Fluvial 2016: Los Ríos suenan

fluvial_resena

La semana pasada se llevó a cabo la primera versión de Fluvial, un festival realizado íntegramente en Valdivia, con el fin de promover y fortalecer a los artistas –tanto regionales, como nacionales– y a la industria musical chilena per se. Todo esto, bajo el amparo del paisaje cultural que evoca la capital de la región de Los Ríos, y su fluvialidad. Cuando se anunció el line-up completo, se repitió la típica crítica que rodea a este tipo de festivales: la presencia de «los de siempre». Los Jaivas, Gepe, Camila Moreno, y Francisca Valenzuela eran los artistas más conocidos en una parrilla que contó con más de 30 invitados. Sin embargo, las agrupaciones musicales menos conocidas que participaron en el evento fueron las encargadas de darle el verdadero sentido de descentralización a este festival.

Todo comenzó con un discurso en la Carpa CECs, de parte de Marcelo Godoy y Oliver Knust, organizadores de Fluvial, quienes inauguraron el festival con un cálido y sincero «de aquí pa’ delante, empezamos».

Y así fue.

JUEVES 1

En Espacio en Construcción, y con algo más de una hora de retraso, se dio pie a la presentación de Cómo suspender su incredulidad desapareciendo por completo, la primera banda de la jornada. El dúo chileno de pop avant-garde, comenzó su performance improvisando hasta llegar, lentamente, al tema “Just You”, popularizado por la serie de televisión “Twin Peaks” (David Lynch, 1990-1991), y así continuar con algunos temas originales, siendo el punto más alto el cover a “Hopelessly Devoted to You” de Olivia Newton-John. Podría describir a CSSIDPC como una extraña fusión entre Dënver y Death Grips, con influencias de Björk, y orquestados por David Lynch… y me quedaría corto de palabras. Fluvial continuó con Platillo Volador, banda oriunda de Valparaíso, que brindó unas de las presentaciones más destacables de todo el festival. Luego, se dio paso a la presentación de Adelaida, quienes se encargaron a levantar a los asistentes de sus asientos con temas de “Madre Culebra”, su primer disco. La jornada en el local terminó con la accidentada presentación de Marineros, quienes finalizaron su show antes de lo esperado debido a los problemas técnicos que tuvieron que enfrentar en el recinto. «Estas cosas solo pasan en Chile», murmuró Constanza Espina, voz principal del dúo.

Cayó la noche valdiviana, y ya era momento de trasladarse a Gaz Gaz Club Bar y presenciar el show de Miss Garrison, quienes, a pesar de rechazar el bis que pedía el público a gritos, brindaron una presentación que dejó la vara alta para las bandas a presentarse en el local. Quizás muy alta, ya que ni Mantarraya o Magaly Fields lograron conectarse por completo con el público del bar. En Bar Independencia, otra de las sedes de Fluvial, Bronko Yotte iniciaba una presentación que, a pesar de no contar con su público habitual, denotó sus grandes cualidades como MC y logró salir del paso de una manera airosa. De regreso a Gaz Gaz Club Bar, fuimos recibidos por la última banda de la noche: Dolorio & Los Tunantes. A medida que iban tachando canciones de su setlist, iban haciéndose uno con la audiencia. En serio. Es de esas bandas que hay que ver en vivo para darse cuenta de la magnitud y entrega que poseen en sus presentaciones.bronkoyotte_fluvial2

VIERNES 2

Una calurosa tarde recibió a Les Deuxluxes, la primera banda que se presentó en el Escenario “Torreón Los Canelos”. Si bien partieron a la hora, muy pocos asistentes pudieron presenciar la potencia que la banda de Montréal irradiaba en cada uno de sus temas. El público comenzó a llegar a medida que transcurría el show de Perrosky, quienes, observando a un trío de Carabineros que merodeaban cerca del recinto, proclamaron a viva voz «¡más cuidado con quienes encarcelan!», resultando en un vitoreo de la audiencia, quienes pasaron a escuchar “Diamantes”, uno de los temas mejores logrados de su presentación. La jornada continuó con la revancha de Marineros, en la que por fin pudieron hacer que “Oh Oh” sonara bien. Luego de un aplaudido lanzamiento de la Política de Fomento de la Música Nacional (2016-2020), se dio pasó a la esperada presentación de Francisca Valenzuela, quien logró llenar el Torreón y sus alrededores con temas como “Prenderemos Fuego al Cielo”, “Buen Soldado”, y “Quiero Verte Más”.

Nuestro segundo día en Fluvial continuó en Espacio en Construcción, con la presentación de Boraj, quienes, con su propuesta que mezcla folk, post-rock, y electrónica, lograron contener al público para los platos fuertes del día: Javier Barría y Fernando Milagros. La expectación por ambos artistas era tan grande que muchos de los asistentes se encargaron de esperar las más de dos horas de retraso que sufrió el show de Milagros. El público entraba una y otra vez al recinto, al punto que ya no daba más, y una constante sensación de hacinamiento se apoderó de la audiencia. Teniendo al chasco del día anterior en mente, Espacio en Construcción se convirtió en el punto más bajo de Fluvial. Tanto Barría como Milagros presentaron una puesta en escena sumamente simple, pero esto no evitó que ambos shows sufrieran de ligeros desperfectos técnicos. Y, al igual que el accidentado show de Marineros, nuestra participación en el segundo día de este festival terminó abruptamente, por lo que no pudimos asistir a las presentaciones artísticas que se realizaron en Gaz Gaz Club Bar y Bar Independencia.fernandomilagros_fluvial

SÁBADO 3

El tercer y último día de Fluvial se llevó a cabo, mayormente, en el Escenario “Fluvial”. La jornada comenzó con las excelentes presentaciones de Foreign Diplomats y Chocolat, bandas canadienses encargadas de recibir al público que, lentamente, comenzó a reunirse en la Costanera de Valdivia. Luego, se dio paso a Newton Jones, un grupo de valdivianos que logró atraer la atención del público con los temas de “Gravedad”, su más reciente trabajo. Quien no tuvo tanta suerte con la audiencia fue Andrés Nusser con Karakoram, su nuevo proyecto. A pesar del entusiasmo que trató de irradiar a través de los amplificadores, el vocalista no logró traspasarle sus vibras a los asistentes. Sin embargo, el show debía continuar, y qué mejor antídoto que Beatriz Pichimalen, quien le presentó a los asistentes la mejor puesta en escena que se vio en todo el festival. Siendo las 19:45 y de manera muy puntual, comenzó la presentación de Camila Moreno, quien le dedicó su íntimo show por completo a la conservación del bosque nativo valdiviano, para luego dar paso a “Te Quise”, el tema más coreado por los asistentes. Siguiendo con «los de siempre», Fluvial continuó con la participación de Gepe, quien, luego de cantar “San Miguel”, dedicó su colorido show por completo a la conservación del bosque nativo valdiviano. ¿Les suena familiar? Oportunista, diría yo. Sin embargo, lo mejor quedó para el final. Los Jaivas, conocidos por su verdadero compromiso y conexión con el pueblo chileno, fueron las verdaderas estrellas de la noche, brindando el cierre digno que necesitaba el Escenario “Fluvial”… pero todavía quedaban bandas por disfrutar.

Al llegar a Gaz Gaz Club Bar, nos encontramos con una sala casi vacía presenciando el show de Combo Chabela, quienes no pudieron encontrar asistentes que pudieran apreciar su modesta propuesta de cumbia sureña. Quienes tuvieron público de sobra fue la gente de Amarga Marga, encargados de presentar uno de los shows más sinceros y electrizantes en toda la jornada, llegando a generar un mosh pit entre los asistentes. A pesar de esto, quienes en verdad lograron transformar al bar valdiviano en un antro rebosante de garage punk, fue Club de Surf, con temas como “Kill the President” y “Sonic Death”. Siendo casi las 03:00, Perrosky fue la banda encargada de finalizar la primera edición de Fluvial con un Gaz Gaz Club Bar lleno a más no poder.parrafluvialLo mejor de Fluvial fue la entrega que tuvieron algunas bandas no tan visibles en la escena nacional, como ocurrió con Cómo suspender su incredulidad desapareciendo por completo, Platillo Volador,Dolorio & Los Tunantes, pero que para algunos se vio opacado con las deficientes instalaciones y el acople constante que se generaba en lugares como Espacio en Construcción. De lo que no hay duda alguna es que la primera edición de Fluvial dio que hablar.

La primera edición del evento logró taparle la boca a toda la gente que opinaba que a Valdivia le iba a quedar grande un festival de esta magnitud, y de paso, logró un avance en la descentralización que se suele tener respecto a la escena nacional, tanto en los lugares físicos de las presentaciones, como en la visibilidad de «los de siempre» en comparación a las bandas emergentes. Ya teniendo la segunda versión anunciada para realizarse del 28 de noviembre al 2 de diciembre del próximo año, instancias como Fluvial dan paso para pensar una sola cosa: Santiago ya no es Chile.setlist_fluvial

Fotografías por: Mau Millapán. / Mira la galería completa por acá.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO