwell": El desprendimiento definitivo de Lana Del Rey

lana

Luego del lanzamiento de su cuarto LP “Lust For Life” y su paso por Lollapalooza Chile 2018, Lana del rey regresa con su quinto disco, “Norman Fucking Rockwell”.

En este disco, que tuvo una manera de promoción previa al lanzamiento bastante rara e inusual con varios temas lanzados desde septiembre del año pasado, Lana se unió con el aplaudido productor e integrante de bandas como Bleachers y fun, Jack Anthonoff.

Ahí fue cuando Lana lanzó “Mariners Apartment Complex” el pasado septiembre, un tema bastante melancólico, con una melodía bastante cuidada a base de pianos y guitarras que poco a poco van desenvolviéndose de manera más agresiva hasta el fin de la canción.

Mariners era el inicio de una Lana distinta a la que nos tenía acostumbrados, desde su mítico álbum debut “Born To Die” hasta su más reciente “Lust For Life”.

Y el álbum resultó finalmente ser lo que Mariners reflejaba. El track que le da el nombre al disco -y que lo abre- ya demuestra que este no es el típico disco de Lana Del Rey, con una pieza de piano que da guiños a Fiona Apple, Tori Amos y Regina Spektor en donde Lana le canta a un hombre que a pesar de su inmadurez y el daño que le ha hecho, disfruta su compañía a través de los versos “Eres solo un hombre/es todo lo que haces/pones tus manos en tu cabeza mientras me pintas triste” 

En el disco hay temas con guitarras suaves y veraniegas que al final terminan desvaneciendose dentro de sutiles sonidos psicodelicos como es “Venice Bitch”, un tema que dura 9 minutos pero que pasan completamente desapercibidos.

Otros temas entregan reminiscencia a los clásicos de los años 70’s como la sublime “The greatest”, y también hay guiños a Red Hot Chili Peppers en “Fuck it i love you”.

Aunque también hay temas que se encuentran bastante fuera de lugar como “Doin’ Time”, el único tema upbeat y que transpira la esperanza posible éxito, pero que se queda sin pena ni gloria al estar rodeado de temas mucho más lentos ó con producciones más intensas e interesantes.

Pero sin duda una de las piezas más interesantes dentro del disco es “Love Song”, donde la voz de Lana expresa sin mayores esfuerzos el apogeo de un romance a distancia bajo una melodía serena y llena de ternura.

Norman Fucking Rockwell es probablemente el disco más distintivo que ha sacado Del Rey, y también su disco más cohesivo y cálido, pero sin dejar el sello que la caracteriza dentro de la industria musical.

En Rockwell, Lana por primera vez empieza a reflejar la tristeza y melancolía como sentimiento dentro de su atmósfera sonica y lírica y a su vez deja de replicarla como un simple estado de ánimo. Todo con una sutileza muy íntima y catártica.

El disco contiene una naturalidad que emana de manera fluida a través de sonidos surf-pop influenciados por el rock clásico de los setenta o simplemente temas casi desnudos donde Lana le basta solo su voz para así expresar en sus letras el amor, la incertidumbre, las transiciones que se presentan en la vida, la desesperanza e incluso la fragilidad masculina de una manera poética al estilo de la aplaudida poetisa precoz Sylvia Plath -en el que la misma Lana hace referencia en el frágil closing track- a través de situaciones bastante triviales. 

No debe ser coincidencia que este es el primer disco de Lana en el que no aparece un auto en su portada, sino un bote y en el que al fin en esta se encuentra en compañía.

Quizás este disco abre paso a una nueva etapa de Lana, o al menos esto parece indicar su quinto disco “Norman Fucking Rockwell”.

“Norman Fucking Rockwell”, el nuevo disco de Lana Del Rey ya se encuentra disponible y lo puedes escuchar aquí:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO