"Manic" de Halsey: un complicado mundo

manic

No hay duda que Halsey es una de las grandes referentes del pop en la actualidad, aunque ella misma diga que es una “anti-pop star” que no hace pop y lo manifieste a todo Twitter, red social que a lo largo de la fama de Ashley Frangipane -su nombre real- ha sido testigo de sus mental breakdowns y discusiones con fanáticos, trolls e incluso otros artistas.

Probablemente toda esa rabia viene de su complicado mundo interior, producto de su bipolaridad y tormentosos romances con hombres y mujeres de la industria del pop -como Ruby Rose, G-Eazy y su pareja actual, el actor Evan Peters- la cosa es que “Manic” es el primer trabajo en el que Halsey nos acoge en su interior, lleno de contradicciones, secretos, luz y oscuridad.

“I HATE EVERYBODY” es la gran representación de ese mundo, en donde Halsey dice odiar a todo el mundo, pero que quizás ese resentimiento viene desde su pésima suerte en el amor, algo similar presenta en “forever… (is a long time) “, que comienza como un cuento de hadas hasta llegar a un ambiente tétrico, llegando a lamentar su capacidad de destruir todo lo bueno que se le presenta en la vida.

Pero sin duda alguna el momento más personal del disco es “More”, una balada pop en la que Halsey habla del hijo que perdió debido a su endometriosis, enfermedad que le dificulta su mayor sueño: ser madre, aunque ni un momento tan delicado como este está libre de contradicciones: en “You Should Be Sad”, le canta a un ex sin algún remordimiento alguno “agradezco no haber tenido un hijo contigo” mientras de fondo suena una guitarra country al más puro estilo de Shania Twain.

Acidez, vulnerabilidad, introspección, orgullo, amor y desamor. “Manic” muestra a el lado más auténtico de Halsey, desde su inicio hasta el fin.

Puedes escuchar “Manic”, el tercer disco de Halsey aquí:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO