La Sangre en el Cuerpo: el disco más subvalorado de Los Tres

sangre en el cuerpo

En agosto de 1999 salía a las calles el último disco de la “primera etapa” de Los Tres. “La Sangre en el Cuerpo” tuvo una tibia recepción de los fanáticos de la banda oriunda de Concepción, vendiendo sólo 15.000 copias, pese a que repletaron el Teatro Providencia en su lanzamiento. Tras el avasallador triunfo en criticas y ventas de “Fome” (1997) y una banda que ya veía su final muy cerca, la aparición de estas 12 pistas fue un verdadero milagro dentro del cuarteto.

Si en el 93′ Álvaro Henríquez y los suyos apostaron a la masividad y a verse ridículamente grunge para entrar de lleno a la lista de las radios con “Se Remata el Siglo”, 6 años más tarde la madurez propia de una banda que ya lo vivió casi todo arriba de un escenario se reflejó en este disco. No era fácil. Y no sabemos por qué; hoy suena como una batahola de canciones muy bien ejecutadas y varios hits en potencia.

Aunque la estructura sonora es más “recatada” que la de su antecesor, por primera vez vemos a Henríquez apoderarse un poco del trabajo de la banda, incorporando teclados y un estilo que tendría consecuencia tres años después con el lanzamiento del álbum homónimo de “Pettinellis“.

Con Joe Blaney en las perillas y recurriendo, como de costumbre, a técnicas de grabación análogas, canciones como “Lo que quieres” o “Agua Fría” suenan reflexivas pero sin llegar a incomodar. Dentro de estos 40 minutos se encuentran algunas de las composiciones más lúcidas del cantante y líder del grupo, algo que, después de la reunión en 2006 con dos de sus tres ex compañeros, parece haber perdido.

Feria Verdadera” como una honesta declaración de principios, “No me falles” con un laureado videoclip y “La Respuesta” con una propuesta demasiada adelantada para la gente que se acostumbró a verlos tocando cueca inequívocamente con guitarra de palo, intentaron cautivar al público radial. No lo consiguieron. Pero ganaron algo mucho más destacable para sus fanáticos: que “La Sangre en el Cuerpo” se haya convertido en un disco que, como el vino, envejece cada vez mejor.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO