Frankie: todos los caminos terminan en Portugal

Frankie

Francoise “Frankie” Crémont (Isabelle Huppert) es una reconocida actriz francesa, que luego de uno de los mejores años de su carrera descubre que el cáncer que padecía volvió, ahora de forma terminal. Ante esta noticia es que decide organizar un viaje familiar a Sintra, en Portugal, para vivir una última experiencia.

Al encuentro llega su hijo Paul (Jerémie Renier), quien se encuentra abrumado por no encontrar al amor de su vida, además de su nueva vida en New York. Sylvia (Vinette Robinson), su hijastra que enfrenta su posible divorcio junto a su hija adolescente. Michel (Pascal Greggory) su ex marido homosexual quien a través de la fe busca una cura para el cáncer de Frankie.

En la travesía también se suma su esposo Jimmy (Brendan Gleeson), que trata de asumir que sin su esposa su vida también terminará y Ilene (Marisa Tomei), la mejor amiga de Frankie que al llegar a Portugal se entera que su amiga morirá pronto.

La enfermedad de Frankie los reúne a todos en un paisaje idílico, donde solamente una estrella de cine decide ir a morir. La reunión es sólo la puerta de entrada a una serie de secretos familiares, problemas y rencillas, como pasa siempre, con todas las familias que existen, ninguna es perfecta.

La película dura 1 hora 40 minutos, que transcurren al ritmo adecuado, no se hace lenta ni tediosa. Son varias historias que convergen en Portugal y cada una es retratada de forma correcta. A pesar de que Frankie es la protagonista, vemos como su enfermedad crece entre sus familiares.

También existe una proyección a futuro entre todos, a pesar de un final abierto, es como que ya supiéramos que pasará con cada uno de los protagonistas. Es envolvente y cálida, finalmente es la historia de una familia, y todos siempre nos podemos identificar.

Frankie ya fue lanzada digitalmente y puede encontrarse en algunos servicios. 

 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO