Diego Lorenzini - Pino: El trovador retrofuturista

pino diego lorenzini2

Por José Torres.

La idea de mezclar fuentes y materiales para crear una canción o varias, es quizás la que toma más fuerza al escuchar Pino, el nuevo álbum de Diego Lorenzini.

En este trabajo  converge la vocación acústica a la que nos tiene acostumbrados y la irrupción de sonidos completamente novedosos para el talquino como samplers de baterías, sintetizadores y ruido de máquinas, además de la tendencia que tiene a torcer los límites estilísticos de la música, hacen que Pino sea un disco que no pierde la línea.

A pesar de poseer 18 canciones, que transitan hacia diferentes lados, Pino radica en eso: Una forma a base de muchas formas. El multifacético vocalista de Tus Amigos Nuevos presenta un disco de larga duración, pero que no se entrampa en algo que para muchos podría resultar en desastre. El álbum es dinámico, su remix de influencias lo hace así.

Para armar el imaginario, Lorenzini revuelve un baúl muy desordenado, lleno de cosas que tienen que ver entre sí, pero que nadie abría hace mucho tiempo. Resaltan el uso de la estética de la revista Ritmo (incluyendo el cráneo del gato YoYo) en la portada y la voz de Raúl Ruiz en la entrañable “Cartoncito” donde el reconocido director y uno de los  grandes recopiladores de lenguaje popular junto a Oreste Plath habla de la identidad de Chile, siendo este un disco que toma mucho desde lo identitario, la cita da completamente en el clavo. Además, el rescate de términos locales dentro de sus letras, como “sacar la foto”, “pagar en carne”, “vender la pomada” y muchos otros, hacen de este álbum en particular una pieza de memoria, pero no la versión fome de museo, sino que una completamente fresca y vigente.

Lorenzini no mete cada referente cultural y sonoro en una juguera para ver que sale después: el hombre detrás de “Sexo amateur”, quizás el mayor hit de la placa, trabaja por capas. Actualiza la figura del cantautor, la sincera con canciones tan breves y directas como “Más que nunca”. Entremezcla su guitarra y sus letras con sonidos que miran tanto a el presente/futuro como hacia el pasado, donde los términos que muchos pensábamos propios de nuestros abuelos y el lenguaje de la generación de las pantallas se hacen uno solo.

Con este trabajo, Lorenzini parece convertirse en uno de los personajes dentro de su álbum: el Trovador retrofuturista.

Escucha el disco completo aquí

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO