Famosos revelando sus experiencias alucinógenas en Netflix: "Buen viaje: aventuras psicodélicas"

buen-viaje

El director -y también escritor de comedias- Donick Cary expone mitos y realidades a través de entretenidos relatos de celebridades y su consumo de drogas como LSD.

“Buen viaje: aventuras psicodélicas” no existe para educar, sino para entretener. Lo sabemos desde el comienzo cuando vemos a Nick Offerman -de Parks and Rec- con una capa como de laboratorio y una sonrisa leve; luego lo confirma: “No me malinterpretes. Las drogas pueden ser peligrosas, pero también pueden ser divertidas”.

La representación del consumo de estas sustancias en la televisión y el cine le ha otorgado una mala reputación a las drogas en general. Aunque, en estaesta ocasión, podemos ser testigos de historias de aquellos que hemos visto en alguna de esas pantallas.

“¿Qué clase de persona se sometería a algo peligroso y divertido?” pregunta Nick Offerman justo antes de que aparezca el músico británico Sting.

Otras celebridades presentes son la comediante Sarah Silverman, un póstumo Anthony Bourdain, el médico Deepak Chopra e incluso Zach Leary, hijo del filósofo y psicólogo Timothy Leary quien en 1965 reveló haber aprendido más sobre su cerebro en las cinco horas que duró el efecto de un hongo que en sus 15 años de investigaciones.

Los viajes de los famosos

Con declaraciones así, nos adentramos en viajes positivos y no tan positivos con sustancias como la ayahuasca, DMT, hongos, peyote y LSD (comúnmente conocido como ácido). Cada relato posee una enseñanza, ya sea si eres un consumidor o quieres ser uno o si simplemente buscas una buena programación.

 “Todos los genios lo hacen. Einstein, Steve Jobs, Jimy Hendrix, Asap maldito Rocky”, dice el mismísimo rapero estadounidense A$ap Rocky quien comparte una colorida vivencia que tuvo con una “hermosa fémina” bajo los efectos del ácido.

Aunque también existen quienes lo hacen solo una vez como Ben Stiller, no tuvo un mal viaje pero lo señaló como un acto innecesario.

Las múltiples perspectivas que nos ofrece Donick Cary sobre el consumo de alucinógenos constituyen 11 años de diálogos estimados entre 75 y 100, material suficiente para tres o cuatro horas de metraje. No obstante, consideró a sus hijos como parte de la audiencia y lo que ellos recordarían. Así, opto por una mirada equilibrada de los polos pro y contra del consumo añadiendo una visión científica y medicinal.

Un invitado especial es el Doctor Charles Grob, profesor de psiquiatría, quien investiga el potencial de un tratamiento con alucinógenos para sanar enfermedades psiquiátricas o adicciones.

Él realizó un estudio aprobado por la FDA con psilocibina, el alcaloide de hongos alucinógenos, en pacientes con cáncer avanzado y ansiedad reactiva, en el que demostró mejoras en la calidad de vida considerablemente, sin mal viajes o una respuesta fisiológica negativa. Además analizó a Carrie Fisher, quien también se hace presente con un relato póstumo.

 

A lo largo del largometraje, esto se refleja en entrevistas que inician normal y que de pronto, se transforman con visuales coloridas, caleidoscópicas y vibrantes. Algunas hasta fueron recreadas por otros actores.

Las enseñanzas, después de todo, son: no manejar mientras se está drogado, no mirarse al espejo, sí mirarse al espejo, elegir bien la compañía o tan simple como disfrutar el aire libre al hacer uso de alguna droga alucinógena.

“Have A Good Trip” ya está disponible en Neflix.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO