"Future Nostalgia" de Dua Lipa: un diamante que impone nuevas reglas

Dua-Lipa-900x600

Con el primer adelanto, se preveían cosas buenas. “Don’t Start Now” fue el aviso de que algo importante estaba en camino. Hasta que llegó el día. Y así fue.

Con 24 años, Dua Lipa estrenó hoy su segundo disco de estudio. Y si recalco la edad es simplemente porque parece hecho por alguien mucho mayor. Es que la pulcritud de este álbum hecho en 2020, pero que parece sacado de los 90s, termina siendo sorprendente.

En su segundo disco de estudio, “Future Nostalgia“, la intérprete de “New Rules” se presenta más madura. No solo en la parte lírica, donde destacan composiciones mucho más interesantes que en el primer disco homónimo, que ahora se enfocan en las lecciones aprendidas del amor, siempre con un enfoque feminista. Desde el principio, nombrando a la female alpha y a esa confianza -justificada- que ahora exuda en sus presentaciones.

El crecimiento también se refleja en el sonido y es acaso lo más importante dentro de la producción. En tres años trabajando dentro del estudio, la británica supo construir a la perfección un disco que mezcla los sintetizadores de los mejores años de Blondie, la potencia vocal de Gwen Stefani en los 90’s como lider de No Doubt y las mejores referencias a la quintaesencia de ABBA.

En este álbum, Dua Lipa entrega una mezcla exquisita que, tal como dice el nombre, rememora el pasado pero con toques de millenialismo. No es casualidad que el single de cabecera sea hoy una de las canciones más populares de la app del momento, Tik Tok. Porque con guiños al pasado y a la música con la que ella creció, está intentando darle un vuelco al pop y establecer las nuevas reglas del género.

Desde el arranque, Lipa nos da la primera pincelada de lo que se viene, sin adelantar mucho. Más específica es la primera línea: “You want a timeless song, I wanna change the game“, como haciendo referencia al sonido original que presenta. Ese electro pop que a veces suena a funk, crea una obertura impecable.

Las siguientes son la mejor muestra de que este disco fue hecho con una lupa en el pasado. “Don’t Start Now“, “Cool” y “Physical” son esa nostalgia de la que tanto habla la composición de Lipa, mientras que “Levitating” es la mejor junto con “Love Again”. Este último, un sampleo a “Your Woman” de White Town.

La segunda mitad, desde “Pretty Please”, mantiene la solidez del principio. Lo de “Hallucinate” y “Break My Heart” confirman que mientras más se acerca a lo contemporáneo, más recuerda al pasado. Para el cierre “Good In Bed” y “Boys Will Be Boys”, donde el acoso sexual es el principal tópico. Lo más importante, siempre al final.

En resumidas cuentas, Dua Lipa creó una pieza magnífica. Lleno de temazos para regodearse. Mezclando a la perfección el futuro y el pasado, mostrándote esos sonidos y ritmos que ya conocías, como si fuera la primera vez que los escuchas. De lo mejor del pop en los últimos años.

Traída de los 90s adaptada a las tecnologías de los 2000s y con letras contingentes del siglo XXI. Si este es de los primeros grandes diamantes de la música del nuevo siglo, ya quiero saber lo que se viene. La vara es alta para el resto.


Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO