Jake Bugg: en el momento justo

jake bugg-chile sideshow

jake bugg-chile sideshow

Mauricio Durán, guitarrista de Los Bunkers, me comentó para una entrevista realizada para para la Revista iPop, sobre su fascinación por uno de los sucesos más llamativos de la música, un joven inglés llamado Jake Bugg cuyo sonido remitía al Dylan atrevido cuando calzó la guitarra eléctrica en 1965. Jamás pensé que poco menos de un año de esa conversación, vería al comentado Bugg debutando en Chile con un éxito inusitado en el Club Subterráneo de Santiago.

Como parte de los múltiples sideshows del Lollapalooza de este año, su presentación fue un lujo que más de 600 personas disfrutaron a concho desde el primer minuto en que este joven músico pisó el escenario, quién lució otra característica que recuerda al viejo Bob Dylan: seriedad y concentración con pocas sonrisas, y sólo un par de muestras de agradecimiento en toda la noche (una de ellas, cuando Chad Smith de los RHCP lo abrazó y le calzó la guitarra). Un halo de misterio que sólo suma puntos a un artista que se ha alzado como uno de los créditos más llamativos de los festivales rock de todo el orbe.

Esa misma calidad de ‘imperdible’, hizo que el público llenara la sala capitalina. La mayoría coreó, saltó y apoyó con palmas gran parte de las canciones, destacando por sobre todas, los hits de su segunda placa Shangri-La lanzada el año pasado. Temas como “There’s a Beast and We All Feed It”, “Slumville Sunrise” y su último hit “Messed Up Kids”, junto a sus éxitos tempranos como “Trouble Town”, “Two Fingers” y “Lightning Volt” fueron parte de los peaks de una jornada, que alcanzó su cenit cuando las baladas “Broken” y “Me and You” bajaron las revoluciones, generando un momento de alta complicidad entre el público y el artista. Tal ha sido su conquista en este territorio del mundo, que hasta hubo pancartas con dibujos y una firma muy especial, inspirada en la última canción mencionada: “Jake: Me and You? Think about it”.

En poco más de hora y veinte minutos, Jake Bugg debutó con una sencilla pero contundente presentación, que dejó a muchos con ganas de seguir disfrutando de sus canciones en su set masivo en el Lollapalooza. Un lujo que vale aprovechar, pensando en el meteórico camino que ha recorrido Bugg, quien hace no mucho cumplió 20 años.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO