Lady Gaga vuelve "demasiado" a sus raíces con "Chromatica"

lady-gaga

El 29 de mayo del 2020 quedará marcado como el año nuevo gay: fue la final de la duodecima temporada del programa de transformismo RuPaul Drag Race, Britney Spears lanzó luego de 4 años de su lanzamiento el bonus japonés “Mood Ring” al mundo y además el icóno pop Lady Gaga lanzó su nuevo trabajo discográfico, en el que nos adentra al universo de “Chromatica”, un disco que llega luego de cuatro años del disruptivo -dentro de su catalogo- Joanne, aunque entremedio estuvo metido el fenómeno de “A Star Is Born”, película y soundtrack que compartió junto al actor Bradley Cooper, por lo que podríamos decir que la excéntrica cantante no estuvo para nada ausente durante estos últimos años en la industria, pero aún así es un hito, ya que marca su regreso al dance-pop, el mismo que la llevó a la fama allá por el 2008.

Probablemente sus Little Monsters pueden ser los más felices por este regreso de Gaga a sus raíces, ya que eso es lo que trae “Chromatica”, un disco pop, dance, en el que Gaga juega con el drum and bass, algunos arreglos orquestales y algunos drops EDM bastante obsoletos al punto de parecer sacados de una canción de David Guetta circa 2010. 

“Chromatica” es un disco algo confuso, su producción está bien cuidada, la voz de Gaga jamás sonó mejor y más cómoda que aquí y las letras están bien elaboradas, pero la abrumante cantidad de canciones que duran bajo los tres minutos arruinan de manera estrepitosa al mundo en el que se nos quiere insertar, por ejemplo “Sour Candy”, tema en el que coreanas de BLACKPINK le hacen compañía, dura 2 minutos con 38 segundos, en los que increíblemente se reparten versos en una cantidad tan corta que parece ir acelerada, casi a la fuerza, dando la sensación de que el tema no está del todo terminado, lo mismo con “Alice” y “911”, ambos dentro de los grandes momentos del disco, pero que piden a gritos haber tenido mayor vida.

Otras canciones simplementes carecen de originalidad, algo que Gaga siempre tuvo insigne en sus anteriores trabajos, pero que en este disco pareció perderse en temas como “Free Woman” y “Fun Tonight”, temas que pueden ser perfectamente confundidos como un tema de DJ junto a una cantante intentando masificar su aún desconocida carrera.

Al final, “Chromatica” parece ser un tipo de disco hecho para los servicios de streaming. Un disco fugaz de 16 canciones que suenan bastante similares en sus 43 minutos de duración, en el que se ve un potencial que fue malgastado en su ejecución, dejando dudas, confusiones y demandando más escuchas para ver si te convence o te termina irritando.

Aunque hay que destacar que “Chromatica” tiene esa energía despampanante de soundtrack perfecto para disco gay. Despúes de todo Gaga conoce a su público, el mismo que está celebrando desde el encierro este nuevo trabajo de una de las cantantes pop más influyentes del último tiempo y como dice en “Free Woman”: “Esta es la pista de baile por la que luché”. Así es, Lady Gaga está de regreso y es imposible ser indiferente a ello.

Puedes escuchar “Chromatica”, el nuevo disco de Lady Gaga aquí:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO