La mágica noche de Wilco y su debut en Chile

14556777_10153795985246300_8435957699559032796_o

Apenas algunos alcanzaron a destapar sus oídos del chillido que dejó la jornada del lunes, cuando Iggy Pop y The Libertines debutaron en Chile, para volver a lanzarse a la aventura emocional de ver por por primera vez a un grupo que ha sabido mantener una carrera fina, a punta de buenas canciones: Wilco.

Como pocas veces en el Caupolicán, la gente se hizo de los espacios con mucha (o demasiada) calma y lentitud, lo que hizo que pocos fueran los afortunados de ver en un recinto con casi perfecta acústica a los chilenos Matorral, quienes aprovecharon muy bien el espacio para hacer sonar los temas de sus últimos dos discos, “Remoto Control” y “Gabriel”, al igual que el argentino Coiffeur, quien giró las órbitas hacia su catálogo más tecnopop, logrando hacer mover algunas patitas entre el público.

No fue hasta cerca de las 9 cuando el recinto de San Diego al fin se vio relativamente copado, aunque con muchos asientos vacíos en las plateas. Muchos corriendo de vestido y camisa + corbata como recién salidos del trabajo, para disfrutar de un momento muy esperado en tierras locales. Porque Wilco pudo haber sido una de esas bandas que habría debutado en Chile hace 10 o 15 años con un concierto pequeño, pero que se habría convertido en mítico. Jeff Tweedy y los suyos lo tenían clarísimo, y así lo dejaron saber con un concierto que no escatimó en hacer un recorrido intenso de toda su trayectoria.

Teniendo un disco tan bueno como “Schmilco” como carta de presentación, Wilco quiso prescindir de dedicarse a promocionar lo nuevo y agasajar al público chileno que los esperó por años, preocupándose de hacer énfasis en los discos más queridos y populares de la banda: “Being There” (1996), “Yankee Hotel Foxtrot” (2002) y “A Ghost Is Born” (2004), además de desempolvar “I’ll Fight” (tema de su álbum debut “A.M.” que no suelen tocar tanto) y “Passenger Side”, que se sumó al repertorio luego de verse sorprendidos por una tierna pancarta con un dibujo inspirado en el tema.

Con momentos culmine como las emocionantes descargas de “I Am Trying To Break Your Heart”, “Misunderstood” y “Jesus, Etc.”, la calidad instrumental de la banda se reflejó en pleno, especialmente en el largo y explosivo solo del guitar hero Nels Cline, que sorprendió incluso a sus colegas de grupo.

De este modo, el sexteto de Chicago hizo que su debut estuviera a la altura de las circunstancias, con un concierto impactante en donde los recursos no apuntaban hacia la performance (sólo un juego de luces los acompañaba de fondo), sino hacia el virtuosismo y la calidad expresiva de Jeff Tweedy al desgranar cada capítulo de su banda, con versiones únicas en directo de igual o mayor intensidad de las que se pueden encontrar en sus DVDS o registros en vivo (como el notable “Kicking Television” del 2005).  Queda desear ahora que Jeff cumpla con su palabra de tener ganas de volver a suelo chileno. Y aunque es lo habitual en estos casos, no parecía bromear al momento de encontrarse con un público tan entregado como el local.

Lista de canciones:

1. Random Name Generator
2. I Am Trying to Break Your Heart
3. Art of Almost
4. One Wing
5. Misunderstood
6. Someone to Lose
7. I’ll Fight
8. Handshake Drugs
9. Via Chicago
10. Impossible Germany
11. Jesus, Etc.
12. Locator
13. Box Full of Letters
14. Heavy Metal Drummer
15. I’m the Man Who Loves You
16. Dawned on Me
17. Hummingbird
18. The Late Greats

Bis:
19. Passenger Side
20. Theologians
21. I’m Always in Love
22. Red-Eyed and Blue
23. I Got You (At the End of the Century)
24. Outtasite (Outta Mind)

Bis 2:
25. Spiders (Kidsmoke)

*Fotografía del post: Tomada por @grimpet y compartida en el FanPage de DG Medios.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO