Muñeca Rusa, la serie más exitosa de Netflix en 2019: Sufrimiento sin fin

muneca rusa 2

Natasha Lyonne protagoniza Muñeca Rusa, una serie de ocho capítulos que, mediante tonos cómicos, trata temáticas como los traumas del pasado y sus consecuencias que demuestra ser una innovadora propuesta.

Nadia, una mujer de mediana edad, está de cumpleaños. Su noche parece perfectamente: sus mejores amigas la acompañan en una fiesta al interior de la casa de una de ellas, y además, conoce a un hombre de su interés con el que decide irse a su apartamento.

Sin embargo, es atropellada por un auto inesperadamente, falleciendo en el lugar. De un momento a otro, volvemos a ver a Nadia en el mismo lugar de la primera escena en la fiesta, y este ciclo no parará de repetirse a lo largo de toda la serie.

Estrenada en Netflix en febrero de este año, la serie creada y protagonizada por la actriz que encarna a Nicky Nichols en Orange is the New Black ha tenido buenas respuestas por parte del público por ser una propuesta que se acerca temáticamente a los extraños relatos tratados por Black Mirror, en los que se suelen abarcar personajes atormentados por la rutina en que están inmersos, sin el aspecto tecnológico en el caso de ‘Muñeca Rusa’.

El loop en el que se encuentra Nadia hace que la historia no avance ni retroceda. Sentimientos de incomprensión y soledad la abruman, y a medida que esta mujer atraviesa múltiples e ilógicas muertes, se le da la oportunidad de conocer a un hombre que atraviesa por su misma situación.

Una vez se comparten sus experiencias, juntos se encaminan en una lucha por descubrir las razones de esta constante rutina en la que vuelven a repetir el mismo día en que mueren.

Con un comienzo algo débil en sus capítulos iniciales debido a la poca claridad sobre cuál camino tomaría esta serie, el relato logra asentarse con la presentación de este nuevo personaje, Alan, que acompañará a Nadia en su búsqueda. Desde este punto, la serie se vuelve totalmente atractiva y es difícil no querer verla hasta el final.

El dúo que conforman Nadia y Alan (Charlie Barnett) da muestra de personalidades casi opuestas. Por un lado, Nadia es una mujer sin filtro alguno que no duda en expresar lo que piensa, con una fuerte personalidad y falta de compromiso. Por otro, Alan es un hombre introvertido, metódico y obsesivo que no soporta salirse de la rutina. Pese a sus diferencias, comparten problemas comunes: traumas del pasado, síntomas de depresión y otros asuntos sin resolver que no les permiten vivir en paz.

Su mismo título, ‘Muñeca Rusa’, refiere al proceso por el que atraviesa la protagonista, en el que va descubriéndose a sí misma eliminando las distintas capas con las que se protegía, hecho que le hace desentrañar un trauma que se negaba a aceptar: la muerte de su madre.

Así, se va mostrando cómo los personajes abandonan sus corazas para finalmente conocerse a sí mismos y, mediante ello, dar solución a estos problemas que los aquejaban y mantenían en un ciclo sin fin.

Muñeca Rusa’ resulta ser, metafóricamente, una muestra de lo relevante que resulta el acompañamiento y apoyo de un otro en situaciones complejas y cómo esto es capaz de evitar desenlaces trágicos.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO