Ford v Ferrari: la amistad que traspasa la barrera de lo imposible

Ford v Ferrari

Estamos en temporada de premios, lo que significa que hay por lo menos 6 películas que se deben ver sí o sí para poder estar al corriente de todo lo que sucede en las premiaciones. A pesar de que este año Parasite y Joker se están llevando todas las miradas y premios, hay otras películas que también valen la pena ver por lo menos una vez, hoy es el turno de Ford v Ferrari

La película está ambientada en 1966 y nos cuenta la historia de cómo la compañía de autos Ford busca salir de la comodidad que le otorga ser una marca de autos familiar y tradicional para embarcarse en el mundo de las carreras de autos, siendo su gran hazaña ganar la carrera Le Mans 66 y quitar el título de campeón a su intrépida competencia italiana Ferrari

Premios Oscar 2020 en LaRata.cl

Sí sólo nos quedamos con aquella descripción puede que no llame la atención del público en general, y que sean sólo aquellos fanáticos de los autos los que se sientan interesados en ir a las salas de cine para sentarse por un poco más de dos horas y media a ver autos competir. De hecho eso puede ser lo que pasó en nuestro país donde la película se proyectó de manera prácticamente desapercibida. 

Pero la historia va mucho más allá, Ford, Ferrari y las carreras de autos son sólo el ambiente que envuelve a una historia de amistad entre Carroll Shelby (Matt Damon) y Ken Miles (Christian Bale). Ambos son pilotos de carreras, Shelby fue el primer norteamericano en ganar la carrera de 24 horas de Le Mans y Miles es un británico testarudo, marcado por la guerra, que busca repetir la hazaña de su amigo y así al mismo tiempo posicionar a Ford como una nueva opción dentro del mundo de las carreras automovilísticas. 

A pesar de que visualmente la película está muy bien realizada, no por nada ha ganado premios a mejor fotografía, la historia es la que te logra atrapar. Durante toda la película logras empatizar con el personaje de Bale, siempre apostando por él para que pueda sortear los diferentes impedimentos que Ford pone en su camino por no cumplir con el perfil de su empresa, logras ponerte siempre de su lado y esperando que gane todo lo que se está proponiendo porque te han mostrado que es su sueño, y eso es lo que siempre logra atrapar en una película, un sueño tratando de cumplirse. 

Bale es impecable en su actuación, puede que el único detalle que exista con su interpretación de Ken Miles es el acento, a veces logra bordear lo falso incluso cuando el mismo actor es británico. Fuera de aquello la película es impecable en lo que se propone.

El trabajo en equipo es uno de los ejes principales, porque finalmente no siempre puede haber sólo un protagonista, se debe trabajar en equipo para obtener logros y esto lo dejan mucho más claro hacia el final de la película. El elenco de la misma forma encaja en un trabajo en equipo perfecto, Matt Damon y Christian Bale logran el compañerismo necesario para convencer al espectador de estar siempre de su lado, incluso perdonando los errores que los protagonistas cometen dentro de su travesía. 

Pero obviamente como en toda película donde el sueño es protagonista debe haber un antagonista que busque impedir la realización de este, ahí entran en juego las dos grandes compañías que le dieron el título a esta película, Ford y Ferrari. Vemos poco de Ferrari, es una compañía italiana arraigada a sus tradiciones que ve como una burla a Ford y su dueño Henry Ford II, saben que ellos son protagonistas absolutos de las carreras automovilísticas y que un grupo de estadounidenses no les quitará el título. Por otro lado podemos ver el escepticismo de Henry Ford II ante esta idea que puede poner en peligro el futuro de la compañía familiar.

El que verdaderamente logra el papel de antagonista dentro de estos dos grandes es Leo Beebe, representante de Ford que sabe que si esto sale bien él puede seguir escalando dentro de la empresa, y de esa misma forma está consciente que Ken Miles es un impedimento, es un hombre obstinado, sin clase ante sus ojos y que no merece el honor de conducir para Ford, Josh Lucas, el actor que lo interpreta logra posicionarse como el villano de la película con una serie de pequeñas acciones y diálogos que por momentos logran romper a los personajes de Damon y Bale

Ford v Ferrari es la historia necesaria para hacer justicia al nombre de Ken Miles dentro del circuito automovilístico, aprendemos que fue robado varias veces en su vida solamente por ser apegado a su sueño y la forma en la que quería realizarlo. Es para cualquier espectador, no es necesario saber o amar a los autos para disfrutarla, y a pesar de que dura dos horas y media estas no se resienten porque cada uno de los elementos que muestra es una serie de etapas que funcionan como engranaje, que culminan con la gran carrera de Le Mans, te vas emocionando junto a los protagonistas, te angustias con ellos, y a pesar de que uno puede googlear la historia, te dejas sorprender por la película. 

Comentarios

CONTENIDO RELACIONADO