La Jauría: Todos caerán

jauria-amazon

Encabezada por mujeres que luchan contra la violencia de género en cada una de sus formas, la serie chilena refleja una sociedad regida por el abuso de poder. Sin embargo, eso está por cambiar.

Un colegio del sector oriente de Santiago es el foco de protestas de parte de sus alumnas. El descontento surge a raíz de las acusaciones de encubrimiento de un profesor acusado de abuso. Mientras el establecimiento se encuentra en toma, desaparece misteriosamente una de sus estudiantes: Blanca Ibarra (Antonia Giesen). 

Mientras es buscada, se difunde en redes sociales un vídeo de ella siendo abusada sexualmente por un grupo de hombres encapuchados. Olivia (Antonia Zegers) y Carla (María Gracia Omegna) son detectives de la PDI y quienes encuentran las primeras pistas de lo que pudo haber ocurrido con Blanca, a las que luego se les suma la detective Elisa (Daniela Vega). La hermana menor de Blanca, Celeste (Paula Luchsinger), seguirá su propio pero peligroso camino investigativo. 

La Jauría es una serie producida por Fábula, Fremantle y Kapow para Amazon Prime Video. Su estreno mundial fue el 10 de julio a través de la plataforma de Amazon Prime. La dirección principal estuvo a cargo de Lucía Puenzo. Su amplio reparto cuenta con gran parte de los actores nacionales más reconocidos, tales como Claudia Di Girolamo, Luis Gnecco, Daniel Muñoz, Amparo Noguera, Francisco Reyes, Mariana Di Girolamo, Alfredo Castro y otros. 

La desaparición de Blanca hace que las denuncias contra el profesor dejen de ser la prioridad de las jóvenes, quienes reciben contención del psicólogo contratado por el colegio (Alberto Guerra). Lentamente, se desentraña una red criminal que tiene como núcleo la misoginia, debido al temor de que las mujeres “cambien el orden establecido”. Dicha red posee múltiples niveles que se conectan a través de aplicación, en la que se plantean desafíos a los hombres que se unan al juego. Así, encontrar al Lobo (su líder) se hace cada vez más complicado. 

En el Juego del Lobo, los hombres ingresan a un chat, en el que son agrupados con otros, conformando una jauría. Al grupo se le plantean desafíos que escalan a un nivel de violencia inimaginable, como lo es abusar de una mujer que ellos escogieron como víctima. Si un miembro se arrepiente en cualquier punto, es amenazado por el resto, ya que basta que sólo uno deje de realizar el desafío para que todos queden fuera. Es aquí donde entra en juego el fuerte poder de la manipulación, ya que muchos caen en la red con el fin de encajar y probar su masculinidad unos a otros.

La ficción se encarga de retratar la violencia de género que sufren las mujeres en el día a día. Se puede apreciar cómo se inspiró en algunos de los casos más emblemáticos de la realidad, en Chile y el mundo. Abuso de poder, acoso sexual, abuso sexual, difusión de fotos y/o vídeos íntimos, ciberacoso, amenazas y falta de credibilidad son algunas de las formas de violencia que reflejan las vidas de estas mujeres.

Pese a que La Jauría posee un reparto bastante completo y de gran trayectoria, las actuaciones son, en un principio, el punto débil de la serie. En ocasiones resultan forzadas y exageradas, en el caso de algunos de los personajes. Sin embargo, aquello mejora una vez que la serie se acerca hacia el final. 

Las temáticas, además, resultan algo excesivas. Mientras vemos diversas manifestaciones de la violencia patriarcal, se exponen al mismo tiempo temas como el bullying, la presión social, el suicidio y adopciones ilegales. De estas tramas secundarias, hay algunas que sobran al no estar del todo desarrolladas.

Con respecto a sus aspectos más positivos, uno de ellos es la banda sonora de la producción, la cual posee como tema central No estamos solas de Anita Tijoux. La canción fue grabada por la cantante para la serie, quien también encarna a una hacker  llamada Z. Por otro lado, la narrativa se construye de tal forma que es capaz de atraparnos, manteniendo la intriga y el suspenso en todo momento. Aún así, no se puede negar que algunas escenas carecen de verosimilitud. 

En sus ocho capítulos, la serie pone en el centro al feminismo con ideales que se ven encarnados en las estudiantes y detectives. En conjunto, son capaces de evidenciar las constantes injusticias que impiden el avance de la investigación, especialmente a causa de poderosos con altos cargos que son capaces de manipular a las instituciones. Estas mujeres no pretenden quedarse calladas frente al abuso de poder que estos ejercen en la sociedad, sino que alzan la voz hasta que la justicia se obtenga, sin importar las consecuencias.

La Jauría es una serie que goza de imperfecciones, pero que sin duda pueden mejorar fácilmente para una posible segunda entrega. Su relevancia radica en el llamado a tomar conciencia de una problemática que nos rodea en el día a día. Temáticas como las que se plantean son necesarias para dar cuenta de que en una sociedad como la chilena y muchas otras se entrelazan fuertemente el poder con el machismo, los que en conjunto hacen que la búsqueda de justicia para crímenes contra las mujeres sea difícil, pero jamás imposible. 

Revisa el trailer a continuación:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO