High Fidelity: Crisis amorosa con el soundtrack de tu vida

Zoe Kravitz

El 14 de febrero Hulu estrenó una nueva versión de High Fidelity, serie basada en el homónimo libro de Nick Hornby (1995) e inspirada enormemente en adaptación cinematográfica del año 2000 protagonizada por John Cusack. Esta vez la serie tiene un giro en 360° y la historia es protagonizada por una mujer, Zoe Kravitz.

Rob (Zoe Kravitz) es una chica de 29 años que acaba de terminar con su prometido Mac, y tras esto entra en un bucle de depresión con un gran soundtrack de fondo por un año. Todo el caos llega a su vida cuando su ex vuelve a New York, con una nueva novia y planes de matrimonio.

¿Por qué el sountrack es tan fundamental? Rob es dueña de una tienda de vinilos, una amante de la música y que según sus propias palabras, se ha visto salvada por esta muchas veces. Simon y Cherise son dos de sus amigos, que además  trabajan con ella, y entre los tres construyen un trío que ama la cultura pop.

Durante la historia cuesta mucho simpatizar con Rob, es un personaje bastante centrado en si misma, con pocos momentos de redención, le cuesta darse cuenta de sus errores, y aunque trata, finalmente concluye que el universo está en contra de ella.

Eso se refleja cuando decide hacer un recorrido por sus cinco rupturas más importantes para entender por qué terminó con Mac. Cada uno de ellos le da razones del fin de su relación, pero Rob hace caso omiso. Sus amigos contribuyen a lo mismo, son bastante condescendientes, haciendo que incluso sus potenciales historias queden relegadas.

A pesar de aquello, hay detalles que se agradecen. Aunque esta sea una versión protagonizada por una mujer, no cae en los estereotipos femeninos que vemos siempre, es sólo una persona que analiza todo más de lo normal. Desde ese punto vemos lo que sucede con ella.

Cosas que se podrían mejorar en una segunda temporada, serían darle un poco más de protagonismo a sus amigos Simon y Cherise, a pesar de que Simon tiene un capítulo para él en esta temporada, es un sin sentido que no aporta mucho. Así también, explorar las vidas del resto de los personajes, al ser una serie está esa opción.

Si bien Rob es algo insoportable, la serie no cae en lo mismo. Es fácil de ver, son 10 episodios de media hora, y como la música es un protagonista más, en cada capítulo alguna canción logra encantar y evocar recuerdos. Lo mismo con la ruptura, a pesar de lo cuestionable de algunos actos que hace Rob, pueden ser familiares para el espectador.

Los 10 capítulos se encuentran online. A continuación puedes ver el tráiler:

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO