Crítica: "Green Room" - Punk y circo

greenroom_1

En un año en que la cartelera nacional se ha visto inundada por filmes como “Capitán América: Civil War” (Joe y Anthony Russo, 2016), “X-Men: Apocalipsis” (Bryan Singer, 2016), o “Suicide Squad” (David Ayer, 2016), nunca está de más revisar aquellos estrenos que no llegaron al país. Ya sea porque nunca encontraron una distribuidora, o simplemente “no eran atractivos para la audiencia nacional” como dicen por ahí, una gran cantidad de largometrajes quedaron fuera de las salas de cine. Una de las películas que fue alabada por la crítica estadounidense, pero ni se asomó por estos lados fue “Green Room” (Jeremy Saulnier, 2016).

La trama del filme es bastante simple. La banda punk The Ain’t Rights –compuesta por Pat (Anton Yelchin), Sam (Alia Shawkat), Reece (Joe Cole), y Tiger (Callam Turner)– realiza un cover de uno de los temas más populares de Dead Kennedys… en un bar administrado por Darcy Banker (Patrick Stewart), líder de una tropa de supremacistas blancos. De ahí, todo se va a la mierda.

Bueno, se va a la mierda en un buen sentido. “Green Room” debe ser el thriller mejor ejecutado en lo que va del año. Al igual que en “Blue Ruin” (2013), su filme anterior, Jeremy Saulnier logra destripar a sus personajes y hacerlos seguir sus instintos más primitivos. De esta manera, el filme transcurre en base a los brutales actos que pueden terminar cometiendo los protagonistas. Supervivencia y venganza van de la mano.greenroom_2En las manos de otro director, un guión que demanda escenarios claustrofóbicos, violencia explícita, y una tensa atmósfera por casi hora y media de metraje, pudo haber resultado en una película más del montón, pero Saulnier sabe convertir una historia relativamente simple en un relato completamente salvaje. Esta película les hará apreciar la huincha aisladora y les enseñará el verdadero poder del acople. Créanme.

Obviamente, no todo recae en las manos del director. El grupo de actores encargado de darle vida a The Ain’t Rights lo da todo en esta demandante película, sobre todo el recientemente fallecido Anton Yelchin. “Green Room” fue el último estreno en que participó Yelchin antes de morir, y terminó contando con uno de los mejores roles de su carrera. A pesar de su gran participación en el filme, quien en verdad se roba la película es Patrick Stewart, como uno de los antagonistas más convincentes y aterradores que se han visto en el último tiempo, siendo el único ~pero~ del largometraje las pocas escenas en las que fue partícipe. Nunca es suficiente la cantidad de Patrick Stewart en una película. Nunca.

En un universo paralelo, “Green Room” llegó a la cartelera nacional, y probablemente se vio eclipsada por blockbusters más grandes y publicitados. Duró solo un par de semanas en las salas de cine, pero aquellos que la vieron sabían que habían presenciado uno de los mejores estrenos del año. Como la situación no fue así, les invito a conseguirse la copia en Torrent DVD o BluRay más cercana que puedan encontrar, y así experimentar este imperdible y visceral largometraje, destinado a convertiste en un clásico de culto. Entretención pura y, más que nada, dura.

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO