"Disco" de Kylie Minogue: una pista de baile alegre y setentera en medio del encierro

Kylie-Minogue

El 2020 empieza a desvanecerse luego de un año de crisis, encierro e incertidumbre, aunque curiosamente también trajo de vuelta en gloria y majestad a la música disco al mainstream gracias a artistas como Dua Lipa, Miley Cyrus y Doja Cat, pero en medio de los últimos respiros que vive el año, una de las exponentes más experimentadas y exitosas del género vino a marcar su territorio. Se trata de la cantante australiana Kylie Minogue con el redundante -en título- “DISCO”.

Lleno de violines, sintetizadores y un groove que se hace presenta a lo largo del álbum, “DISCO” es una especie de pista de baile setentera llena de glitter, luces y destellos llenos de celebración, amor y alegría y que perfectamente pudo haber sido el soundtrack de “Xanadú” de Olivia Newton-John o de un reboot de esta, ahora que está de moda el reciclaje en Hollywood.

“Supernova” pasaría piola como una canción de Daft Punk, pero con ese toque gay que tiene Minogue y que es claramente uno de los standouts del disco, en “Last Chance” Kylie se la juega con varios falsettos que evocan a los Bee Gees o Scissor Sisters y “Say Something” tiene esas vibras a New Order con un coro tan breve que pasa desapercibido, pero que de alguna forma logra encantar a pesar de ese gusto a poco.

“DISCO” es de esos trabajos que son más fuertes en su parte final, con temas más potentes y que se salen un poco de la fórmula monótona que se hace media cansina al principio, por ejemplo “Dance Floor Darling” es quizás el tema más experimental del disco, con guitarras eléctricas que suenan como chirridos y que van acelerando su intensidad casi al final de la canción, “Unstoppable” contiene un riff sacado directo de ABBA y que decir de “Celebrate You” que podría ser fácilmente el tema de regreso de los suecos en pleno de 2020.

Sin ofrecer nada nuevo, ni en su discográfica ni menos a nivel general, Kylie Minogue pasó la prueba con “DISCO” debido a la sólida producción, la experiencia de Kylie en el género y ese no-sé-qué que la hace tan especial como artista en casi todos sus trabajos y que es bastante particular: su música para nada pretensiosa, pero tampoco modesta, solo se deja llevar por sus instintos y vaya que le resulta.

Esa es la magia de Kylie Minogue, tener el descaro de sacar un disco de música disco y que lleve por nombre “DISCO” y de paso que este sea uno de los mejores trabajos de su vasta carrera musical y del año 2020.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO